Libre com­pe­ten­cia y or­ga­ni­za­cio­nes gre­mia­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

En sep­tiem­bre de 2014, el Tri­bu­nal de De­fen­sa de la Libre Com­pe­ten­cia ( TDLC) or­de­nó la di­so­lu­ción de la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res Aví­co­las de Chi­le (APA) por su rol co­mo coor­di­na­do­ra del car­tel de em­pre­sas aví­co­las in­te­gra­do por Agro­su­per, Ariz­tía y Don Po­llo.

En oc­tu­bre de 2015, la Cor­te Su­pre­ma ra­ti­fi­có el fallo del TDLC se­ña­lan­do que “exis­tió un acuer­do en­tre las tres aví­co­las re­que­ri­das, coor­di­na­do por la APA, en re­la­ción a una va­ria­ble de com­pe­ten­cia con­sis­ten­te en la li­mi­ta­ción de la pro­duc­ción y asig­na­ción de cuo­tas de pro­duc­ción de car­ne des­ti­na­da al mer­ca­do na­cio­nal”. Ade­más de su di­so­lu­ción, le im­pu­so a la APA una mul­ta de al­re­de­dor de 1,6 mi­llo­nes de dó­la­res.

Aho­ra, en sep­tiem­bre de 2016, me­nos de un año des­pués del fallo de la Cor­te Su­pre­ma, nos en­te­ra­mos de que los pro­duc­to­res aví­co­las Agro­su­per y Ariz­tía vuel­ven a agru­par­se en una nue­va aso­cia­ción: Aso­cia­ción de Ex­por­ta­do­res de Car­nes (Ex­po­car­nes). En su di­rec­to­rio par­ti­ci­pan al­gu­nos de los mis­mos eje­cu­ti­vos de la APA, su di­rec­tor eje­cu­ti­vo es el ex pre­si­den­te de la APA y Ex­po­Car­nes fun­cio­na en las mis­mas ofi­ci­nas don­de fun­cio­na­ba la APA. Más allá de que es­to, no es ile­gal ni ne­ce­sa­ria­men­te cons­ti­tu­ye un desaca­to al fallo de la Cor­te Su­pre­ma; es, por de­cir lo me­nos, po­co es­té­ti­co y plan­tea du­das res­pec­to al rol de es­ta nue­va aso­cia­ción.

La pre­gun­ta de fon­do, y más ge­ne­ral que es­te ca­so par­ti­cu­lar, es qué rol cum­plen en una eco­no­mía de mer­ca­do. La res­pues­ta es que, co­mo to­do en la vi­da, tie­nen co­sas bue­nas y ma­las. Por un la­do, las aso­cia­cio­nes cum­plen un rol im­por­tan­te en re­ca­bar y trans­mi­tir in­for­ma­ción de mer­ca­do que es di­fí­cil de ob­te­ner pa­ra ca­da asociado in­di­vi­dual­men­te, lo cual fa­ci­li­ta los ajus­tes an­te dis­tin­tos shocks que en­fren­ta la in­dus­tria.

En el ca­so de la co­lu­sión de pro­duc­to­res de po­llo, la Cor­te Su­pre­ma se­ña­ló en su fallo que “la pie­dra an­gu­lar de las con­clu­sio­nes in­cri­mi­na­to­rias flu­ye de la pro­pia li­te­ra­li­dad de las co­mu­ni­ca­cio­nes que tu­vie­ron lu­gar en­tre los al­tos eje­cu­ti­vos de las em­pre­sas re­cu­rri­das y el pre­si­den­te de la APA, o de al­guno de sus fun­cio­na­rios”.

El ries­go de prác­ti­cas an­ti­com­pe­ti­ti­vas por par­te de una aso­cia­ción de com­pe­ti­do­res es real y hay que to­mar­lo en se­rio pa­ra po­der ga­ran­ti­zar el libre fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos. Más allá de la APA, pue­de ser útil to­mar co­mo ejem­plo dos ca­sos en Es­ta­dos Uni­dos.

En 1994, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia acu­só a la Aso­cia­ción de Agen­tes de Via­je (ARTA) de un boi­cot de sus miem­bros en con­tra de las ae­ro­lí­neas, ho­te­les y em­pre­sas de arrien­do de au­tos que no qui­sie­ran ad­he­rir a la re­co­men­da­ción he­cha por la aso­cia­ción res­pec­to a las

La pre­gun­ta de fon­do, y más ge­ne­ral que es­te ca­so par­ti­cu­lar, es qué rol cum­plen en una eco­no­mía de mer­ca­do.

co­mi­sio­nes mí­ni­mas pa­ra los agen­tes de via­je.

ARTA ha­bía emi­ti­do un do­cu­men­to lla­ma­do “Ob­je­ti­vos pa­ra la co­mu­ni­dad de agen­cias de via­je”, en el cual se con­si­de­ra­ba una co­mi­sión de 10% so­bre re­ser­vas de ho­te­les y au­tos, la eli­mi­na­ción de la dis­tri­bu­ción de pa­sa­jes aé­reos por me­dios dis­tin­tos a las agen­cias de via­je y el cálcu­lo de co­mi­sio­nes ba­sa­do en la ta­ri­fa com­ple­ta del pa­sa­je, aun­que el con­su­mi­dor hu­bie­ra pa­ga­do me­nos al ac­ce­der a al­gún des­cuen­to.

Pa­ra ase­gu­rar­se de que ello se cum­plie­ra, la ARTA anun­ció que las agen­cias de viajes de­ja­rían de ha­cer ne­go­cios con pro­vee­do­res que no cum­plie­ran con es­tos “ob­je­ti­vos”. En un acuer­do ex­tra­ju­di­cial, ARTA tu­vo que desis­tir­se de sus “ob­je­ti­vos” y ha­cer ne­go­cios con to­dos los pro­vee­do­res, per­mi­tien­do que ca­da agen­cia de viajes ne­go­cia­ra co­mi­sio­nes li­bre­men­te con ca­da pro­vee­dor.

Las aso­cia­cio­nes de com­pe­ti­do­res pue­den efec­ti­va­men­te lle­gar a acuer­dos que re­du­cen la com­pe­ten­cia, lo cual fa­vo­re­ce a sus aso­cia­dos y per­ju­di­ca al res­to de los agen­tes eco­nó­mi­cos. Pa­ra pre­ve­nir­lo, es im­por­tan­te li­mi­tar se­ve­ra­men­te el ti­po de in­for­ma­ción que se pue­de in­ter­cam­biar en una aso­cia­ción gre­mial y san­cio­nar fuer­te­men­te su in­cum­pli­mien­to; si no se san­cio­na a las em­pre­sas in­vo­lu­cra­das, pue­de bas­tar con di­sol­ver la aso­cia­ción y lue­go re­agru­par­se en otra pa­ra con­ti­nuar con las mis­mas prác­ti­cas an­ti­com­pe­ti­ti­vas.

Clau­dio Agostini Es­cue­la de Go­bierno Universidad Adol­fo Ibá­ñez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.