El fo­co en los es­tu­dian­tes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ser­gio Cas­tro Al­fa­ro Vi­ce­rrec­tor Se­de Con­cep­ción Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Mo­di­fi­car la ini­cia­ti­va vía in­di­ca­cio­nes o re­ti­rar el pro­yec­to de ley del Con­gre­so, son las op­cio­nes que se han plan­tea­do res­pec­to del cuer­po le­gal so­bre Edu­ca­ción Su­pe­rior que pre­sen­tó el Go­bierno. La que de­bía ser una em­ble­má­ti­ca ley de es­ta ad­mi­nis­tra­ción y que sen­ta­ría las ba­ses de la edu­ca­ción su­pe­rior con mi­ras a las pró­xi­mas dé­ca­das, no ha con­ci­ta­do la ad­he­sión de nin­guno de los ac­to­res.

A pe­sar de los me­ses de dis­cu­sión pre le­gis­la­ti­va, la ini­cia­ti­va in­gre­só al Par­la­men­to con evi­den­tes fa­llas pues no se con­si­de­ró la reali­dad del sis­te­ma. Ne­ce­si­ta­mos una re­for­ma so­bre po­lí­ti­cas de ase­gu­ra­mien­to de la ca­li­dad, un mar­co re­gu­la­to­rio que in­clu­ya la fis­ca­li­za­ción a las ins­ti­tu­cio­nes, sin que és­tas pier­dan la au­to­no­mía ni la di­ver­si­dad, ade­más de un es­que­ma de fi­nan­cia­mien­to que per­mi­ta lo­grar los ob­je­ti­vos. En cam­bio, he­mos te­ni­do un ex­ce­so de dis­cu­sión so­bre los re­cur­sos fis­ca­les sin abor­dar los te­mas de fon­do.

El pro­yec­to pro­po­ne la exis­ten­cia só­lo de uni­ver­si­da­des com­ple­tas y com­ple­jas. Tre­ce ins­ti­tu­cio­nes tie­nen acre­di­ta­das las cin­co di­men­sio­nes que exi­ge la ini­cia­ti­va. Así, gran par­te de los es­tu­dian­tes que­da­ría en ins­ti­tu­cio­nes con acre­di­ta­ción con­di­cio­nal o su­je­ta a la fi­gu­ra del in­ter­ven­tor. Si los re­cur­sos se con­cen­tran en al­gu­nas uni­ver­si­da­des, ¿có­mo ha­rán las de­más pa­ra avan­zar en la com­ple­ji­dad ins­ti­tu­cio­nal? ¿Se de­be­rían ce­rrar ins­ti­tu­cio­nes? Eso obli­ga­ría al Es­ta­do a ha­cer­se res­pon­sa­ble de re­ubi­car a esos es­tu­dian­tes, lo que sig­ni­fi­ca­ría dis­mi­nuir la co­ber­tu­ra. Ca­be pre­gun­tar­se si es lo que re­quie­re el país, tan­to des­de el pun­to de vis­ta de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, co­mo de las exi­gen­cias del mun­do pro­duc­ti­vo.

La cues­tión de fon­do es si tal com­ple­ji­dad es ne­ce­sa­ria. Un ejem­plo, en Es­ta­dos Uni­dos no más del 30% de los es­tu­dian­tes in­gre­sa a una uni­ver­si­dad que de­no­mi­na­ría­mos com­ple­ja, el res­to ac­ce­de a ins­ti­tu­cio­nes con dis­tin­tos ni­ve­les de fo­ca­li­za­ción en la do­cen­cia. Por tan­to, es muy du­do­so que en Chi­le sea con­ve­nien­te ho­mo­ge­nei­zar el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio. Na­die quie­re que exis­tan ins­ti­tu­cio­nes de ca­li­dad de­fi­cien­te, pe­ro la re­gu­la­ción y fis­ca­li­za­ción no ga­ran­ti­zan la ca­li­dad. Un ex­ce­so re­gu­la­to­rio no es ga­ran­tía de na­da, li­mi­ta la au­to­no­mía y de­ja fue­ra los pro­ce­sos in­ter­nos de me­jo­ras de ca­da ins­ti­tu­ción.

Otro te­ma que preo­cu­pa es la pro­li­fe­ra­ción de “ape­lli­dos” que se han da­do las uni­ver­si­da­des, com­pi­tien­do por la de­no­mi­na­ción de “pú­bli­co”. Eso ocu­rre al iden­ti­fi­car es­ta­tal con pú­bli­co, ol­vi­dan­do que una uni­ver­si­dad, si cum­ple bien cual­quie­ra de las fun­cio­nes que se le asig­nan, ge­ne­ra be­ne­fi­cios so­cia­les. Es de es­pe­rar que, cual­quie­ra sea la de­ci­sión que se to­me so­bre el pro­yec­to de ley, lo­gre­mos avan­zar re­co­no­cien­do la reali­dad que te­ne­mos y prio­ri­zan­do el in­te­rés de los es­tu­dian­tes. El in­te­rés de to­dos los es­tu­dian­tes.

Na­die quie­re que exis­tan ins­ti­tu­cio­nes de ca­li­dad de­fi­cien­te, pe­ro la re­gu­la­ción y fis­ca­li­za­ción no ga­ran­ti­zan la ca­li­dad. Un ex­ce­so re­gu­la­to­rio no es ga­ran­tía de na­da, li­mi­ta la au­to­no­mía y de­ja fue­ra los pro­ce­sos in­ter­nos de me­jo­ras de ca­da ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.