Co­noz­ca la me­jor for­ma de tro­tar: me­jo­ra­rá resultados y evi­ta­rá le­sio­nes

En el mun­do del co­rre­dor exis­ten unas pau­tas bá­si­cas que es ne­ce­sa­rio co­no­cer, al­gu­nas claves y tam­bién va­rias ver­da­des que ha­cen más fá­cil la ca­rre­ra, o que per­mi­ten me­jo­rar más rá­pi­do.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Nin­gu­na ver­dad es ab­so­lu­ta. To­do lo que aquí les des­cri­bi­mos de­ri­va de la ex­pe­rien­cia de unos, que apor­tan sus “ver­da­des” a los de­más pa­ra que las pue­dan apro­ve­char. Pe­ro lo que es bueno pa­ra mu­chos, pue­de no ser­lo tan­to pa­ra al­gu­nos. Aún que­da mu­cho por des­cu­brir en el mun­do del co­rre­dor, pues ca­da día apa­re­ce al­gún nue­vo apor­te.

Em­pie­za des­pa­cio. Co­mien­za a tu pro­pio rit­mo. Adap­ta el en­tre­na­mien­to a tus ne­ce­si­da­des y a tu en­torno. Es­cu­cha a tus com­pa­ñe­ros; siem­pre se pue­de apren­der mu­cho. Sé cons­tan­te y pa­cien­te. Des­can­sa si quie­res asi­mi­lar el en­tre­na­mien­to. Dis­fru­ta co­rrien­do. De­ja vo­lar tu ima­gi­na­ción mien­tras co­rres.

Co­rrer es una de las me­jo­res ma­ne­ras de per­der pe­so, co­mo de­mues­tran los nu­me­ro­sos ex­per­tos y los cien­tos de mi­les de co­rre­do­res.

Si tu ob­je­ti­vo in­me­dia­to es per­der pe­so, co­rrer es una de las me­jo­res al­ter­na­ti­vas. Es ca­si sin cos­to. In­clu­so po­dría ser el pro­gra­ma de pér­di­da de pe­so más ba­ra­to sin ex­cep­ción.

La pri­me­ra per­so­na a quien tie­nes que ver y con quien tie­nes que ha­blar acer­ca de tu plan de per­der pe­so es tu mé­di­co. Só­lo él sa­be lo que es se­gu­ro pa­ra ti, tu cuer­po y tu sa­lud.

Des­pués de ob­te­ner per­mi­so de tu mé­di­co, co­mien- za a apli­car tu plan de per­der pe­so por me­dio del atle­tis­mo, po­co a po­co al prin­ci­pio. Pa­ra al­gu­nos, ca­mi­nar por un cor­to pe­rio­do de tiem­po es un buen co­mien­zo.

Ca­mi­nar pri­me­ro te ayu­da­rá a me­jo­rar tu sa­lud car­dio­vas­cu­lar, des­pués de lo cual pue­des em­pe­zar a ha­cer al­go de tro­te len­to. Si­gue ade­lan­te pa­ra co­rrer des­pués de un tiem­po.

No ol­vi­des que en cual­quier ac­ti­vi­dad fí­si­ca el ca­len­ta­mien­to es muy im­por­tan­te, de esa ma­ne­ra evi­ta­rás le­sio­nes que trun­quen tu pro­gra­ma de ejer­ci­cio. Tu en­tre­na­dor y tu mé­di­co po­drían dar­te al­gu­nas recomendaciones al res­pec­to.

Una vez que es­tés en fun­cio­na­mien­to re­gu­lar de acuer­do con el plan, no ha­gas sprints de in­me­dia­to con la es­pe­ran­za de per­der pe­so más rá­pi­do. Tam­bién se­ría erró­neo exa­ge­rar la du­ra­ción o el pla­zo de su eje­cu­ción, una vez más con la es­pe­ran­za de ace­le­rar el pro­ce­so.

Par­tien­do len­to y gra­dual en tu pro­gra­ma pue­des dar­le el es­pa­cio pa­ra mo­di­fi­car, cam­biar o eli­mi­nar al­gu­nos com­po­nen­tes has­ta que te sien­tas có­mo­do y sa­tis­fe­cho.

los CAM­BIOS en los HÁ­BI­TOS

Cam­biar tu ru­ti­na de ejer­ci­cios es una con­si­de­ra­ción muy im­por­tan­te en el pro­gra- ma de pér­di­da de pe­so. Pa­ra va­riar el ejer­ci­cio. El efec­to se­cun­da­rio es que el cuer­po de­ja de per­der pe­so tam­bién.

Des­pués de se­ma­nas de fun­cio­na­mien­to y de per­der una cier­ta can­ti­dad de pe­so, pue­des en­con­trar que la pér­di­da se des­ace­le­ra. Te da­rás cuen­ta de que tu pe­so se man­tie­ne tal co­mo es­tá y ya no pue­des per­der un so­lo ki­lo.

