Co­men­zó la cam­pa­ña pre­si­den­cial

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Editorial del Director - Ga­briel Her­nán­dez Di­rec­tor

Aún fal­ta un año y dos me­ses pa­ra la elec­ción pre­si­den­cial, pe­ro a na­die pa­re­ce im­por tar­le que exis­ta un pro­ce­so mu­ni­ci­pal en cur­so. Los can­di­da­tos han sa­li­do a las ca­lles y ya han da­do mues­tras cla­ras de ini­ciar sus cam­pa­ñas. Mien­tras la de­re­cha le­van­ta can­di­da­tu­ras que per­mi­tan pe­lear con un prác­ti­ca­men­te se­gu­ro – se­gún las en­cues­tas- Se­bas­tián Pi­ñe­ra, ta­les co­mo Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, An­drés Alla­mand, Al­ber­to Es­pi­na, Jo­sé An­to­nio Kast, Fran­cis­co de la Ma­za o Fran­cis­co Chahuán, la Nue­va Ma­yo­ría es­tá en una po­si­ción muy di­fí­cil, qui­zás no tan­to en la fuer­za que pue­de to­mar su re­pre­sen­tan­te, sino en la con­ti­nui­dad o no de la coa­li­ción que ac­tual­men­te ad­mi­nis­tra el país, los pro­ble­mas en­tre el PC y la DC o la mo­les­tia del MAS, no son te­mas sen­ci­llos de so­lu­cio­nar. Sin em­bar­go, a los nom­bres de Isa­bel Allen­de, Ri­car­do La­gos, Ig­na­cio Wal­ker o Jor­ge Ta­rud, la irrup­ción del pe­rio­dis­ta Ale­jan­dro Gui­llier, ha pro­vo­ca­do un te­rre­mo­to po­lí­ti­co no me­nor, es­pe­cial­men­te, por­que las en­cues­tas lo han le­van­ta­do de la na­da y sim­ple­men­te, lo tie­nen por so­bre to­dos es­tos nom­bres de lar­ga tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca. Ca­be in­di­car que la úl­ti­ma Adi­mark, per­mi­tió tam­bién co­no­cer que más del 47% no sa­be a quién pre­fe­ri­ría co­mo ros­tro pa­ra li­de­rar a la na­ción. Si bien an­te la pre­gun­ta ¿Quién cree que sea el pró­xi­mo pre­si­den­te de Chi­le?, el 43% se­ña­ló que el ex pre­si­den­te Pi­ñe­ra, na­da per­mi­te ase­gu­rar que así sea, es­pe­cial­men­te por­que las ca­ras nue­vas, ca­ris­má­ti­cas y que ins­pi­ran con­fian­za y se­rie­dad, pue­den ge­ne­rar im­por­tan­tes sor­pre­sas. Es lo que le ocu­rrió a la Pre­si­den­ta Ba­che­let cuan­do fue mi­nis­tra de De­fen­sa y des­pe­gó se­gún al­gu­nos, de un día pa­ra otro, co­mo la car­ta de la ex Con­cer­ta­ción. Aho­ra bien, sea cual sea el pa­no­ra­ma, lo que de­ci­dan los blo­ques fuer­tes, más los can­di­da­tos ex­ter­nos co­mo An­drés Ve­las­co o Mar­co En­rí­quez Omi­na­mi, ten­drán que dar una ba­ta­lla de gran re­le­van­cia. En pri­mer lu­gar, no par­ti­rán con gran­des ci­fras de apo­yo y el des­con­ten­to so­cial tam­po­co se fre­na­rá. Las de­man­das se­gui­rán in cres­cen­do y se ne­ce­si­ta­rá co­ra­je, sa­bi­du­ría, ho­nes­ti­dad y trans­pa­ren­cia pa­ra en­fren­tar los con­flic­tos que se ge­ne­ren, es­pe­cial­men­te cuan­do ha­ya que de­cir que no a al­guno de los re­que­ri­mien­tos. En se­gun­do tér­mino, ha­brá que re­cu­pe­rar el desas­tre eco­nó­mi­co en que se en­cuen­tra ac­tual­men­te el país, con un fre­na­zo em­pre­sa­rial im­por­tan­te, al­to des­em­pleo y ba­jas ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to, en com­pa­ra­ción con nues­tros paí­ses ve­ci­nos. Y fi­nal­men­te, la au­to­ri­dad que asu­ma, ten­drá que ha­cer fren­te a un te­ma que se le es­ca­pó de las ma­nos a Ba­che­let, el con­flic­to de in­te­rés o los com­por­ta­mien­tos al fi­lo de la ley. Un ca­so si­mi­lar al que afec­tó a Se­bas­tián Dá­va­los Ba­che­let, re­pe­ti­do en una de las pró­xi­mas au­to­ri­da­des, lo da­ña­rá qui­zás peor que a la ac­tual man­da­ta­ria. Si su fa­mi­lia, mi­nis­tros o cer­ca­nos, se be­ne­fi­cian del po­der pa­ra mer­ced pro­pia, has­ta ahí lle­gó el pro­yec­to de go­bierno. En con­se­cuen­cia, apren­da­mos de los erro­res que se han co­me­ti­do por años y exi­ja­mos que los lí­de­res, de una vez por to­das, que se com­por­ten a la al­tu­ra de sus car­gos, ba­sa­dos en el res­pe­to a sus elec­to­res y al país. La me­jor he­rra­mien­ta pa­ra ello, no es res­tar­se de acu­dir a las ur­nas en se­ñal de pro­tes­ta, sino to­do lo con­tra­rio. Pro­ba­ble­men­te a al­gu­nos les con­vie­ne que me­nos per­so­nas asis­tan a los pro­ce­sos elec­cio­na­rios, así es mu­cho más fá­cil re­pe­tir­se el pla­to. En cam­bio, si la co­mu­ni­dad en ma­sa, los va a cas­ti­gar sa­cán­do­los de sus car­gos, el gol­pe so­cial se­rá mu­cho más do­lo­ro­so, lo que se trans­for­ma­rá en una lec­ción pa­ra to­dos, es­pe­cial­men­te pa­ra quie­nes se creen im­pres­cin­di­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.