Mi­che­lle Ba­che­let y el abor­to: su opi­nión an­te la BBC

Se­gún la Pre­si­den­ta, “la gran ma­yo­ría de nues­tros com­pa­trio­tas apo­ya la po­si­bi­li­dad de in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo co­mo una de­ci­sión pro­pia de la mu­jer”. ¿Di­cha afir­ma­ción es 100% ape­ga­da a la reali­dad na­cio­nal?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Nues­tro país es uno de los 6 paí­ses en el mun­do en que la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo es ile­gal, y la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let as­pi­ra a que di­cha ‘ex­clu­si­vi­dad’ pue­da cam­biar tras la apro­ba­ción en el Par­la­men­to.

La man­da­ta­ria dio una en­tre­vis­ta al re­co­no­ci­do me­dio de co­mu­ni­ca­ción -BBC-, don­de ma­ni­fes­tó su pos­tu­ra res­pec­to de es­ta si­tua­ción y, por cier­to, abrió nue­va­men­te el de­ba­te res­pec­to del abor­to.

Se­gún la Pre­si­den­ta, “la gran ma­yo­ría de nues­tros com­pa­trio­tas apo­ya la po­si­bi­li­dad de in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo co­mo una de­ci­sión pro­pia de la mu­jer”. ¿Di­cha afir­ma­ción es 100% ape­ga­da a la reali­dad na­cio­nal? ¿Es­ta­rá in­ten­tan­do mar­car una opi­nión ba­sa­da en que, al ser par­te de su pro­gra­ma de Go­bierno y la gen­te lo apo­yó, pue­de in­vo­lu­crar a una gran ma­yo­ría?

Sin du­da al­gu­na, Ba­che­let arra­só en las pa­sa­das elec­cio­nes, aún así, exis­ten al­gu­nas afir­ma­cio­nes que -sien­do pru­den­tes- es ne­ce­sa­rio acla­rar.

Es egoís­ta pen­sar que cuan­do una mu­jer es­tá em­ba­ra­za­da, es la úni­ca per­so­na con el de­re­cho a de­ci­dir qué pa­sa­rá con el no­na­to, ya que hay un ter­ce­ro in­vo­lu­cra­do, que en es­te ca­so es el pa­dre. Por aho­ra, na­da se di­ce de él a la ho­ra de eva­luar la po­si­bi­li­dad de abor­tar.

Un ejem­plo bur­do, pe­ro pro­ba­ble­men­te atin­gen­te. Cuan­do una ma­dre de­ci­de te­ner un hi­jo, pe­ro es el hom­bre -en es­te ca­so- el que no es­tá dis­pues­to a ser pa­dre, los Tri­bu­na­les le obli­gan a en­tre­gar pen­sión ali­men­ti­cia, y ahí no se res­pe­ta su ‘de­re­cho’ a de­ci­dir por no que­rer re­co­no­cer­lo. Pa­ra ese ca­so en par­ti­cu­lar, sí fun­cio­na de a dos, y no se di­vi­de el de­ba­te en ca­sos apar­te.

Hoy, la le­gis­la­ción chi­le­na, la éti­ca y pro­to­co­los mé­di­cos -e in­clu­so la Igle­sia-, ya acep­tan que un tra­ta­mien­to pa­ra sal­var a una ma­dre ter­mi­ne con la vi­da de su hi­jo. El ac­to mé­di­co debe bus­car sal­var la vi­da de ella y la del hi­jo. És­te es el ca­so tí­pi­co del prin­ci­pio del do­ble efec­to: cuan­do la si­tua­ción es muy gra­ve, pue­de dar­se el efec­to po­si­ble, no ne­ce­sa­rio ni bus­ca­do, de la muer­te del ni­ño. Di­cho de otra for­ma, en el ca­so de una mu­jer em­ba­ra­za­da el mé­di­co se en­fren­ta a dos pa­cien­tes, la ma­dre y el hi­jo, y él in­ten­ta­rá que am­bos es­tén bien. Si por un tra­ta­mien­to o in­ter­ven­ción ne­ce­sa­rios pa­ra la ma­dre, el ni­ño mue­re, se ve co­mo un efec­to no desea­do. Nun­ca hu­bo la in­ten­ción de ma­tar­lo, co­mo sí ocu­rre en los abor­tos.

La in­via­bi­li­dad fe­tal plan­tea que en los ca­sos en que el em­brión o fe­to pa­dez­ca una al­te­ra­ción es­truc­tu­ral con­gé­ni­ta o ge­né­ti­ca de ca­rác­ter le­tal, la mu­jer po­drá de­ci­dir si in­te­rrum­pe o no su em­ba­ra­zo. Fun­da­ción Chi­le Uni­do ha pe­di­do en reite­ra­das oca­sio­nes avan­zar en me­jo­res po­lí­ti­cas pú­bli­cas que entreguen ma­yor apo­yo y acom­pa­ña­mien­to psi­co­so­cial a em­ba­ra­za­das pro­duc­to de una vio­la­ción, y aten­ción mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta a em­ba­ra­za­das de al­to ries­go, pues son mu­je­res que pre­sen­tan un al­to gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad. Por ello de­ja­mos a us­te­des abier­ta la pre­gun­ta: ¿es ne­ce­sa­rio el abor­to en tres cau­sa­les?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.