El in­gra­to 18: la du­ra reali­dad de los 7 cam­pa­men­tos an­ge­li­nos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Portada - Mar­cos Sa­mien­to. Fo­to­gra­fías :Ma­nuel Dio­ca­res. © 2016 La Tri­bu­na

Cuan­do la ma­yo­ría de los an­ge­li­nos es­tá -en es­tos mo­men­tos- dis­fru­tan­do de las ce­le­bra­cio­nes de Fies­tas Pa­trias, qui­zás co­mien­do unas ri­cas em­pa­na­das y un buen va­so de vino, al­gu­nos ha­bi­tan­tes de es­ta mis­ma co­mu­na no lo es­tán pa­san­do muy bien, muy por el con­tra­rio, es­tán tra­tan­do de man­te­ner -a du­ras pe­nas- el es­pí­ri­tu pa­trio, afron­tan­do – es­toi­ca­men­te- su reali­dad en los di­ver­sos cam­pa­men­tos que aún exis­ten en Los Án­ge­les. Pe­se a que el co­mún de los ha­bi­tan­tes des­co­no­ce que - en pleno 2016- aún que­den cam­pa­men­tos en la co­mu­na, los da­tos del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da in­di­can que se­rían -al me­nos- 7 los exis­ten­tes en Los Án­ge­les, si­tua­dos –pre­fe­ren­te­men­teen la pe­ri­fe­ria y en sec­to­res ru­ra­les de la ciu­dad. En­tre los si­tua­dos al in­te­rior del ra­dio ur­bano de la co­mu­na, se en­cuen­tran los ubi­ca­dos en el sec­tor del Trián­gu­lo, Ave­ni­da Las In­dus­trias, y en Puen­te Ra­rin­co; mien­tras que los que se lo­ca­li­zan en zo­nas ru­ra­les de la mis­ma, se en­cuen­tran los de Llano Blan­co, Can­de­la­ria, El Por­ve­nir y Los Ro­bles. Si bien to­dos pre­sen­tan di­ver­sas reali­da­des, tan­to en el ni­vel de fa­mi­lias en si­tua­ción de po­bre­za co­mo con el po­co ac­ce­so a los ser­vi­cios pú­bli­cos, su so­la pre­sen­cia po­ne en te­la de jui­cio el pro­gre­so que ha ex­pe­ri­men­ta­do has­ta nues­tros días la ca­pi­tal pro­vin­cial.

CAM­PA­MEN­TO EM­BLE­MÁ­TI­CO: EL TRIÁN­GU­LO

El cam­pa­men­to el Trián­gu­lo de­be ser uno de los más sim­bó­li­cos en la co­mu­na, no por su ac­tual nú­me­ro de fa­mi­lias, sino por­que se en­cuen­tra en­cla­va­do – prác­ti­ca­men­te- en el co­ra­zón de la co­mu­na. Ubi­ca­do en te­rre­nos de la Em­pre­sa de Fe­rro­ca­rri­les del Es­ta­do ( EFE), es­pe­cí­fi­ca­men­te, en el cos­ta­do nor­te de la Vi­lla Ga­li­lea, 8 fa­mi­lias man­tie­nen en el lu­gar precarias vi­vien­das, con al­gu­nos ser­vi­cios bá­si­cos pro­vis­tos por el mu­ni­ci­pio an­ge­lino. Un in­te­gran­te del cam­pa­men­to, Luis San­hue­za, re­la­tó a La Tri­bu­na Fin­de des­de cuán­do se en­cuen­tran ha­bi­tan­do el lu­gar. “No­so­tros nos en­con­tra­mos acá prác­ti­ca­men­te des­de el 2010, lue­go que a mi pa­re­ja se le que­ma­ra la ca­sa, que ha­bi­tá­ba­mos en la Po­bla­ción La­gos de Chi­le. (…) Es­te es un te­rreno de EFE, ellos nos di­je­ron que nos van a sa­car de acá, pe­ro una vez que po­da­mos lo­grar una so­lu­ción ha­bi­ta­cio­nal. (…) Pe­se a ello, acá –afor­tu­na­da­men­te- re­ci­bi­mos ayu­da del mu­ni­ci­pio, ya que la ma­yo­ría son gen­te ma­yor y ma­dres sol­te­ras”, pre­ci­só. En tan­to, otra ha­bi­tan­te del Trián­gu­lo, Gladys Sa­la­man­ca, co­men­tó los di­fí­ci­les mo­men­tos que se vi­ven en el lu­gar, so­bre to­do en pe­rio­do de in­vierno. “No­so­tros es­ta­mos al­can­zan­do los 3 años vi­vien­do aquí. (…) Se ha­ce bien com­pli­ca­do, por­que en in­vierno se lle­na de agua, se nos mo­jan las me­dia­guas y se jun­ta pu­ro ba­rro. A lo que se su­ma, que a ve­ces se des­bor­da el ca­nal que pa­sa por fue­ra de nues­tras ca­se­tas”, des­cri­bió. Por su par­te, Lau­ra Tron­co­so, quien arri­bó al lu­gar con su pa­re­ja y sus 2 hi­jos, ma­yo­res de edad y con pro­ble­ma de con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol, na­rró a La Tri­bu­na Fin­de, có­mo es vi­vir las fes­ti­vi­da­des pa­trias en el con­tex­to de la vida en cam­pa­men­to. “Se vi­ve me­dio ex­tra­ño, qué le va­mos ha­cer, hay que aguan­tar­se mien­tras nos en­tre­gan las ca­si­tas. (…) Con lo po­qui­to que uno ga­na, tie­ne que ase­gu­ra­se con sus co­si­tas, so­bre to­do, con lo más ne­ce­sa­rio pa­ra el mes”, pre­ci­só.

