Los 90 mil omi­ti­dos del sis­te­ma edu­ca­ti­vo

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­to­nia Ma­drid In­ves­ti­ga­do­ra de Po­lí­ti­ca Edu­ca­ti­va Edu­ca­ción 2020

En Chi­le la ma­trí­cu­la al­can­za un 95% en edu­ca­ción bá­si­ca y un 92% en edu­ca­ción me­dia (Mi­ne­duc, 2013), y hay só­lo un 3,1% de es­tu­dian­tes fue­ra de la es­cue­la. A sim­ple vis­ta, es­ta in­for­ma­ción pa­re­ce po­si­ti­va. “Es­ta­mos bien, por­que te­ne­mos ci­fras cer­ca­nas a la OCDE y me­jo­res que nues­tros paí­ses ve­ci­nos”. Pe­ro los por­cen­ta­jes es­con­den los ver­da­de­ros nú­me­ros: hay 90 mil es­tu­dian­tes que ca­da año aban­do­nan el co­le­gio.

Son 90 mil ni­ños y ni­ñas con una his­to­ria, una vi­da y una tra­yec­to­ria edu­ca­ti­va di­fe­ren­te, que en su ma­yo­ría es­tu­dió en es­cue­las mu­ni­ci­pa­les y que per­te­ne­ce a los quin­ti­les más po­bres.

¿ Por qué aban­do­nan el co­le­gio? La mal lla­ma­da “de­ser­ción es­co­lar” es pro­duc­to de un pro­ce­so de ex­clu­sión edu­ca­ti­va que co­mien­za tem­pra­na­men­te y se arras­tra has­ta ex­pul­sar a ni­ños y ni­ñas de la es­cue­la: bull­ying, ba­jo ren­di- mien­to aca­dé­mi­co, cu­rrícu­los y pro­gra­mas de es­tu­dios po­co fle­xi­bles o el sis­te­ma de “re­pe­tir de cur­so”, que te ha­ce per­der a tus ami­gos y cues­tio­nar si sir­ves pa­ra los es­tu­dios.

Y no es que al­guien sir­va o no sir­va pa­ra los es­tu­dios, sino que el sis­te­ma no es­tá dan­do las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra que el es­tu­dian­te se desa­rro­lle. La res­pon­sa­ble de la de­ser­ción es es­ta es­truc­tu­ra se­gre­ga­da y po­co in­clu­si­va de es­cue­la tra­di­cio­nal, que se ha con­fi­gu­ra­do de la mis­ma for­ma ha­ce más de 150 años.

En­ton­ces no es que al­guien “eli­ja” de­ser­tar, es el sis­te­ma edu­ca­ti­vo el que lo ha ex­pul­sa­do.

Pe­se a las múl­ti­ples re­for­mas edu­ca­ti­vas en desa­rro­llo, co­mo la Ley de In­clu­sión, de Ca­rre­ra Do­cen­te y de Nue­va Edu­ca­ción Pú­bli­ca (que se dis­cu­te en el Se­na­do), hoy no exis­te una po­lí­ti­ca pú­bli­ca di­ri­gi­da a quie­nes es­tán fue­ra de la es­cue­la. Lo que hay es una ofer­ta pro­gra­má­ti­ca y de­sar­ti­cu­la­da, lle­va­da por di­ver­sos or­ga­nis­mos pú­bli­cos, que no tie­ne una lí­nea cla­ra de ac­ción pa­ra re­in­te­grar y pre­ve­nir que ni­ños y ni­ñas aban­do­nen el co­le­gio.

Ini­cia­ti­vas co­mo la Be­ca de Apo­yo a la Re­ten­ción Es­co­lar (BA­RE) y la Sub­ven­ción Pro Re­ten­ción (SPR) pa­ra es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les des­ta­can por su de­fi­cien­te efec­ti­vi­dad e im­pac­to. Las be­cas no con­tra­rres­tan el “be­ne­fi­cio” de de­jar la es­cue­la y las sub­ven­cio­nes se di­lu­yen, y na­die fiscaliza que real­men­te se uti­li­cen pa­ra re­te­ner a ni­ños y ni­ñas.

Los pro­gra­mas de re­in­ser­ción no es­tán en ma­nos di­rec­tas de or­ga­nis­mos pú­bli­cos, sino que se en­tre­ga fi­nan­cia­mien­to a ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das pa­ra que desa­rro­llen es­tos pro­yec­tos edu­ca­ti­vos. Ese fi­nan­cia­mien­to só­lo al­can­za pa­ra unas po­cas ins­ti­tu­cio­nes y no lo­gra cu­brir a esos 90 mil jó­ve­nes omi­ti­dos.

Así, las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil han asu­mi­do el pro­ble­ma con las mis­mas di­fi­cul­ta­des de fi­nan­cia­mien­to y la mis­ma pie­dra de to­pe: co­le­gios con eva­lua­cio­nes es­tan­da­ri­za­das que no se ade­cúan a los apren­di­za­jes de los es­tu­dian­tes o do­cen­tes, a quie­nes no se les en­tre­ga­ron las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra tra­ba­jar en es­tos con­tex­tos.

A es­to apun­ta la cam­pa­ña “La es­cue­la siem­pre es el ca­mino”, de Re­du­ca y de Edu­ca­ción 2020: a la ne­ce­si­dad de aten­der los fac­to­res es­truc­tu­ra­les que pro­du­cen la ex­clu­sión edu­ca­ti­va (que son di­fí­ci­les y len­tos), pe­ro es­pe­cial­men­te a los fac­to­res in­ter­nos de la es­cue­la.

Ur­ge cam­biar el pa­ra­dig­ma y pen­sar nue­vas me­to­do­lo­gías que se adap­ten a los in­tere­ses de los es­tu­dian­tes pa­ra que se re­en­can­ten con la es­cue­la y en­cuen­tren en ella una ver­da­de­ra po­si­bi­li­dad de desa­rro­llo.

Pe­se a las múl­ti­ples re­for­mas edu­ca­ti­vas en desa­rro­llo, co­mo la Ley de In­clu­sión, de Ca­rre­ra Do­cen­te y de Nue­va Edu­ca­ción Pú­bli­ca (que se dis­cu­te en el Se­na­do), hoy no exis­te una po­lí­ti­ca pú­bli­ca di­ri­gi­da a quie­nes es­tán fue­ra de la es­cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.