Ele­gir una ca­rre­ra, ¿es im­por­tan­te la vo­ca­ción?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Pi­lar Cox Vial Orien­ta­do­ra y di­rec­to­ra Pre­gra­do Fac. de Edu­ca­ción Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

Cuan­do ha­bla­mos de ele­gir una ca­rre­ra hay mu­chas co­sas que se nos vie­nen a la men­te. Ele­men­tos que te­ner en cuen­ta y opi­nio­nes acer­ca de qué es lo me­jor pa­ra no­so­tros y nues­tro fu­tu­ro. En­tre to­do es­to sur­ge una pa­la­bra: Vo­ca­ción. De al­gu­na ma­ne­ra pen­sa­mos que “te­ner vo­ca­ción” es lo que de­ter­mi­na si ade­más de ser exi­to­sos, se­re­mos fe­li­ces con la op­ción que to­me­mos, pe­ro al mis­mo tiem­po, la ve­mos co­mo al­go po­co con­cre­to fren­te a otros da­tos co­mo las ca­pa­ci­da­des, pun­ta­je PSU, suel­do a fu­tu­ro y las po­si­bi­li­da­des de em­pleo.

Al­go hay de cier­to. La vo­ca­ción es más que una de­ter­mi­na­da ca­rre­ra o un em­pleo es­pe­cí­fi­co. Tie­ne que ver con quién eres y quie­res ser co­mo per­so­na, y só­lo des­de ahí, es tam­bién el ca­mino que eli­ges pa­ra ha­cer con­cre­ta esa for­ma de vi­da, en una ca­rre­ra o un tra­ba­jo.

Se­gún el orien­ta­dor chi­leno Fer­nan­do Et­che­ga­ray, la vo­ca­ción tie­ne tres di­men­sio­nes:

La vo­ca­ción lla­ma­do, la voz que nos di­ce des­de den­tro de no­so­tros, pe­ro tam­bién des­de el en­torno, que hay al­go que es im­por­tan­te y a lo que po­de­mos con­tri­buir. Bus­car tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar so­bre qué con­si­de­ras va­lio­so, en qué pro­ble­ma o desafío de la sociedad te gus­ta­ría apor­tar. Te­ner aten­ta la mi­ra­da a las ne­ce­si­da­des y po­si­bi­li­da­des del mun­do que te ro­dea tam­bién es un ca­mino pa­ra en­con­trar esa vo­ca­ción.

La vo­ca­ción ten­den­cia, co­mo fuer­za in­te­rior, mo­ti­va­ción y ener­gía que te im­pul­sa en una di­rec­ción. Es­ta es la que te ha­ce bus­car, ser cons­tan­te en el es­tu­dio, de­di­car tiem­po, a ve­ces es­ca­so, a eso que te lla­ma. Ha­ce que cier­tas asig­na­tu­ras o áreas te gus­ten más que otras, que eli­jas par­ti­ci­par en unos ta­lle­res y no en otros, que pa­ses ho­ras ha­cien­do lo que te gus­ta, ya sea di­se­ñar mue­bles, des­ar­mar mo­to­res o es­cu­char a otros. Una for­ma de des­cu­brir­la es ver qué te gus­ta ha­cer, qué te re­sul­ta bien, a qué de­di­cas tiem­po y ener­gía cuan­do pue­des de­ci­dir, más allá de lo obli­ga­to­rio.

La vo­ca­ción res­pues­ta, la ca­rre­ra o tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co en que se tra­du­ce tu vo­ca­ción. Mu­chas ve­ces es a es­ta a la que nos re­fe­ri­mos cuan­do de­ci­mos “ten­go vo­ca­ción de mé­di­co”, o “él tie­ne vo­ca­ción de pro­fe­sor”.

Lo más im­por­tan­te es que si con­si­de­ras la vo­ca­ción en su to­ta­li­dad, co­mo un lla­ma­do de lo que es pa­ra ti im­por­tan­te, y sa­bes cuá­les son los pro­ble­mas en que te gus­ta­ría con­tri­buir, qué te gus­ta y a dón­de te con­du­ce es­ta ener­gía in­ter­na, la po­si­bi­li­dad de res­pues­ta no es una so­la.

Hay mu­chos ca­mi­nos pa­ra ha­cer con­cre­ta una vo­ca­ción, y los hay con di­fe­ren­tes pun­ta­jes de in­gre­so, con di­ver­sos aran­ce­les, con be­cas y sin be­cas, con di­ver­sas du­ra­cio­nes de es­tu­dios. Si tie­nes es­ta cla­ri­dad, el bus­car in­for­ma­ción de ca­da ca­rre­ra pa­ra ele­gir la res­pues­ta y la for­ma de con­cre­tar­la, se con­vier­te en una ta­rea mu­cho más fle­xi­ble, con más op­cio­nes y me­nos ame­na­zan­te.

No se tra­ta ya de en­trar a tal ca­rre­ra en tal ins­ti­tu­ción, sino de te­ner va­rios ca­mi­nos po­si­bles pa­ra ha­cer reali­dad tu vo­ca­ción.

Tie­ne que ver con quién eres y quie­res ser co­mo per­so­na, y só­lo des­de ahí, es tam­bién el ca­mino que eli­ges pa­ra ha­cer con­cre­ta esa for­ma de vi­da, en una ca­rre­ra o un tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.