UN CAM­PA­MEN­TO DE MÁS DE 30 AÑOS: LLANO BLAN­CO

Cuan­do se ha­bla de cam­pa­men­tos his­tó­ri­cos y – la­men­ta­ble­men­te­per­pe­tua­dos en la reali­dad co­mu­nal, se en­cuen­tra el cam­pa­men­to de Llano Blan­co, si­tua­do en un pre­dio –tam­bién­de EFE, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en el ki­ló­me­tro 17 apro­xi­ma­da­men­te del ca­mino que va ha­cia la co­mu­na de San­ta Bár­ba­ra. Es­te cam­pa­men­to –se­gún los da­tos de Te­cho- co­men­zó a po­blar­se en el año 1985, te­nien­do ac­tual­men­te cer­ca de 100 fa­mi­lias, quie­nes tie­nen un de­fi­cien­te ac­ce­so a los ser­vi­cios pú­bli­cos, tan­to mu­ni­ci­pa­les y de go­bierno. Una de las ha­bi­tan­tes del cam­pa­men­to y per­so­na adul­ta ma­yor, Ro­sa­rio Ri­fo, re­la­tó su vida en el lu­gar. “Yo lle­gué ha­ce años acá. Cuan­do lle­gué no ha­bía na­die acá en la lí­nea. (…) Es tris­te vi­vir aquí, por­que el que pue­de co­mer, co­me. (…) Yo –afor­tu­na­da­men­te- re­ci­bo una pen­sión, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no me al­can­za, por­que tam­bién de­bo apo­yar a mis hi­jos”, pun­tua­li­zó. Otra lu­ga­re­ña del cam­pa­men­to, una jo­ven­ci­ta de 15 años que sue­ña con ser ve­te­ri­na­ria, Ma­ría An­gé­li­ca La­ris­se, re­la­tó có­mo ha si­do su cor­ta ex­pe­rien­cia en el lu­gar. “Se ha­ce bas­tan­te di­fí­cil cuan­do llue­ve, por­que la ca­sa se go­tea to­da. Fue­ra que acá no lle­gan mu­chos be­ne­fi­cios, por ejem­plo el agua u otras co­sas. (…) Aun­que es du­ro vi­vir acá, mis com­pa­ñe­ras sa­ben que vi­vo en un cam­pa­men­to, y es­pe­cial­men­te mis ami­gas es­cu­chan mis pro­ble­mas”, co­men­tó.