La ex­pli­ca­ción sim­ple es que el cuer­po se adap­ta fá­cil­men­te a cual­quier nue­va si­tua­ción y se pue­de acos­tum­brar a un pro­gra­ma en eje­cu­ción. Por es­te tiem­po, el cuer­po se vuel­ve muy efi­cien­te y re­quie­re me­nos ca­lo­rías pa­ra ha­cer la mis­ma can­ti­dad de tra­ba­jo.

Una for­ma de re­sol­ver es­to es va­riar la dis­tan­cia, la du­ra­ción o la in­ten­si­dad de tu eje­cu­ción. Pue­des au­men­tar uno o dos ki­ló­me­tros a los que ha­ces dia­rio, o alar­gan­do el tiem­po ca­da día, o qui­zás eje­cu­tan­do un rit­mo más rá­pi­do.

Ha­cer es­to pue­de desafiar los múscu­los de nue­vo. El cuer­po no pue­de ser más efi­cien­te y tie­ne que que­mar al­gu­nas ca­lo­rías pa­ra com­ple­tar el re­qui­si­to adi­cio­nal de nue­vo.

Ade­más, pue­des ayu­dar a desafiar el cuer­po ha­cien­do al­gu­nos cam­bios en tu die­ta. Una po­ten­te com­bi­na­ción pa­ra per­der pe­so in­cre­men­ta los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad y cam­bios en la die­ta.

la CLA­VE Del ÉXI­TO

Si bien co­rrer es una ac­ti­vi­dad que pro­du­ce bue­nos efec­tos en nues­tro cuer­po de por sí, po­de­mos lo­grar mu­cho más adop­tan­do una bue­na téc­ni­ca, es de­cir, en­tre­nan­do nues­tra for­ma de co­rrer con la fi­na­li­dad de me­jo­rar­la y ob­te­ner un mo­vi­mien­to efi­cien­te, efec­ti­vo y se­gu­ro.

La cla­ve del éxi­to es te­ner una bue­na téc­ni­ca, de ma­ne­ra de lo­grar un mo­vi­mien­to que nos per­mi­ta me­nor su­fri­mien­to, más ren­di­mien­to y, al mis­mo tiem­po, me­nos le­sio­nes.

Si fa­ci­li­ta­mos el es­fuer­zo al cuer­po por­que nues­tra for­ma de co­rrer per­mi­te mo­ver­nos de ma­ne­ra efi­cien­te y aho­rrar ener­gía, tam­bién su­ma­re­mos mo­ti­va­ción ex­tra pa­ra pro­gre­sar y con­ti­nuar per­fec­cio­nán­do­nos al co­rrer.

Lo pri­me­ro que siem­pre de­bes te­ner en cuen­ta es no co­lo­car el cuer­po ten­sio­na­do, sino man­te­ner­lo re­la­ja­do al co­rrer, de ma­ne­ra de no acu­mu­lar con­trac­cio­nes in­vo­lun­ta­rias que res­tan ener­gía y pue­den pro­du­cir­nos con­trac­tu­ras u otras molestias pos­te­rio­res.

La zan­ca­da de­be ser cor­ta y los pies de­ben man­te­ner­se cer­ca del sue­lo, de ma­ne­ra de no ir “dan­do sal­tos” y gol­pean- do fuer­te­men­te con­tra el sue­lo con ca­da zan­ca­da.

De­bes em­plear los bra­zos pa­ra ayu­dar­te en el mo­vi­mien­to de co­rrer, pues pue­den ha­cer mu­cho pa­ra aho­rrar­nos es­fuer­zos. Es­tos de­ben ba­lan­cear­se por los la­dos del cuer­po rít­mi­ca­men­te y con las ma­nos re­la­ja­das, no ce­rra­das co­mo pu­ños ni to­tal­men­te abier­tas. Y los co­dos de­ben di­ri­gir­se ha­cia atrás, nun­ca per­mi­tien­do que su ba­lan­ceo co­lo­que a la mano cer­ca del men­tón.

El tron­co de­be per­ma­ne­cer rec­to, es de­cir, con bue­na pos­tu­ra, sin in­cli­nar­nos ha­cia ade­lan­te y mi­ran­do siem­pre ha­cia el ho­ri­zon­te de ma­ne­ra de fa­vo­re­cer la res­pi­ra­ción y cui­dar la co­lum­na.

Co­rrer es una ex­ce­len­te ac­ti­vi­dad que cual­quie­ra pue­de dis­fru­tar, por eso, me­jo­ra tu for­ma de co­rrer y po­drás com­pro­bar sus no­ta­bles resultados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.