Jó­ve­nes de­nun­cian bru­tal agre­sión al in­te­rior de co­mi­sa­ría mul­che­ni­na

El asun­to es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por la Fis­ca­lía Mi­li­tar de Val­di­via, lue­go que los afec­ta­dos pre­sen­ta­ran la de­nun­cia en la PDI.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Con la fi­na­li­dad de ha­cer pú­bli­co lo que ca­li­fi­can co­mo una –fla­gran­te- vio­la­ción a sus de­re­chos, dos jó­ve­nes –ma­yo­res de edad- se con­tac­ta­ron con La Tri­bu­na pa­ra de­nun­ciar una bru­tal agre­sión ocu­rri­da al in­te­rior de la Se­gun­da Co­mi­sa­ría de Mul­chén, si­tua­ción re­gis­tra­da du­ran­te las re­cien­tes ce­le­bra­cio­nes de Fies­tas Pa­trias.

To­do se ori­gi­nó, se­gún la ver­sión de los afec­ta­dos, lue­go de un pro­ce­di­mien­to po­li­cial eje­cu­ta­do la ma­dru­ga­da del 18 de sep­tiem­bre por efec­ti­vos de la ci­ta­da co­mi­sa­ría, quie­nes acu­die­ron –su­pues­ta­men­tea pres­tar­les au­xi­lio, cuan­do fue­ron ata­ca­dos en un con­fu­so in­ci­den­te por una fa­mi­lia del lu­gar.

En ese mo­men­to –ase­gu­ran los denunciantes- los efec­ti­vos po­li­cia­les de­ci­die­ron su­bir­los a la pa­tru­lla, con la úni­ca fi­na­li­dad de evi­tar que si­guie­ran sien­do agre­di­dos, co­mo con­fir­mó uno de los afec­ta­dos, iden­ti­fi­ca­do co­mo Juan Ig­na­cio Za­gal, de 21 años.

“Un ca­ra­bi­ne­ro que me co­no­cía me di­jo que me subie­ra al ca­rro po­li­cial, con la fi­na­li­dad que no me si­guie­ran agre­dien­do. Va­le men­cio­nar que en nin­gún mo­men­to me pu­so es­po­sas o me di­jo que es­ta­ba de­te­ni­do, por ello subimos am­bos vo­lun­ta­ria­men­te”, pre­ci­só.

Tras ello, los jó­ve­nes re­la­tan que fue­ron con­du­ci­dos al hos­pi­tal de Mul­chén a cons­ta­tar le­sio­nes, si­tua­ción que fue con­fir­ma­da con un do­cu­men­to que hi­cie­ron lle­gar a La Tri­bu­na, en don­de uno de los jó­ve­nes es diag­nos­ti­ca­do só­lo con con­tu­sión de ro­di­lla y en pa­red ab­do­mi­nal.

Lue­go de la cons­ta­ta­ción, los jó­ve­nes son nue­va­men­te subidos al ca­rro po­li­cial, con el ob­je­ti­vo de ser con­du­ci­dos a la ci­ta­da Sub­co­mi­sa­ría, pa­ra lue­go ser –su­pues­ta­men­te- de­ja­dos en li­ber­tad, co­mo se­ña­la­ron los mu­cha­chos.

Al arri­bar y ser de­ja­dos en tu­te­la de los fun­cio­na­rios de guar­dia, los jó­ve­nes ase­gu­ran que la si­tua­ción cam­bió ra­di­cal­men­te, ya que uno de los efec­ti­vos co­men­zó a obli­gar­los a ir a las cel­das, si­tua­ción que fue ale­ga­da por uno de los jó­ve­nes.

“Nos en­tre­gan a los ca­ra­bi­ne­ros de guar­dia, em­pe­zan­do uno de ellos a de­cir­nos que sá­quen­se los cor­do­nes, sus per­te­nen­cias y pa­sen pa­ra aden­tro. Mi ami­go le di­jo que no es­tá­ba­mos de­te­ni­dos (…), fren­te a los cual res­pon­dió que ellos eran los que man­da­ban y que no nos pu­dié­ra­mos cho­ros. Mi ami­go tu­vo la ma­la idea de de­cir­le que no por­que an­du­vie­ra con uni­for­me nos po­día tra­tar así, fue­ra que era só­lo man­ga li­sa, ha­cien­do alu­sión que era ca­ra­bi­ne­ro ra­so”, ma­ni­fes­tó el otro jo­ven afec­ta­do, Cris­tian Cru­ces de 25 años.

LA SU­PUES­TA GOL­PI­ZA DE CA­RA­BI­NE­ROS

Es­te úl­ti­mo co­men­ta­rio ha­bría en­cen­di­do la fu­ria del uni­for­ma­do, quien fue en bus­ca de otros co­le- gas –apa­ren­te­men­te- pa­ra dar­les un es­car­mien­to a los 2 jó­ve­nes. “Así que man­ga li­sa, di­jo. Tras ello en­tró a un lu­gar y vuel­ve con otros ca­ra­bi­ne­ros. Ahí hu­bo un for­ce­jeo pa­ra es­po­sar­nos, pa­ra lue­go co­men­zar con una bru­tal gol­pi­za. Yo re­cuer­do cla­ra­men­te co­mo nos pe­ga­ban di­ver­sos gol­pes en la ca­be­za, en la ca­ra y en la cos­ti­lla. Fue­ron ca­si 15 mi­nu­tos te­rri­bles”, en­fa­ti­zó Za­gal.