INVISIBILIZACIÓN DE CAM­PA­MEN­TOS: TE­CHO CHI­LE

El di­rec­tor re­gio­nal de Te­cho, Ni­co­lás Vi­lla­nue­va, abor­dó el te­ma del des­co­no­ci­mien­to del co­mún an­ge­lino de la pre­sen­cia de cam­pa­men­tos, si­tuán­do­lo co­mo un pro­ble­ma trans­ver­sal del país. “El fe­nó­meno del des­co­no­ci­mien­to de los cam­pa­men­tos, no es al­go que pa­se só­lo en Los Án­ge­les, es una si­tua­ción bien pa­ra­dó­ji­ca, pues si bien es­tán los cam­pa­men­tos ahí a la vis­ta de to­dos, las per­so­nas sue­len pa­sar e ig­no­rar­los, sin dar­se cuen­ta que exis­ten fa­mi­lias vi­vien­do en con­di­cio­nes irre­gu­la­res. Por ejem­plo, acá en Con­cep­ción ha­bía un cam­pa­men­to del que na­die de­cía na­da, se tu­vo que ins­ta­lar un Mall al la­do pa­ra que la gen­te se die­ra cuen­ta”, en­fa­ti­zó. Asi­mis­mo, el di­rec­tor de la en­ti­dad re­sal­tó las he­rra­mien­tas que tie­ne Te­cho Chi­le dis­po­ni­bles, con la fi­na­li­dad de lla­mar la aten­ción y po­ner la voz de aler­ta. “No­so­tros te­ne­mos un mo­ni­tor de cam­pa­men­tos, que es­tá en la pá­gi­na, http://chi­le.te­cho.org/cis/ mo­ni­tor/, en don­de se pue­de en­con­trar la ma­yo­ría de ellos geo­lo­ca­li­za­dos, con el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes, dis­tan­cia de los dis­tin­tos ser­vi­cios pú­bli­cos y una bre­ve des­crip­ción de su his­to­ria”, de­ta­lló.

POS­TU­RA DES­DE EL MINVU

Por su par­te, des­de el Minvu en­tre­ga­ron el ba­lan­ce de los tra­ba­jos por erra­di­car los cam­pa­men­tos en la zo­na, sin pre­ci­sar pla­zos con­cre­tos pa­ra su re­so­lu­ción. Fue di­rec­ta­men­te el se­re­mi de de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo de Bio­bío, Jai­me Aré­va­lo, el en­car­ga­do de en­tre­gar el ba­lan­ce tan­to re­gio­nal co­mo pro­vin­cial. “El ca­tas­tro de 2011 que lle­va ade­lan­te el pro­gra­ma de cam­pa­men­tos del Minvu, la re­gión re­gis­tra un uni­ver­so de 145 asen­ta­mien­tos. A di­ciem­bre de 2015 se han ce­rra­do 28 cam­pa­men­tos en to­da la re­gión, sien­do 9 en la pro­vin­cia de Bio­bío”. Con res­pec­to a los da­tos de la co­mu­na de Los Án­ge­les, que es el te­ma del re­por­ta­je, se con­ta­bi­li­zan ocho cam­pa­men­tos, ce­rrán­do­se uno en el úl­ti­mo año (2015).

EL TRA­BA­JO DEL MU­NI­CI­PIO

Con la fi­na­li­dad de co­no­cer –en de­ta­lle- el pa­pel que ha desa­rro­lla­do el mu­ni­ci­pio an­ge­lino en la aten­ción de las fa­mi­lias que ha­bi­tan en cam­pa­men­to, y por so­bre to­do, co­no­cer las ges­tio­nes que la ca­sas edi­li­cias es­tán desa­rro­llan­do pa­ra su erra­di­ca­ción, La Tri­bu­na Fin­de in­ten­tó co­mu­ni­car­se con el di­rec­tor de De­sa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio, Pe­dro Pa­rra, no obs­tan­te, no se pu­do con­cre­tar an­tes del cie­rre del re­por­ta­je. Pe­se a ello, va­le con­sig­nar que los po­bla­do­res del cam­pa­men­to del Trián­gu­lo ex­pre­sa­ron que des­de el mu­ni­ci­pio se les iba a de­jar agua po­ta­ble en ca­mio­nes, ca­da 3 días, y se les pa­ga­ba la luz eléc­tri­ca, por lo cual eva­lua­ban fa­vo­ra­ble­men­te las ges­tio­nes de la ca­sa edi­li­cia. Por su par­te, los ha­bi­tan­tes del cam­pa­men­to de Llano Blan­co, ma­ni­fes­ta­ron un to­tal aban­dono del mu­ni­ci­pio lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.