Jo­sé San­tos Be­roí­za: his­to­ria de un fu­si­la­do Par­te fi­nal

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

En el Re­tén de Ca­ra­bi­ne­ros pa­sa­ba re­vis­ta don Er­me­ne­gil­do Ma­ro­ma , re­cién de­sig­na­do, por el ré­gi­men mi­li­tar “al­cal­de” de la co­mu­na, cu­yos do­mi­nios al­can­za­ron has­ta la fron­te­ra con Ar­gen­ti­na, bien lo sa­bía la ca­ra­va­na pe­wen­che que tra­fi­ca ha­cia el otro la­do de su mun­do, mien­tras los es­pe­cu­la­do­res win­kas les se­guían co­mo cho­ro­yes a ban­da­da ac­tuan­do en con­tra de la Ley; iban por yer­ba ma­te, ja­bón, panty me­dias pa­ra las da­mas, en­tre otros en­car­gos, pron­to vol­vían los pe­di­dos y un arreo de ani­ma­les de ya­pa, las pam­pas se veían ape­ti­to­sa­men­te arre­ba­ta­das de pi­ños, quién va a no­tar unos po­cos cien­tos. La re­ja del re­cin­to po­li­cial la abre el sar­gen­to Gar­cía, re­co­no­cien­do a la vez al de­te­ni­do. Nue­vos gol­pes des­per­ta­ron las cos­ti­llas dor­mi­das de don Jo­sé San­tos, en su cal­va­rio se lo tra­je­ron a cu­la­ta­zos y pa­ta­das, ca­mi­nan­do pa­ra ex­hi­bir­lo co­mo a una pre­sa por la ca­lle prin­ci­pal. -¡Pá­ra­te!- Or­de­nó el al­cal­de-, pe­ro la des­fa­lle­ci­da hu­ma­ni­dad del hom­bre no ha­cía jui­cio a los lu­mas de los ver­des, así lo arras­tra­ron has­ta el ca­la­bo­zo, un ga­rro­ta­zo más ya aba­ti­do en una pie­za hú­me­da, fría y os­cu­ra. Ha­bía per­di­do el co­no­ci­mien­to. Diez ho­ras des­pués, San­tos Be­roí­za ha re­tor­na­do en sí, en­con­trán­do­se bo­ta­do en el cru­do pi­so don­de tras­mi­na­ban bo­ca abier­ta sus he­ri­das. ¡ Tan, tan, tan! Se es­cu­chó de asal­to; se abrió la pe­sa­da puer­ta de fie­rro. ¡Des­pier­ta!

En las fue­ras, fiel, el pe­rro, her­mano de don Jo­sé San­tos Be­roí­za, ol­fa­tea la es­ta­ción de tre­nes, don­de se en­cas­ti­llan por mi­les las ma­de­ras ex­pro­pia­das de la mon­ta­ña. Ahí va el pe­rro de don San­tos, le ha­bla do­ña Con­sul­ti­na Pa­re­des a su con­fu­so ma­ri­do mien­tras ba­rre el fron­tis de su ca­sa con una es­co­ba de coirón.

Por so­bre el cuer­po de don San­tos, pa­só de chi­flón otro fu­lano ca­yen­do atur­di­do co­mo un sa­co de pa­pas, se sien­ten re­sue­llos. E’aa­mi­go, si­len­cio ¿Có­mo se lla­ma us­té’? Nun­ca atra­ve­sa­ron pa­la­bra. Só­lo el can­to cris­ta­lino en la mea­da hi­zo en­ten­der a don San­tos que aquel co­le­gui­ta era un hom­bre jo­ven. Vol­vió a abrir­se la puer­ta, lue­go de cua­tro días en tor­tu­ra, pa­ra es­ta vez ama­rrar­los y lue­go po­ner­les una ven­da so­bre las le­ga­ño­sas pu­pi­las a los mo­ri­bun­dos, na­die di­jo na­da; to­do se hi­zo en si­len­cio. Al su­bir­les al ca­rro; el co­le­gui­ta jo­ven sa­có el ha­bla, lo ha­cía llo­ran­do lla­man­do a su ma­dre; a San­tos Be­roí­za, le ha­bían co­mi­do la len­gua los ra­to­nes. ¡Hay que ma­tar a es­tos aho­ra mis­mo! Or­de­nó la voz del al­cal­de; a ver, acér­quen­me la mano de­re­cha

En las fue­ras, fiel, el pe­rro, her­mano de don Jo­sé San­tos Be­roí­za, ol­fa­tea la es­ta­ción de tre­nes, don­de se en­cas­ti­llan por mi­les las ma­de­ras ex­pro­pia­das de la mon­ta­ña.

del ba­du­la­que de San­tos, y un­tán­do­le el pul­gar en tin­ta ne­gra, pa­só la hue­lla so­bre un pa­pel don­de se lee: “Que el po­ta­dor a can­ce­la­do en su to­ta­li­dad y con­for­mi­dad la su­ma de qui­nien­tos es­cu­dos, por la­bo­res en ma­de­ra tra­ta­da, fir­ma jun­to a una es­tam­pi­lla Jo­sé San­tos Be­roí­za, ga­ñan”. Una vez ins­ta­la­dos; ver­du­gos y sen­ten­cia­dos so­bre el puen­te Qui­la­co, una rá­fa­ga de ti­ros de ca­ra- bi­na es­ta­lló vo­mi­tan­do to­da la ti­rria, ema­na­da des­de el Pen­tá­gono por la CIA, mien­tras Ri­chard Ni­xon, el hom­bre tras la puer­ta, apre­tó sus dien­tes en un ac­to de bar­ba­rie, dis­pa­ran­do sus ór­de­nes en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. A lo le­jos, fiel aú­lla bus­can­do con­sue­lo en ese pe­lliz­co de lu­na cre­cien­te, dos cuer­pos caen des­pe­da­za­dos al Bío Bío, no hay du­da; los pe­rros no pier­den el ins­tin­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.