Las preo­cu­pan­tes ci­fras

de so­bre­pe­so y obe­si­dad en la pro­vin­cia

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Portada - Ale­jan­dra Sán­chez Ocam­po.

En el año 1960, un 37% de los me­no­res de 6 años es­ta­ba ba­jo el pe­so nor­mal, por lo que Chi­le ini­ció -en­ton­ce­sun pro­gra­ma na­cio­nal pa­ra ter­mi­nar con la des­nu­tri­ción, que am­plió la co­ber­tu­ra, ofre­ció ser­vi­cios gra­tui­tos de me­di­ci­na pre­ven­ti­va y co­men­zó un pro­gra­ma de en­tre­ga de ali­men­tos en sa­las cu­nas y jar­di­nes in­fan­ti­les; pro­duc­to de lo cual en el 2000 el país erra­di­có la des­nu­tri­ción, pa­san­do al 2,9% de ni­ños ba­jo pe­so nor­mal -in­clui­do me­no­res con des­nu­tri­ción le­ve-. Cin­cuen­ta y cin­co años des­pués, el país vi­ve una si­tua­ción in­ver­sa, don­de el pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca aho­ra es la malnu­tri­ción por ex­ce­so, que com­pren­de so­bre­pe­so y obe­si­dad, con én­fa­sis en la po­bla­ción in­fan­til. En ese con­tex­to, exis­ten dos in­di­ca­do­res pa­ra me­dir la pre­va­len­cia de obe­si­dad y so­bre­pe­so en la pro­vin­cia de Bio­bío, co­rres­pon­dien­tes al Exa­men de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va – EMP-, que se apli­ca a ma­yo­res de 15 años, ade­más de la si­tua­ción nu­tri­cio­nal de los me­no­res de 6 años que se en­cuen­tra ba­jo con­trol en los re­cin­tos asis­ten­cia­les.

PO­BLA­CIÓN IN­FAN­TIL

A ni­vel na­cio­nal, en me­no­res de seis años, se evi­den­cia una malnu­tri­ción por ex­ce­so que as­cien­de al 34,20%, di­vi­di­do en un 11,05% de obe­si­dad y un 23,15% de so­bre­pe­so. En lo que res­pec­ta a la re­gión del Bio­bío, se re­gis­tra un 36,9% de po­bla­ción me­nor de 6 años con malnu­tri­ción por ex­ce­so; don­de un 12,5% co­rres­pon­de a obe­si­dad y un 24,4% de so­bre­pe­so. Y en­tran­do de lleno a la si­tua­ción pro­vin­cial, el se­re­mi de Sa­lud del Bio­bío, Mau­ri­cio Ca­rea­ga, ex­pli­có que la reali­dad del país y la re­gión se re­pli­ca en la pro­vin­cia. “De acuer­do a las ci­fras del De­par­ta­men­to de Es­ta­dís­ti­cas e In­for­ma­ción en Sa­lud 2015, se evi­den­cia un 12,73% de obe­si­dad en di­cho seg­men­to, ci­fra si­mi­lar al año 2014, don­de la pro­vin­cia re­gis­tró un 12,08% de obe­si­dad”. Agre­gó que por co­mu­na, Mul­chén y Al­to Bio­bío pre­sen­tan los ma­yo­res ni­ve­les de obe­si­dad en po­bla­ción me­nor de 6 años, con 14,42% y 13,21%; mien­tras que San Ro­sen­do y Qui­lle­co, las ma­yo­res pre­va­len­cias de so­bre­pe­so en igual seg­men­to, con 25,11% y 24,71%, res­pec­ti­va­men­te. Ba­jo es­ta mis­ma lí­nea, la nu­tri­cio­nis­ta y en­car­ga­da de Pro­gra­mas Ali­men­ta­rios, Nu­tri­ción y Lac­tan­cia Ma­ter­na de la Se­re­mi de Sa­lud, Oriet­ta Co­rrea, de­cla­ró que “la po­bla­ción in­fan­til chi­le­na pre­sen­ta una ten­den­cia cre­cien­te a la malnu­tri­ción por ex­ce­so, re­for­za­da por las con­duc­tas ali­men­ta­rias del ni­ño, el nú­cleo fa­mi­liar y con­tex­to so­cio­cul­tu­ral que re­fuer­za el con­su­mo de ali­men­tos al­ta­men­te ca­ló­ri­co. Ello, su­ma­do a la ca­ren­cia de un con­trol nu­tri­cio­nal, a la no ad­he­ren­cia a las re­co­men­da­cio­nes nu­tri­cio­na­les, así co­mo al se­den­ta­ris­mo, pro­pi­cia un es­ce­na­rio don­de la obe­si­dad in­fan­til apa­re­ce co­mo un pro­ble­ma de al­to ries­go”. Asi­mis­mo, la au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria aña­dió que la obe­si­dad in­fan­til pue­de oca­sio­nar dis­mi­nu­ción de la au­to­es­ti­ma, ap­nea del sue­ño, au­men­to de le­sio­nes ar ti­cu­la­res, pro­ble­mas car­día­cos y res­pi­ra­to­rios, ade­más de pro­ble­mas al hí­ga­do. “Cons­ti­tu­ye una en­fer­me­dad cró­ni­ca por el ries­go de per­pe­tuar­la du­ran­te to­da la vida; que pue­de pre­dis­po­ner al de­sa­rro­llo de dia­be­tes ti­po 2 y car­dio­pa­tía is­qué­mi­ca ar­te­rioes­clo­ló­ti­ra en la vida adul­ta”, agre­gó.

