¿Li­ceos mix­tos o no?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Yo es­tu­dié en un li­ceo mix­to y no en­ten­día­mos có­mo po­día ha­ber li­ceos o co­le­gios pa­ra es­tu­dian­tes de uno u otro se­xo. Apren­der a so­cia­li­zar tem­prano con las ni­ñas fue una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra y rea­lis­ta, ya que la sociedad es­tá com­pues­ta por hombres y mu­je­res; en mi ca­so, ade­más, fue muy im­por­tan­te ya que soy hi­jo úni­co. Las crí­ti­cas eran dos: las ni­ñas iban a ad­qui­rir con­duc­tas mas­cu­li­nas y per­de­rían fe­mi­nei­dad y vi­ce­ver­sa en el ca­so de los mu­cha­chos; lo se­gun­do era que las no­tas no iban a ser tan bue­nas comparados con los de­más es­ta­ble­ci­mien­tos. Nin­gu­na de las dos pro­fe­cías se cum­plió, y ter­mi­né con com­pa­ñe­ras ca­da vez más es­plen­do­ro­sas y be­llas, y to­dos in­gre­sa­mos a la uni­ver­si­dad o a las es­cue­las nor­ma­les. Era la prue­ba em­pí­ri­ca que la edu­ca­ción mix­ta era me­jor.

Esa edu­ca­ción se de­no­mi­na­ba coedu­ca­cio­nal, y no­so­tros la va­lo­rá­ba­mos por el sen­ti­do his­tó­ri­co. En efec­to, apren­di­mos que el au­tor de la edu­ca­ción mix­ta fue Fran­cis­co de Mi­ran­da, el pre­cur­sor de las ideas de la In­de­pen­den­cia de La­ti­noa­mé­ri­ca; pa­ra él la eman­ci­pa­ción era una edu­ca­ción que fue­ra igual pa­ra mu­je­res y hombres, tal co­mo pa­ra Ma­teo de To­ro Zam­brano, quien de­fen­dió el de­re­cho a la edu­ca­ción de las mu­je­res co­mo for­ma de man­te­ner la paz so­cial, la in­te­gra­ción fa­mi­liar y la ar­mo­nía cul­tu­ral.

Co­mo quie­ra que sea, al apre­tar los ar­gu­men­tos se re­mon­tan al pa­sa­do don­de ha­bía una edu­ca­ción mas­cu­li­na pa­ra la Re­pú­bli­ca, pa­ra el mun­do pú­bli­co y los li­ceos fe­me­ni­nos edu­ca­ban pa­ra ser bue­nas es­po­sas o ma­dres; si bien es en­co­mia­ble que las mu­je­res sean bue­nas es­po­sas y ma­dres, el ar­gu­men­to tie­ne ca­si un si­glo de an­ti­güe­dad.

La reali­dad mues­tra otra co­sa, el nú­me­ro de li­ceos mix­tos ha au­men­ta­do per­ma­nen­te­men­te y es el 96% de los es­ta­ble­ci­mien­tos, el res­to es una re­li­quia que con­ser­va una tra­di­ción que sin du­da se ex­tin­gui­rá, pe­ro dé­jen­los que mue­ran de muer­te na­tu­ral, ya bas­tan­te tie­nen los li­ceos em­ble­má­ti­cos, que son ma­yo­ri­ta­ria­men­te de un se­xo, con to­do lo que le han he­cho sus es­tu­dian­tes y los mi­nis­tros de edu­ca­ción. Ro­dri­go La­rraín Aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les U. Cen­tral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.