Sui­ci­dio: com­pren­sión y com­pa­sión fren­te al do­lor

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Pau­li­na Del Río J. Pre­si­den­ta Fun­da­ción Jo­sé Ig­na­cio

Al con­me­mo­rar­se el pa­sa­do 10 de sep­tiem­bre el Día Mun­dial de la Pre­ven­ción del Sui­ci­dio, no po­de­mos de­jar de re­cor­dar a tan­tos que han per­di­do su ba­ta­lla per­so­nal con­tra el do­lor del al­ma. Apro­xi­ma­da­men­te 800.000 per­so­nas ca­da año se qui­tan la vida en el mun­do, mien­tras que en Chi­le la ci­fra anual bor­dea las 2.000 per­so­nas, lo que sig­ni­fi­ca más de cin­co muer­tes al día por es­ta cau­sa. Preo­cu­pa es­pe­cial­men­te en nues­tro país el ele­va­do nú­me­ro de ado­les­cen­tes e in­clu­so ni­ños que no lo­gran ver otra sa­li­da a su su­fri­mien­to que no sea la muer­te. Pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que, de­trás de las es­ta­dís­ti­cas, hay se­res hu­ma­nos que han per­di­do la es­pe­ran­za, que se sien­ten so­los aun cuan­do es­tén ro­dea­dos de gen­te, que no po­seen las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra desen­vol­ver­se en un mun­do in­di­vi­dua­lis­ta y com­pe­ti­ti­vo. No es po­si­ble en­ca­si­llar a quie­nes se sui­ci­dan, ya que va­ría tan­to su edad co­mo su gru­po so­cio­eco­nó­mi­co, su ni­vel edu­ca­cio­nal, sus ras­gos de per­so­na­li­dad y otros fac­to­res. Sin em­bar­go, tan­to nues­tra ex­pe­rien­cia co­mo al­gu­nos au­to­res que han es­cri­to úl­ti­ma­men­te al res­pec­to nos se­ña­lan que qui­zás la hi­per­sen­si­bi­li­dad sea una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún. Pa­ra las per­so­nas muy sen­si­bles, ca­da do­lor que los de­más ex­pe­ri­men­tan co­mo par­te nor­mal de la vida pue­de ad­qui­rir pro­por­cio­nes dra­má­ti­cas y, al ir­se acu­mu­lan­do un do­lor tras otro, con­du­cir a un ca­lle­jón sin sa­li­da. Re­sul­ta de gran im­por­tan­cia en­ten­der es­te pro­ce­so, por­que nos ayu­da a po­ner­nos en el lu­gar del sui­ci­da y a dar­nos cuen­ta de que no es­ta­mos li­bres de que es­ta tra­ge­dia nos ocu­rra a no­so­tros mis­mos o a nues­tros se­res que­ri­dos. Asi­mis­mo, nos obli­ga a re­fle­xio­nar so­bre qué es­ta­mos ha­cien­do co­mo so­cie­dad pa­ra dar ca­bi­da a aque­llos que pre­ci­san más ca­ri­ño, más apo­yo co­mu­ni­ta­rio, más “ore­ja”, más abra­zos. Pa­re­cie­ra que es­ta­mos in­cen­ti­van­do el des­arrai­go, no só­lo al des­co­nec­tar­nos de nues­tras ne­ce­si­da­des an­ces­tra­les de so­li­da­ri­dad y pro­tec­ción mu­tua, sino tam­bién de nues­tra pro­pia di­men­sión es­pi­ri­tual, de nues­tra voz in­ter­na. Con tris­te­za ve­mos asi­mis­mo la tre­men­da so­le­dad y el do­lor des­ga­rra­dor en que que­dan su­mi­dos los fa­mi­lia­res y ami­gos de quie­nes mue­ren por sui­ci­dio. En un pe­río­do en que re­quie­ren más que nun­ca la com­pa­ñía y el afec­to de sus cer­ca­nos, no son po­cos los que re­la­tan que se sien­ten es­tig­ma­ti­za­dos, cul­pa­dos e in­clu­so aban­do­na­dos - co­mo si el sui­ci­dio fue­ra con­ta­gio­so- lo cual pro­fun­di­za su sen­sa­ción de des­va­li­mien­to y se con­vier­te en un fac­tor más de su ele­va­do ries­go de sui­ci­dio en com­pa­ra­ción con la po­bla­ción ge­ne­ral. El sui­ci­da no es un co­bar­de ni tam­po­co un va­lien­te. No es un egoís­ta -quien pien­sa en el sui­ci­dio con fre­cuen­cia se sien­te una car­ga pa­ra los de­más y quie­re de­jar de ser­lo- sino un ser hu­mano que su­fre, que ex­pe­ri­men­ta un do­lor psí­qui­co inima­gi­na­ble pa­ra las per­so­nas que no han pa­sa­do por ese tran­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.