SO­BRE LOS 15 AÑOS

En la pro­vin­cia del Bio­bío, se reali­zó un to­tal de 45.766 EMP el año 2015, don­de un 28,70% de los ca­sos pre­sen­ta obe­si­dad, mien­tras que un 35,40% so­bre­pe­so. En lo que res­pec­ta a las co­mu­nas, los ma­yo­res ni­ve­les de obe­si­dad en po­bla­ción ma­yor de 15 años ra­di­can en Ne­gre­te y Na­ci­mien­to, con el 34.30% y 31.10% de los ca­sos; mien­tras que los ma­yo­res ín­di­ces en ma­te­ria de so­bre­pe­so ra­di­can en Qui­la­co, con 49,50% y San­ta Bár­ba­ra, con 38,40%. En es­te sen­ti­do, el se­re­mi de Sa­lud, en­fa­ti­zó que los an­te­ce­den­tes es­ta­dís­ti­cos dan cuen­ta de una si­tua­ción que de­be ser ob­je­to de aten­ción e “in­ter­ven­ción” por par­te de la in­ter­sec­to­ria­li­dad pú­bli­ca, a ob­je­to de re­du­cir los ín­di­ces de obe­si­dad y so­bre­pe­so en po­bla­ción in­fan­til, que per­mi­ta en el fu­tu­ro te­ner me­no­res en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles, con la con­si­guien­te re­duc­ción de con­sul­tas en la red asis­ten­cial, así co­mo días de hos­pi­ta­li­za­ción. “En ese con­tex­to, he­mos prio­ri­za­do es­te año la malnu­tri­ción por ex­ce­so co­mo te­ma cen­tral de nues­tro ter­cer Fo­ro Re­gio­nal de sa­lud Pú­bli­ca”, agre­gó Ca­rea­ga.

TRA­BA­JO DEL MI­NIS­TE­RIO DE SA­LUD

En ba­se a to­do lo an­te­rior­men­te ex­pli­ca­do, el Min­sal ex­pli­có a La Tri­bu­na Fin­de que la car­te­ra es­tá dan­do pa­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra en­fren­tar la malnu­tri­ción por ex­ce­so, par­tien­do con la im­ple­men­ta­ción a ni­vel lo­cal de es­cue­las y lu­ga­res de tra­ba­jo pro­mo­to­res de la sa­lud, y pla­nes co­mu­na­les de pro­mo­ción de la Sa­lud; lue­go, con la im­ple­men­ta­ción de la Ley 20.606 de Com­po­si­ción nu­tri­cio­nal de ali­men­tos y su pu­bli­ci­dad; con la fir­ma de com­pro­mi­so pa­ra avan­zar en la con­for­ma­ción de la Pri­me­ra Pro­vin­cia Sa­lu­da­ble, la que se lle­vó a ca­bo el pa­sa­do jue­ves 8 de sep­tiem­bre en Le­bu, a lo que se su­ma, el anun­cio de su ter­cer Fo­ro Re­gio­nal de Sa­lud Pú­bli­ca -a rea­li­zar­se el 27 de sep­tiem­bre de 2016- el que es­ta­rá cen­tra­do en la malnu­tri­ción por ex­ce­so, a ob­je­to de desa­rro­llar in­ter­sec­to­rial­men­te, ba­jo el li­de­raz­go de la In­ten­den­cia Re­gio­nal y la Se­re­mi de Sa­lud, un tra­ba­jo que per­mi­ta re­du­cir la obe­si­dad y so­bre­pe­so in­fan­til y en la po­bla­ción ge­ne­ral.

EL RE­FUER­ZO DEL CON­SU­MO de ali­men­tos al­ta­men­te ca­ló­ri­cos, se da por con­duc­tas ali­men­ta­rias del ni­ño, el nú­cleo fa­mi­liar y con­tex­to so­cio­cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.