La­gos 2017

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Juan Luis Os­sa Es­cue­la de Go­bierno Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

El año 2014 me to­có ver a Ri­car­do La­gos en la ciu­dad de Chica­go, en un even­to inau­gu­ral de la La­tin Ame­ri­can Stu­dies As­so­cia­tion (LASA). In­me­dia­ta­men­te des­pués de oír­lo, con­cluí que La­gos ha­bía per­di­do su an­ti­gua mís­ti­ca y que sus afa­nes por de­fen­der su le­ga­do en es­te ti­po de es­pa­cios aca­dé­mi­cos ha­bla­ban más de una es­tra­te­gia de di­vul­ga­ción in­ter­na­cio­nal, que de una ver­da­de­ra ca­pa­ci­dad pa­ra re­to­mar su ce­tro po­lí­ti­co. Sos­tu­ve, en otras pa­la­bras, que La­gos se ha­bía con­ver­ti­do en uno de los mu­chos ex pre­si­den­tes que via­jan por el mun­do re­la­tan­do sus lo­gros, pe­ro que la po­si­bi­li­dad de que vol­vie­ra a ser can­di­da­to era una qui­me­ra. Me equi­vo­qué to­tal­men­te. No só­lo La­gos lo­gró re­cu­pe­rar te­rreno en la po­lí­ti­ca lo­cal, sino que aho­ra tie­ne un gru­po más o me­nos só­li­do de ad­he­ren­tes de­trás de él que le han per­mi­ti­do ele­var­se co­mo una al­ter­na­ti­va plau­si­ble pa­ra 2017. La­gos es un po­lí­ti­co de fus­te en­tre­na­do en las dispu­tas un tan­to ma­ni­queas de los se­sen­ta y se­ten­ta, una ca­rac­te­rís­ti­ca de su­yo in­tere­san­te si lo com­pa­ra­mos con otros mu­chos po­lí­ti­cos que po­co y na­da sa­ben có­mo fun­cio­na una co­mu­ni­dad re­pu­bli­ca­na. Pe­ro La­gos tam­bién tie­ne de­fec­tos evi­den­tes. El más ob­vio, a mi ma­ne­ra de ver, es su po­ca dis­po­ni­bi­li­dad al diá­lo­go ya sea con sus so­cios po­lí­ti­cos o sus ri­va­les ideo­ló­gi­cos. Co­no­ci­do es que no es muy da­do a par­ti­ci­par en pri­ma­rias (esa es la ra­zón, lo sa­be­mos bien, de por qué no com­pi­tió en la elec­ción de 2009), y que tie­ne un cier­to tono arro­gan­te que, por lo me­nos en­tre los jó­ve­nes, no cae na­da bien. Por su­pues­to, los pre­si­den­tes no son con­cur­san­tes de sim­pa­tía; sin em­bar­go ga­nar una elec­ción -nos gus­te o no- con­lle­va mu­cho bai­le ca­lle­je­ro, mu­cho be­so en la me­ji­lla, mu­cha pi­ro­tec­nia en re­des so­cia­les. In­clu­so más que en 1999, La­gos ten­drá que ba­jar de su pe­des­tal re­pu­bli­cano pa­ra ga­nar­le a Se­bas­tián Pi­ñe­ra, el más se­gu­ro can­di­da­to de la cen­tro­de­re­cha. Aho­ra bien, hay un úl­ti­mo es­ce­na­rio que es in­clu­so más com­ple­jo pa­ra el La­gos ver­sión 2017: ¿Qué ha­cer con la Nue­va Ma­yo­ría? ¿Dar­la por muer­ta? ¿Pro­fun­di­zar las re­for­mas de Mi­che­lle Ba­che­let? ¿Ha­cer­se el de­sen­ten­di­do con la re­tó­ri­ca de la re­tro­ex­ca­va­do­ra? ¿Jun­tar a la DC con el PC? Es­tas son las pre­gun­tas que, creo, él y su equi­po ten­drán que re­sol­ver de acá a mar­zo. En ca­so de dar por muer­ta a la Nue­va Ma­yo­ría, la can­di­da­tu­ra de La­gos po­dría trans­for­mar­se en una al­ter­na­ti­va so­cial­de­mó­cra­ta in­tere­san­te. Pe­ro pa­ra ello ten­drá que es­tar dis­pues­to a ce­rrar por fue­ra lo que Ba­che­let abrió por den­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.