Pos­te­rior a ello, los jó­ve­nes son de­ja­dos – su­pues­ta­men­te- mal­he­ri­dos en el ca­la­bo­zo nú­me­ro 3 del ci­ta­do cen­tro po­li­cial, pa­ra ho­ras más tar­de ser de­ja­dos en li­ber­tad en ho­ras de la ma­ña­na.

“A mí me sol­ta­ron me­dia ho­ra des­pués de mi ami­go. Ape­nas po­día­mos ca­mi­nar, por ello fui­mos a dor­mir a la ca­sa de él, que que­da­ba cer­ca. Una ho­ras más tar­de y cuan­do es­tá­ba­mos un po­co más re­cu­pe­ra­dos, fui­mos a cons­ta­tar nue­va­men­te le­sio­nes al mis­mo hos­pi­tal”, re­la­tó uno de los afec­ta­dos.

Va­le men­cio­nar que La Tri­bu­na tu­vo ac­ce­so tam­bién a es­ta se­gun­da cons­ta­ta­ción de le­sio­nes, he­cha unas ho­ras des­pués del mis­mo día, en don­de se re­gis­tra “frac­tu­ra de los hue­sos de la na­riz y con­tu­sión de par­pa­dos y de la re­gión pe­rio­cu­lar” en el ca­so de Juan Ig­na­cio Za­gal.

Ca­be des­ta­car que es­te jo­ven sa­lió re­cién la jor­na­da de ayer de al­ta, lue­go que de­bie­ra ser in­ter­ve­ni­do en el Com­ple­jo Asis­ten­cial Doc­tor Víc­tor Ríos Ruiz.

LA AME­NA­ZA DE LOS EFEC­TI­VOS

A to­do lo an­te­rior, los afec­ta­dos ase­gu­ran que fue­ron ame­na­za­dos por los uni­for­ma­dos que pro­ta­go­ni­za­ron la gol­pi­za, quie­nes les ha­brían di­cho que les pon­drían car­gos si osa­ban pre­sen­tar una de­nun­cia.

“Él nos de­cía que si ha­cía­mos pú­bli­co lo que nos ha­bía pa­sa­do, sim­ple­men­te nos iban a car­gar no más. Co­men­ta­ba que pa­ra ellos era fá­cil ir a bus­car al­go y jo­der­nos, es­pe­cí­fi­ca­men­te, con el de­li­to de por­te de ar­ma­men­to de fue­go y mu­ni­ción de gue­rra”, pun­tua­li­zó uno de los denunciantes.

AC­CIO­NES LE­GA­LES

Ca­be des­ta­car que los he­chos fue­ron in­gre­sa­dos a la PDI mul­che­ni­na, ori­gi­nán­do­se una in­ves­ti­ga­ción por par­te de la Fis­ca­lía Mi­li­tar de Val­di­via pa­ra es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des en el he­cho.

En pa­ra­le­lo, la fa­mi­lia de los afec­ta­dos es­tá ana­li­zan­do en­ta­blar ac­cio­nes le­ga­les, las cua­les irían en con­tra de ca­da uno de los uni­for­ma­dos –apa­ren­te­men­te- im­pli­ca­dos en el asun­to.

“Con abo­ga­dos par­ti­cu­la­res es­ta­mos ges­tio­na­do una ac­ción le­gal, de­man­da que irá só­lo con­tra los fun­cio­na­rios de ca­ra­bi­ne­ros que par­ti­ci­pa­ron en la gol­pi­za, no con­tra la ins­ti­tu­ción, ya que pu­di­mos in­di­vi­dua­li­zar a los efec­ti­vos”, con­fir­mó la her­ma­na de uno de los jó­ve­nes, Lo­re­na Sa­las.

RES­PUES­TA DES­DE CA­RA­BI­NE­ROS

Con la fi­na­li­dad de acla­rar el asun­to, La Tri­bu­na se co­mu­ni­có con la au­to­ri­dad má­xi­ma de la Se­gun­da Co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros de Mul­chén, el ma­yor Fran­cis­co Vi­lla­blan­ca, quien con­fir­mó que se es­tá in­ves­ti­gan­do el asun­to por par­te de La Fis­ca­lía Mi­li­tar de Val­di­via, lue­go que los jó­ve­nes afec­ta­dos pre­sen­ta­ran la de­nun­cia en la PDI. Al mis­mo tiem­po, la au­to­ri­dad po­li­cial pre­ci­só que se es­tá desa­rro­llan­do en pa­ra­le­lo un su­ma­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo al in­te­rior del re­cin­to po­li­cial, con la fi­na­li­dad de acla­rar el asun­to.

ho­ras des­pués ex­hi­bien­do las le­sio­nes.

IMÁ­GE­NES DE AL­GU­NAS

UNO DE LOS MU­CHA­CHOS de­bió ser in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te, sa­lien­do de al­ta re­cién la jor­na­da de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.