La vio­len­cia en­tre ado­les­cen­tes: ¿Qué he­mos apren­di­do?

Cuan­do es­tas ac­cio­nes no son tra­ta­das a tiem­po, po­drían lle­gar a pre­de­cir con­duc­tas agre­si­vas y de vio­len­cia a fu­tu­ro, por lo que se trans­for­ma en al­go que de­be­mos asu­mir co­mo sociedad pa­ra po­der dar una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Du­ran­te los úl­ti­mos días he­mos vis­to có­mo, la­men­ta­ble­men­te, en Con­cep­ción, se hi­cie­ron pú­bli­cos vi­deos de vio­len­cia en­tre dos ado­les­cen­tes. El bull­ying a tem­pra­na edad se ha vuel­to una ma­la cos­tum­bre, de esas que es ne­ce­sa­rio ex­tir­par lo an­tes po­si­ble.

En tér­mi­nos prác­ti­cos, pa­ra re­gu­lar es­ta si­tua­ción, des­de el año 2011 exis­te una ley con la cual tam­bién se es­ta­ble­cen san­cio­nes. Se tra­ta de la Ley 20.536 so­bre vio­len­cia es­co­lar.

El bull­ying es una de las for­mas de vio­len­cia pre­sen­tes en la ma­yo­ría de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les del país. Cuan­do es­tas ac­cio­nes en los me­no­res son reite­ra­das, y no son tra­ta­das a tiem­po, po­drían lle­gar a pre­de­cir con­duc­tas agre­si­vas y de vio­len­cia a fu­tu­ro, por lo que se trans­for­ma en al­go que de­be­mos asu­mir co­mo sociedad pa­ra po­der dar una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va.

Es más, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción, du­ran­te el año 2014, re­ci­bió más de 12 mil de­nun­cias por dis­cri­mi­na­ción, lo que es só­lo una par­te de los mo­ti­vos de bull­ying.

La Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to, reali­zó un pro­yec­to ti­po de Vio­len­cia Es­co­lar, en la que apor­tó al­gu­nos da­tos in­tere­san­tes pa­ra con­si­de­rar en el de­ba­te.

Por ejem­plo, se­gún una en­cues­ta apli­ca­da a los oc­ta­vos años bá­si­cos a ni­vel na­cio­nal mos­tró lo si­guien­te: un 25% de ellos vi­ve dia­ria­men­te el bull­ying; un 20% se­ña­la que con fre­cuen­cia ocu­rren ro­bos y des­tro­zos en su es­ta­ble­ci- mien­to; 1400 es­tu­dian­tes de oc­ta­vo bá­si­co re­por­tan que en su es­ta­ble­ci­mien­to hay agre­sio­nes con ar­mas; el 50% de los en­cues­ta­dos de­cla­ra que los di­rec­ti­vos y do­cen­tes no per­ci­ben las si­tua­cio­nes de aco­so es­co­lar; sin em­bar­go, el 75% se­ña­la que in­ter­vie­nen cuan­do és­tas son per­ci­bi­das.

En tér­mi­nos es­pe­cí­fi­cos de la Ley, en tér­mi­nos de Con­vi­ven­cia Es­co­lar, el Ar­tícu­lo 16 B es ab­so­lu­ta­men­te cla­ro: “Se en­ten­de­rá por aco­so es­co­lar to­da ac­ción u omi­sión cons­ti­tu­ti­va de agre­sión u hos­ti­ga­mien­to reite­ra­do, rea­li­za­da fue­ra o den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal por es­tu­dian­tes que, en for­ma in­di­vi­dual o co­lec­ti­va, aten­ten en con­tra de otro es­tu­dian­te, va­lién­do­se pa­ra ello de una si­tua­ción de su­pe­rio­ri­dad o de in­de­fen­sión del es­tu­dian­te afec­ta­do, que pro­vo­que en es­te úl­ti­mo, mal­tra­to, hu­mi­lla­ción o fun­da­do te­mor de ver­se ex­pues­to a un mal de ca­rác­ter gra­ve, ya sea por me­dios tec­no­ló­gi­cos o cual­quier otro me­dio, to­man­do en cuen­ta su edad y con­di­ción”.

Sin du­da, es­te es un pro­ble­ma so­cial, no ex­clu­si­vo de nues­tro país, sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio po­der re­sol­ver, pa­ra no en­con­trar­nos con si­tua­cio­nes co­mo las vi­vi­das por dos ado­les­cen­tes pen­quis­tas. En su mo­men­to, una de ellas fue vic­ti­ma­ria, pe­ro tras la Vi­ra­li­za­ción de los vi­deos, hoy pa­só a ser víc­ti­ma, in­clu­so lle­gan­do a ser ame­na­za­da de muer­te.

¿Qué he­mos apren­di­do? Se cues­tio­na a una me­nor por agre­dir a otra, pe­ro fi­nal­men­te la crí­ti­ca so­cial so­lo ha bus­ca­do ven­gan­za, y po­cos ha­blan de aco­ger, dar amor o guiar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.