Las ba­rre­ras de en­tra­da a la edu­ca­ción de ca­li­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Juan An­to­nio Re­bo­lle­do Cam­pos Cen­tro de Pa­dres Es­cue­la Es­pe­cial Es­pe­ran­za F-905

Soy un apo­de­ra­do que tie­ne a su hi­ja en la es­cue­la mu­ni­ci­pal Es­pe­ran­za F-905 de Los Án­ge­les, es­cue­la que tie­ne un gran equi­po de do­cen­tes y au­xi­lia­res, pe­ro co­mo na­da es per­fec­to, no cuen­ta con la in­fra­es­truc­tu­ra que per­mi­ta desa­rro­llar to­do el po­ten­cial del equi­po do­cen­te pa­ra lo­grar el 100% de las ha­bi­li­da­des de los alum­nos con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les.

Es­ta es­cue­la es de dos pi­sos, la cual no cuen­ta con as­cen­sor o ram­pla pa­ra el des­pla­za­mien­to ade­cua­do e in­de­pen­dien­te de los es­tu­dian­tes que uti­li­zan al­gu­na ayu­da téc­ni­ca, co­mo si­llas de rue­das, bu­rri­tos o bas­to­nes. No pue­den asis­tir a la sa­la de compu­tación por­que es­tá en el se­gun­do pi­so.

Por lo de­más, no cum­ple con un sis­te­ma eléc­tri­co apro­pia­do, ade­más de no con­tar con un gim­na­sio pa­ra rea­li­zar di­ver­sas ac­ti­vi­da­des fí­si­cas y de es­par­ci­mien­to que to­do es­tu­dian­te ne­ce­si­ta, no so­lo en el área de dis­ca­pa­ci­dad.

Asi­mis­mo, se ne­ce­si­tan sa­las pa­ra po­der rea­li­zar ta­lle­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra que nues­tros ni­ños desa­rro­llen ha­bi­li­da­des tan­to ma­nua­les co­mo so­cia­les, y de es­ta ma­ne­ra se pue­dan in­cluir la­bo­ral­men­te en la so­cie­dad con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias.

¿Es­te no es el ob­je­ti­vo de una es­cue­la es­pe­cial: brin­dar­le las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra que sean in­clui­dos en la so­cie­dad? Me lo cues­tiono de­bi­do a que es­ta es­cue­la es­pe­cial, sien­do la pri­me­ra en la ciu­dad, no cum­ple con los re­que­ri­mien­tos bá­si­cos pa­ra su fun­cio­na­mien­to in­te­gral y co­rres­pon­dien­te pa­ra nues­tros ni­ños; de­jo cla­ro que los al­cal­des an­te­rio­res no hi­cie­ron na­da res­pec­to a ello.

Por lo an­te­rior, ha­ce tres años em­pe­za­mos una cam­pa­ña con el De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción Mu­ni­ci­pal y con el al­cal­de Es­te­ban Krau­se pa­ra cons­truir una es­cue­la mo­der­na y sus­ten­ta­ble que reunie­ra to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­der lo­grar la me­jor edu­ca­ción pa­ra nues­tros hi­jos.

Des­cri­to lo an­te­rior, in­vi­to al al­cal­de Es­te­ban Krau­se y al Daem a cum­plir con lo que vie­nen pro­me­tien­do ha­ce tres años, ¿Dón­de que­dó ese es­pa­cio pa­ra cons­truir un co­le­gio nue­vo que cum­pla to­dos los es­tán­da­res pe­di­dos pa­ra el fun­cio­na­mien­to in­te­gral y fun­cio­nal?

No­so­tros co­mo apo­de­ra­dos ya cum­pli­mos con nues­tra par­te: ges­tio­na­mos la vi­si­ta a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Te­mu­co, don­de nos mos­tra­ron su an­te­pro­yec­to de es­cue­la es­pe­cial y un ar­qui­tec­to gra­tis pa­ra apo­yar la rea­li­za­ción de los pla­nos del “nue­vo co­le­gio”.

¿Cuán­to tiem­po más ten­dre­mos que es­pe­rar pa­ra que se cum­pla lo pro­me­ti­do? ¿Có­mo se va a mo­di­fi­car la edu­ca­ción pú­bli­ca en nues­tro país? ¿ Dón­de es­tá el apo­yo que siem­pre pro­me­ten pa­ra los que más lo ne­ce­si­tan? ¿Es jus­to y digno pa­ra nues­tros hi­jos te­ner co­mo es­cue­la una in­fra­es­truc­tu­ra tan de­fi­cien­te?

De­jo cla­ro que se in­frin­ge la ley 20.422 del 2010 so­bre igual­dad de opor­tu­ni­da­des e in­clu­sión so­cial de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das so­bre los de­re­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, que en­tró en vi­gor en nues­tro país el año 2008.

Es­tas au­to­ri­da­des le min­tie­ron a 150 fa­mi­lias pro­me­tien­do pú­bli­ca­men­te que es­ta si­tua­ción se so­lu­cio- na­ría pron­ta­men­te y que los alum­nos ten­drían una es­cue­la de acuer­do con sus ne­ce­si­da­des.

Pa­ra fi­na­li­zar, in­vi­to a la co­mu­ni­dad a apo­yar nues­tra cau­sa de una edu­ca­ción de ca­li­dad e in­clu­si­va pa­ra nues­tros ni­ños. Ellos son el fu­tu­ro de nues­tra ciu­dad y país; no por­que ten­gan ha­bi­li­da­des es­pe­cia­les o dis­tin­tas sig­ni­fi­ca que se les de­ba dar “lo que so­bra” y más en­ci­ma con­for­mar­se con eso.

No pe­di­mos por no­so­tros so­la­men­te, sino por to­dos los an­ge­li­nos y por nues­tros ni­ños que ne­ce­si­tan de un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra su desem­pe­ño in­te­gral e in­clu­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.