Los Án­ge­les ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te más cen­tros de sa­lud

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La con­clu­sión es cla­ra. No pue­de ser que la sex­ta ciu­dad con más po­bla­ción des­pués de San­tia­go no ten­ga ma­yo­res al­ter­na­ti­vas mé­di­cas pa­ra po­der aten­der­se.

El pa­no­ra­ma de la Pro­vin­cia de Bio­bío, pe­se a to­dos los es­fuer­zos del Ser­vi­cio de Sa­lud y de los mu­ni­ci­pios por me­jo­rar la ca­li­dad de la aten­ción de los pa­cien­tes, es muy dé­bil.

A mo­do de ejem­plo. La si­tua­ción un do­min­go cual­quie­ra en la ciu­dad de Los Án­ge­les es la si­guien­te. Los hos­pi­ta­les pú­bli­cos es­tán con su ca­rac­te­rís­ti­co co­lap­so y lar­gas es­pe­ras; la clí­ni­ca Los An­des, con un rit­mo de aten­ción muy ba­jo pa­ra la can­ti­dad de con­sul­tas exis­ten­tes, y la clí­ni­ca Ad­ven­tis­ta, con su ur­gen­cia ce­rra­da. Así es, puer­ta con can­da­do.

Si es­ta ru­ti­na ocu­rre un día do­min­go, que son jor­na­das de ba­ja de­man­da, ima­gí­ne­se us­ted, estimado lec­tor, có­mo se co­lap­san los cen­tros asis­ten­cia­les du­ran­te la se­ma­na, en ple­na ope­ra­ción y con un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble de demandas mé­di­cas.

La con­clu­sión es cla­ra. No pue­de ser que la sex­ta ciu­dad con más po­bla­ción des­pués de San­tia­go no ten­ga ma­yo­res al­ter­na­ti­vas mé­di­cas pa­ra po­der aten­der­se.

En ese sen­ti­do, las au­to­ri­da­des de sa­lud tie­nen una ta­rea pen­dien­te, tan­to pa­ra ir pen­san­do qui­zás en la cons­truc­ción de otro hos­pi­tal co­mo pa­ra ir am­plian­do la in­fra­es­truc­tu­ra y aten­ción de ur­gen­cias y/o, por so­bre to­do, con­tra­tan­do más mé­di­cos que pue­dan sa­tis­fa­cer los cien­tos de so­li­ci­tu­des exis­ten­tes. Es­to, sin lu­gar a du­das, des­con­ges­tio­na­ría el sec­tor pú­bli­co. Pe­ro, ¿qué pa­sa en el mun­do pri­va­do?

La prin­ci­pal clí­ni­ca de Los Án­ge­les ya es­tá ob­so­le­ta. No por la ca­li­dad de sus aten­cio­nes ni por pro­ble­mas en la aten­ción de sus pa­cien­tes, to­do lo con­tra­rio, ya que se ha mo­der­ni­za­do ca­da vez más en sus tec­no­lo­gías y equi­pa­mien­tos, sino por­que se per­ci­be que no da abas­to pa­ra los re­que­ri­mien­tos de la ciu­dad en el 2016. La­men­ta­ble­men­te, tam­po­co pue­de pen­sar en am­pliar­se por­que es­tá to­tal­men­te im­po­si­bi­li­ta­da de ha­cer­lo. No tie­ne es­pa­cio ha­cia nin­gún la­do.

Por ello, re­sul­ta­ría in­tere­san­te que la mis­ma com­pa­ñía que ad­mi­nis­tra la clí­ni­ca Los An­des u otra, pue­da ver la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar­se en al­gún lu­gar de la zo­na, de tal ma­ne­ra de po­der me­jo­rar la aten­ción de pa­cien­tes.

Pa­ra mu­chos, la pro­vin­cia y su ca­pi­tal cre­cie­ron de for­ma im­pre­sio­nan­te en un abrir y ce­rrar de ojos. El pro­gre­so sor­pren­dió con una len­ti­tud en su desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra, tan­to vial y edu­ca­ti­va co­mo hos­pi­ta­la­ria, y hoy se de­ben to­mar esas he­rra­mien­tas co­mo prio­ri­dad pa­ra lu­char por una me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra sus ha­bi­tan­tes.

Es­ta­mos en pleno pro­ce­so de cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, y si bien las ges­tio­nes de los al­cal­des pa­ra pre­sio­nar al Mi­nis­te­rio de Sa­lud con el fin de op­ti­mi­zar la aten­ción de sus ha­bi­tan­tes es re­le­van­te, tam­bién ha­ce fal­ta la ges­tión con los pri­va­dos que per­mi­ta mo­ti­var e in­tere­sar la in­ver­sión en la zo­na, de tal ma­ne­ra de lo­grar te­ner una ciu­dad con los es­tán­da­res que se ne­ce­si­tan pa­ra po­der te­ner un desa­rro­llo ar­mó­ni­co. De lo con­tra­rio, se­gui­re­mos cre­cien­do a me­dias, y eso no trae na­da bueno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.