Al me­nos te­ne­mos es­tos fi­nes de se­ma­na

Es ho­ra de apren­der de es­ta fe­cha y so­ñar con la po­si­bi­li­dad de que po­da­mos te­ner es­ta mis­ma ac­ti­tud cuan­do se tra­ta de ana­li­zar el por­ve­nir de Chi­le. Un país sin odio, sin di­fe­ren­cias, es un país fe­liz. Lás­ti­ma que nos du­re tan po­co.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Hay un pe­rio­do del año que qui­zás tie­ne más mo­men­tos de paz que la pro­pia fies­ta de Na­vi­dad en­tre los chi­le­nos. Es el 18 de sep­tiem­bre, es de­cir, el fin de se­ma­na que re­cién pa­só. Si bien las no­ti­cias que he­mos vis­to en es­tos días es­tán mar­ca­das por los di­fe­ren­tes ac­ci­den­tes de irres­pon­sa­bles al vo­lan­te o pea­to­nes des­cui­da­dos, lo cier­to es que des­de el pun­to de vis­ta so­cial, es­ta ce­le­bra­ción pa­tria ge­ne­ra al­go especial en el te­rri­to­rio nacional.

Du­ran­te es­te fin de se­ma­na po­co se dis­tan­cian las pos­tu­ras de izquierda, cen­tro y de­re­cha. No im­por­tan las re­li­gio­nes o las ca­rac­te­rís­ti­cas so­cio­cul­tu­ra­les que, aun­que nos pon­ga­mos la ven­da en los ojos, aún nos di­vi­den. Sin em­bar­go, en es­tos días to­do es di­fe­ren­te. To­dos so­mos chi­le­nos, so­mos ami­gos, so­mos ve­ci­nos y te­ne­mos nom­bres y ape­lli­do.

Las Fies­tas Pa­trias per­mi­ten el reen­cuen­tro y la tre­gua en to­do ám­bi­to. No co­rren las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, ni mu­cho me­nos los odios tra­di­cio­na­les en­tre los gru­pos ideo­ló­gi­cos.

Qui­zás de­be­ría­mos apren­der de lo que real­men­te nos une. So­mos una na­ción tan pe­que­ña, con tan­tas ca­ren­cias y ne­ce­si­da­des, don­de la­men­ta­ble­men­te el día a día y la ru­ti­na han mar­ca­do las di­vi­sio­nes ca­da vez más.

Es ho­ra de apren­der de es­ta fe­cha y so­ñar con la po­si­bi­li­dad de que po­da­mos te­ner es­ta mis­ma ac­ti­tud cuan­do se tra­ta de ana­li­zar el por­ve­nir de Chi­le. Un país sin odio, sin di­fe­ren­cias, es un país fe­liz. Lás­ti­ma que nos du­re tan po­co.

Mu­chas fa­mi­lias apro­ve­cha­ron es­tos días pa­ra vi­si­tar las ra­ma­das, pa­ra en­con­trar­se con los pa­dres o los abue­los. Los her­ma­nos se vol­vie­ron a re­unir, y aun­que eso con­lle­va una que otra pe­lea, no im­por­ta, por­que al­go nos une y nos ge­ne­ra ca­ri­ño, por­que se es­tre­chan los la­zos.

El vier­nes pa­sa­do, la ma­yo­ría de las em­pre­sas y en­ti­da­des pú­bli­cas sa­lie­ron de sus ofi­ci­nas pa­ra dis­fru­tar de un asa­do, unas em­pa­na­das o una con­vi­ven­cia, lo que se tra­du­ce en un mo­men­to que per­mi­te co­no­cer­nos aún más, reír, dis­fru­tar y com­par­tir, ac­to que mu­chas ve­ces, por la exi­gen­cia de las jor­na­das, se nos ol­vi­da o va que­dan­do de la­do.

Chi­le es un gran país, de gen­te con gran ca­li­dad hu­ma­na, só­lo que in­ten­ta­mos mu­chas ve­ces con­ven­cer­nos de lo con­tra­rio.

Oja­lá hu­bie­ra más fe­chas co­mo las vi­vi­das es­te fin de se­ma­na. Es gra­to sa­ber que aún hay una pa­tria or­gu­llo­sa de lo que tie­ne y ha cons­trui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.