EL ABU­RRI­MIEN­TO ES IG­NO­RAN­CIA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: “El que se abu­rre, es bu­rro”, de­cía mi abue­la, lue­go se dis­cul­pa­ba con los bu­rros. Su teo­ría era que mien­tras más es­tri­den­te es la en­tre­ten­ción, más abu­rri­do es el clien­te. El as­ce­ta es quien se au­to­abas­te­ce de en­tre­ten­ción. De es­to se de­du­ce que pa­ra prac­ti­car lo que lla­man “ca­rre­ras clan­des­ti­nas” el pri­mer re­qui­si­to es ser in­trín­se­ca­men­te abu­rri­do, lo que se debe ge­ne­ral­men­te a un error de edu­ca­ción o tam­bién al­gún des­or­den glan­du­lar u hor­mo­nal; lue­go hay que te­ner fi­nan­cia­mien­to ( pa­pi­tos, tra­ba­jos no gra­ti­fi­can­tes, he­ren­cias u otros fon­dos le­ga­les o no) otra cau­sal es ver mu­cha te­le­vi­sión. En sín­te­sis, y no só­lo en el ca­so de es­tos cua­si sui­ci­das y/o can­di­da­tos a ho­mi­ci­das, las ne­ce­si­da­des de fuer­tes en­tre­ten­cio­nes ex­ter­nas son di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la es­ca­sez de só­li­dos con­te­ni­dos in­ter­nos. Así pues, quien pa­de­ce de es­ta con­di­ción no só­lo me­re­ce re­pro­ches, más bien pe­na, y no po­ca.

¿Qué ha­cen con ellos? Los re­pri­men con par­tes, los de­nos­ta­mos pú­bli­ca­men­te con pa­la­bras de grue­so ca­li­bre (sui­ci­das y/o ho­mi­ci­das) y otras reac­cio­nes ins­tin­ti­vas en pri­me­ra ins­tan­cia. ¿ Esa se­rá la so­lu­ción? Aun­que la ex­pe­rien­cia no ava­la que así sea, lo más pro­ba­ble es que se le agre­gue un “sa­bor­ci­llo” ex­tra de clan­des­ti­ni­dad y el gru­po se afian­ce: “Uná­mo­nos con­tra la re­pre­sión del sis­te­ma” di­rán ellos, y si­gue to­do ese jue­gui­to que al pro­pio sis­te­ma no le dis­gus­ta tan­to, pues así, de pa­sa­da, se jus­ti­fi­ca; círcu­lo vi­cio­so se lla­ma, fal­ta de ima­gi­na­ción tam­bién.

Co­mo es­to de pu­ro cri­ti­car no va­le, y aún cuan­do pue­da equi­vo­car­me, voy a arries­gar un ejem­plo a mo­do de pro­pues­ta: las fa­mo­sas ca­rre­ras a la chi­le­na ( pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble) fuen­te de in­gre­sos pa­ra va­rios y de una que otro ros­ca por ahí, pe­ro es­tán or­ga­ni­za­das, re­gu­la­das y has­ta pa­gan per­mi­sos mu­ni­ci­pa­les, ade­más no fal­tan las ca­rre­ras a be­ne­fi­cio de al­guien o al­go; en­ton­ces, con un te­rreno, un po­co de as­fal­to y lu­ce­ci­tas de co­lo­res, pa­ra lo cual po­drán ser­vir los fa­mo­sos fon­dos con- cur­sa­bles u otros por el es­ti­lo, y ya no hay es­cu­sa pa­ra mal usar las ca­lles. Eso co­mo so­lu­ción a cor­to y me­diano pla­zo, la so­lu­ción a lar­go pla­zo, o sea aten­der la es­ca­sez de con­te­ni­do in­terno, que­da­rá pa­ra la pró­xi­ma re­for­ma edu­ca­cio­nal, u otra, en fin. Al­gún día, al­gún día. Víc­tor Fie­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.