Mi­nu­tos de te­rror vi­vió hom­bre que fue se­cues­tra­do en Los Án­ge­les

Tan­to el agre­sor co­mo la víc­ti­ma man­te­nían an­te­ce­den­tes po­li­cia­les por de­li­tos an­te­rio­res.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

Digno de un guión de pe­lí­cu­la de sus­pen­so fue­ron los mi­nu­tos que vi­vió un hom­bre tras ser se­cues­tra­do en la co­mu­na de Los Án­ge­les.

Las di­li­gen­cias pa­ra dar con el au­tor de los he­chos se ini­cia­ron lue­go de que la víc­ti­ma rea­li­za­ra la de­nun­cia en Ca­ra­bi­ne­ros, des­pués de con­cu­rrir al Ser­vi­cio de Ur­gen­cias del Hos­pi­tal Ba­se de Los Án­ge­les a fin de cons­ta­tar le­sio­nes.

Su se­cues­tro se ha­bría pro­du­ci­do “mien­tras ca­mi­na­ba por ca­lle Co­lo Co­lo, cuan­do al lle­gar a ca­lle Val­pa­raí­so fue abor­da­do por tres in­di­vi­duos que lo ame­na­za­ron con un fie­rro”, re­la­tó el co­mi­sa­rio de Ca­ra­bi­ne­ros de Los Án­ge­les, ma­yor Car­los Ja­ra.

En pri­me­ra ins­tan­cia, el co­me­ti­do de los hombres era asal­tar­lo, pa­ra lo cual agre­die­ron a la víc­ti­ma con gol­pes de pu­ño en dis­tin­tas par­tes del cuer­po.

An­te un des­cui­do de los hombres, el afec­ta­do lo­gró des­cen­der del vehícu­lo en ca­lle Las Aza­leas con Cos­ta­ne­ra Quil­que, des­pués de 20 mi­nu­tos de ser se­cues­tra­do.

Las di­li­gen­cias en­ca­be­za­das por per­so­nal de la Sec­ción de In­ves­ti­ga­ción Po­li­cial (SIP) de Ca­ra­bi­ne­ros de Los Án­ge­les per­mi­tie­ron de­te­ner al au­tor de los he­chos.

El hom­bre fue iden­ti­fi­ca­do co­mo L.V.U., de 25 años, quien fue pues­to a dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra su con­trol de de­ten­ción por el de­li­to de se­cues­tro.

LÍOS DA FAL­DA

In­for­ma­ción re­ca­ba­da por La Tri­bu­na sos­tie­ne que el he­cho se ha­bría ori­gi­na­do por un su­pues­to lío de fal­das, ya que el agre­sor pen­sa­ba que la víc­ti­ma ten­dría al­go con su pa­re­ja.

Por lo mis­mo, el vic­ti­ma­rio lo ha­bría con­tac­ta­do me­dian­te men­sa­jes y, ba­jo en­ga­ño, lo ci­tó en ca­lle Co­lo Co­lo fren­te al su­per­mer­ca­do “Las Ma­si­tas”.

En el lu­gar, la víc­ti­ma fue abor­da­da por tres per­so­nas que se mo­vi­li­za­ban en un vehícu­lo, re­co­no­cien­do a uno de ellos. Fue es­ta per­so­na quien –ba­jo ame­na­zas- lo interceptó y lo subió al vehícu­lo.

Una vez den­tro, lo agre­die­ron con gol­pes de pies y pu­ños mien­tras su co­no­ci­do le ex­pre­sa­ría que es­ta­ba te­nien­do una re­la­ción con su pa­re­ja.

Pe­se a que la víc­ti­ma ne­gó el ro­man­ce, lo lle­va­ron has­ta don­de es­ta­ba la pa­re­ja del agre­sor, quien tam­bién ha­bría ne­ga­do los he­chos.

El agre­sor obli­gó al afec­ta­do a re­co­rrer al­gu­nos pa­sa­jes de la po­bla­ción Ciu­da­des de Chi­le y 11 de Sep­tiem­bre, siem­pre agre­dién­do­lo.

Al ver que su in­te­gri­dad fí­si­ca co­rría pe­li­gro, el afec­ta­do in­ten­tó ba­jar­se del vehícu­lo; sin em­bar­go, su es­fuer­zo fue in­fruc­tuo­so ya que las puer­tas man­te­nían el se­gu­ro de ni­ño ac­ti­va­do.

En su de­ses­pe­ra­ción, la víc­ti­ma ba­jó el vi­drio tra­se­ro del vehícu­lo y en un des­cui­do se lan­zó ha­cia afue­ra, ca­yen­do a la cal­za­da y don­de sus agre­so­res de­tie­nen la mar­cha y con­ti­núan gol­peán­do­lo.

Los he­chos fue­ron pues­tos en co­no­ci­mien­to del fis­cal de turno, quien dis­pu­so que la SIP rea­li­za­rá las pri­me­ras di­li­gen­cias en torno a lo su­ce­di­do.

És­tas arro­ja­ron re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, ya que el agre­sor lo­gró ser de­te­ni­do cer­ca de las 19 ho­ras del miér­co­les.

Es­ta per­so­na ha­bría sa­li­do de la cár­cel de Chi­llán en di­ciem­bre del año pa­sa­do, tras cum­plir una con­de­na de cin­co años por el de­li­to de ro­bo en lu­gar ha­bi­ta­do.

El AGRE­SOR lo­gró ser de­te­ni­do cer­ca de las 19 ho­ras de es­te miér­co­les, en la co­mu­na de Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.