A ma­yor ren­ta­bi­li­dad, ma­yor ries­go

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor di­rec­tor: Prin­ci­pios bá­si­cos de la ges­tión fi­nan­cie­ra se vin­cu­lan con los con­cep­tos y re­la­cio­nes en­tre li­qui­dez, ren­ta­bi­li­dad y ries­go. To­dos los agen­tes eco­nó­mi­cos: fa­mi­lias, em­pre­sas y Es­ta­dos apun­tan a man­te­ner un equi­li­brio al de­fi­nir ca­da uno de es­tos ob­je­ti­vos, pues, por ejem­plo, ni­ve­les al­tos de li­qui­dez van en des­me­dro de al­tas ren­ta­bi­li­da­des, así co­mo al­tos retornos im­pli­can ele­va­do ries­go.

Cuan­do nue­va­men­te nos en­fren­ta­mos a un po­si­ble ca­so de es­ta­fa pi­ra­midal, de­be­mos re­cor­dar que exis­ten aler­tas pa­ra eva­luar qué tan po­si­ble pue­de ser una de­ter­mi­na­da in­ver­sión. El pre­cep­to bá­si­co es que ma­yo­res ren­ta­bi­li­da­des in­vo­lu­cran ma­yor ries­go. Y ese ma­yor ries­go es, sim­ple­men­te, per­der has­ta el 100% de la in­ver­sión. La pre­gun­ta ló­gi­ca es: qué se pue­de uti­li­zar de re­fe­ren­cia.

Pen­san­do que es­te ti­po de es­ta­fas ha te­ni­do co­mo prin­ci­pa­les víc­ti­mas per­so­nas na­tu­ra­les de dis­tin­to es­tra­to so­cio­eco­nó­mi­co, la for­ma más sim­ple de com­pa­rar es ob­ser­var los ren­di­mien­tos que es­tán en­tre­gan­do los ins­tru­men­tos de ren­ta fi­ja en la ac­tua­li­dad. Las fa­mi­lias co­mien­zan a rea­li­zar aho­rro e in­ver­sión a tra­vés de cuen­tas de aho­rro y de­pó­si­tos a pla­zo.

Ob­via­men­te, las ren­ta­bi­li­da­des que es­tos ins­tru­men­tos otor­gan son po­co atrac­ti­vas, pues no su­pe­ran el 3%a 4% anual pro­me­dio. En el me­jor de los ca­sos, hay ins­ti­tu­cio­nes co­mo coope­ra­ti­vas de aho­rro que en­tre­gan un par de pun­tos por­cen­tua­les más.

La gran ga­ran­tía de los ins­tru­men­tos de ren­ta fi­ja es el es­ca­so ries­go que pre­sen­tan, pues cuentan con ga­ran­tía es­ta­tal a los de­pó­si­tos, lo que ofre­ce una tre­men­da se­gu­ri­dad, so­bre to­do con­si­de­ran­do que las fa­mi­lias de los sec­to­res me­dios no tie­nen tan­ta ca­pa­ci­dad de aho­rro y que­dan cu­bier­tos por di­cha nor­ma­ti­va que es­ta­ble­ce co­mo ga­ran­tía el 100% de los mon­tos en el ca­so de los de­pó­si­tos en cuen­tas de aho­rro, y un 90% con to­pe de 108 UF ($2,8 mi­llo­nes) en el ca­so de los de­pó­si­tos a pla­zo (Ley Ge­ne­ral de Ban­cos).

Cuan­do las per­so­nas tie­nen ma­yo­res in­gre­sos y, por en­de, me­jo­ra su ca­pa­ci­dad de aho­rro, bus­can tam­bién al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión con retornos más atrac­ti­vos, pe­ro de­ben es­tar dis­pues­tas a asu­mir que el ma­yor re­torno trae­rá aso­cia­da una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de per­der lo in­ver­ti­do.

Las es­ta­fas pi­ra­mida­les lo­gran fun­cio­nar por­que a los pri­me­ros in­ver­sio­nis­tas se les cum­ple lo pro­me­ti­do en ren­ta­bi­li­dad, lo que se lo­gra con fondos de un se­gun­do gru­po de in­ver­sio­nis­tas que lle­ga co­mo re­fe­ri­do de los pri­me­ros.

El pro­ble­ma es que es­te sis­te­ma de retornos no es sos­te­ni­ble en el tiem­po, no só­lo por­que hay que bus­car más y más in­tere­sa­dos en la in­ver­sión, sino ade­más, por­que se de­be ir cum­plien­do con to­dos en los retornos ofre­ci­dos. Lo an­te­rior ha­ce que en al­gún mo­men­to el ges­tor del “ne­go­cio” se vea al­can­za­do por los com­pro­mi­sos y apa­rez­can los pri­me­ros in­di­cios de la es­ta­fa. Ka­rin Bravo Fray Aca­dé­mi­ca In­ge­nie­ría Co­mer­cial USS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.