Cé­lu­las ma­dre abren nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra la me­di­ci­na car­dio­vas­cu­lar

Es­tas sur­gen co­mo una gran al­ter­na­ti­va pa­ra re­pa­rar la zo­na afec­ta­da por un in­far­to, en cuan­to a tejido co­nec­ti­vo y va­sos de irri­ga­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res (ECV) son la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad en los paí­ses desa­rro­lla­dos, in­clu­yen­do tam­bién a nues­tro país. Y es que se­gún ci­fras del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, en Chi­le una per­so­na fa­lle­ce ca­da ho­ra por un in­far­to al co­ra­zón.

Se­gún da­tos en­tre­ga­dos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud OMS, se cal­cu­la que en 2012 mu­rie­ron por es­ta cau­sa 17,5 mi­llo­nes de per­so­nas, lo que re­pre­sen­ta un 31% de to­das las muer­tes re­gis­tra­das en el mun­do.

Hoy exis­ten nue­vas po­si­bi­li­da­des a par­tir de des­cu­bri­mien­tos so­bre las pro­pie­da­des de las cé­lu­las ma­dre, cu­ya apli­ca­ción pue­de re­pa­rar la zo­na afec­ta­da por el in­far­to en cuan­to a tejido co­nec­ti­vo y va­sos de irri­ga­ción.

Ale­jan­dro Gui­loff, di­rec­tor mé­di­co y ge­ren­te ge­ne­ral de Vi­da­Cel, pri­mer y más gran­de ban­co de cé­lu­las ma­dre en Chi­le, se­ña­la que “la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca que po­seen es­tas cé­lu­las es su po­ten­cial de au­to re­no­var­se y así con­ver­tir­se en cé­lu­las de di­fe­ren­tes te­ji­dos del cuer­po co­mo múscu­los, va­sos san­guí­neos y fi­bras ner­vio­sas”.

Es­ta ver­sá­til ca­pa­ci­dad per­mi­te que la cien­cia mé­di­ca las uti­li­ce pa­ra res­tau­rar los te­ji­dos de­te­rio­ra­dos por la edad, en­fer­me­dad o le­sión. Da­da es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca, tam­bién es­tán sien­do uti­li­za­das pa­ra el tra­ta­mien­to de in­far­tos co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra po­der re­pa­rar la zo­na afec­ta­da.

Las cé­lu­las ma­dre “pue­den apo­yar la re­cu­pe­ra­ción de la fun­ción con­trác­til mio­car­dia al re­em­pla­zar par­te de las cé­lu­las des­trui­das o da­ña­das por cé­lu­las nue­vas, es­to per­mi­te re­cu­pe­rar la fun­ción con­trác­til del pa­cien­te y me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da”, se­ña­la el di­rec­tor de Vi­da­cel.

“En el mo­men­to en que se rea­li­za el ca­te­te­ris­mo car­día­co o cuan­do se ins­ta­lan los stents que abren la oclu­sión de la zo­na in­far­ta­da, se in­yec­ta una can­ti­dad im­por­tan­te de cé­lu­las ma­dre di­rec­ta­men­te en el área afec­ta­da. És­tas son ca­pa­ces de ir a re­ge­ne­rar el tejido, ge­ne­rar nue­vos va­sos san­guí­neos y de al­gu­na ma­ne­ra vol­ver el tejido a co­mo era an­tes del in­far­to”, afir­ma Ale­jan­dro Gui­loff.

Ca­be des­ta­car que has­ta la fe­cha, fren­te a un in­far­to, el tra­ta­mien­to con­sis­tía bá­si­ca­men­te en rea­li­zar un tras­plan­te car­día­co (al­go com­pli­ca­do por la dis­po­ni­bi­li­dad de do­nan­tes y los pro­ble­mas de re­cha­zo). La uti­li­za­ción de cé­lu­las ma­dre dis­mi­nu­yen las po­si­bi­li­da­des de re­cha­zo ya que se ob­tie­nen de la mé­du­la ósea o tejido adi­po­so, en­tre otras fuen­tes, del pro­pio pa­cien­te, eli­mi­nan­do los pro­ble­mas de re­cha­zo. Los ex­per­tos se­ña­lan que, si es­tos re­sul­ta­dos se man­tie­nen, a fu­tu­ro la apli­ca­ción de cé­lu­las ma­dre po­drá abrir nue­vas opor­tu­ni­da­des de tra­ta­mien­to en me­di­ci­na car­dio­vas­cu­lar.

“La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca que po­seen es­tas cé­lu­las es su po­ten­cial de au­to re­no­var­se y así con­ver­tir­se en cé­lu­las de di­fe­ren­tes te­ji­dos del cuer­po co­mo múscu­los, va­sos san­guí­neos y fi­bras ner­vio­sas”. Ale­jan­dro Gui­loff, di­rec­tor mé­di­co y ge­ren­te ge­ne­ral de Vi­da­cel.

UTI­LI­ZA­CIÓN DE CÉ­LU­LAS ma­dre dis­mi­nu­yen las po­si­bi­li­da­des de re­cha­zo ya que se ob­tie­nen del pro­pio pa­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.