Co­no­ce los im­por­tan­tes be­ne­fi­cios del spin­ning

La bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca ayu­da a que­mar ca­lo­rías mu­cho más rá­pi­do que otro ti­po de ac­ti­vi­da­des.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Mu­chos bus­can en es­ta épo­ca del año al­gún de­por te pa­ra prac­ti­car de­bi­do al buen cli­ma, y uno de los que más aca­pa­ra la aten­ción es el spin­ning.

Es un ejer­ci­cio ae­ró­bi­co que se prac­ti­ca en bi­ci­cle­tas es­tá­ti­cas, en un lu­gar ce­rra­do al rit­mo de la mú­si­ca.

Al prac­ti­car­se en gru­po, con mú­si­ca y un ins­truc­tor, es un ejer­ci­cio que no re­sul­ta abu­rri­do y de he­cho es muy ac­ti­vo, de mo­do que pue­de que en una pri­me­ra cla­se lo ha­yas pa­sa­do al­go mal, pe­ro una vez que te acos­tum­bras, la me­dia ho­ra o la ho­ra de cla­se se te pue­de pa­sar vo­lan­do.

Fue el ci­clis­ta y pro­fe­sor nor­te­ame­ri­cano Jo­nat­han Gold­berg quien crea el spin­ning en 1992. Des­de en­ton­ces, mi­les de per­so­nas se han ido su­man­do a prac­ti­car spin­ning o ci­clis­mo in­door de for­ma ha­bi­tual.

Ac­tual­men­te, los ejer­ci­cios con­si­de­ra­dos de “car­dio” y que be­ne­fi­cian a nues­tro co­ra­zón y a nues­tro or­ga­nis­mo son los que más se prac­ti­can en los gim­na­sios.

De es­te mo­do, jun­to al ae­ro­bic, el spin­ning se­ría un ejer­ci­cio o una prác­ti­ca de­por­ti­va que en­con­tra­rás más que re­co­men­da­ble si te quie­res man­te­ner en for­ma.

El ejer­ci­cio es una de las me­jo­res op­cio­nes pa­ra re­du­cir pe­so. Es por ese mo­ti­vo que ca­da día hay más per­so­nas que de­ci­den que es­te es el me­jor ejer­ci­cio que pue­den rea­li­zar pa­ra ba­jar de pe­so, con lo cual las sa­las de gim­na­sio se lle­nan.

BE­NE­FI­CIOS

Las bi­ci­cle­tas de spin­ning tie­nen dis­tin­tos ni­ve­les de ten­sión, tiem­po y re­sis­ten­cia, por lo que es un ejer­ci­cio adap­ta­ble a cual­quier edad y sus ob­je­ti­vos. Los mo­ni­to­res pro­fe­sio­na­les pue­den ir ajus­tan­do la ten­sión o el tiem­po durante la cla­se.

Es im­pres­cin­di­ble siem­pre que se ten­ga cla­ro que an­tes de su­bir­se a una bi­ci­cle­ta de spin­ning y se co­mien­ce a pe­da­lear, se se­pa que no es só­lo es­to.

El spin­ning re­quie­re del mo­vi­mien­to del cuer­po mien­tras se pe­da­lea, ya que hay mo­men­tos en los que hay que es­tar sen­ta­do, mien­tras que en otros hay que es­tar le­van­ta­do del si­llín. Es por ello que uno de sus prin­ci­pa­les y pri­me­ros be­ne­fi­cios es que que­ma mu­chas ca­lo­rías.

El spin­ning que­ma en una se­sión de 45 mi­nu­tos has­ta 500 ca­lo­rías. La can­ti­dad de ca­lo­rías de­pen­de­rá de la intensidad del ejer­ci­cio, pe­ro se sue­len que­mar más ca­lo­rías con spin­ning que con otro ti­po de en­tre­na­mien­tos.

Com­bi­na­do con una die­ta sa­lu­da­ble, el spin­ning te pue­de ayu­dar a per­der pe­so sin per­der ma­sa mus­cu­lar, y lo me­jor de to­do: en po­co tiem­po.

Ade­más, gra­cias al spin­ning el co­ra­zón se for­ta­le­ce y mu­chas per­so­nas han lo­gra­do dis­mi­nuir sus pul­sa­cio­nes en re­po­so. Los de­por­tis­tas sue­len te­ner po­cas pul­sa­cio­nes en re­po­so.

Es­te de­por­te aumenta la re­sis­ten­cia car­dio­vas­cu­lar. Lue­go de un tiem­po, se po­drá no­tar que se tie­ne más fuer­za, se can­sa me­nos y tam­bién es bueno pa­ra po­der li­be­rar el es­trés.

Asi­mis­mo, el en­tre­na­mien­to de spin­ning se cen­tra en la mus­cu­la­tu­ra de glú­teos y mus­los, pe­ro al prac­ti­car spin­ning se pue­de mo­ver to­do el cuer­po. Se pue­de gra­duar la ten­sión de la bi­ci pa­ra te­ner ma­yor o me­nor re­sis­ten­cia.

Mu­chas mu­je­res se apun­tan a ha­cer spin­ning pre­ci­sa­men­te por­que con es­te ejer­ci­cio se pue­den for­ta­le­cer las ex­tre­mi­da­des y los glú­teos, y de un mo­do más efec­ti­vo e in­clu­so más rá­pi­do que con otros ejer­ci­cios, co­mo por ejem­plo ha­cer sen­ta­di­llas.

Mien­tras se pe­da­lea se for­ta­le­cen ade­más los múscu­los de las pan­to­rri­llas, y tam­bién en la po­si­ción ade­cua­da se tra­ba­jan los múscu­los ab­do­mi­na­les. El ejer­ci­cio pue­de ser­vir pa­ra per­der gra­sa en el ab­do­men.

La prác­ti­ca del spin­ning apor­ta be­ne­fi­cios al tejido óseo, ya que for­ta­le­ce los hue­sos ha­cién­do­los más re­sis­ten­tes. Per­so­nas que su­fren de pro­ble­mas óseos co­mo os­teo­po­ro­sis prac­ti­can es­te de­por­te o ejer­ci­cio, ya que con ello con­si­guen me­jo­rar su sa­lud.

Al mis­mo tiem­po, el spin­ning es ideal pa­ra des­co­nec­tar­se de los pro­ble­mas. Durante la se­sión de spin- ning se cen­tra en el pe­da­leo, la mú­si­ca y có­mo el cuer­po res­pon­de. Ade­más, al prac­ti­car­se en gru­po se pue­de co­no­cer a otras per­so­nas, char­lar.

Tam­bién es bueno pa­ra mo­men­tos de an­gus­tia o an­sie­dad ge­ne­ra­dos pre­ci­sa­men­te por el es­trés.

De igual for­ma, es re­co­men­da­ble pa­ra per­so­nas que tie­nen pro­ble­mas de cir­cu­la­ción, co­mo mu­je­res que por ejem­plo han da­do a luz y se en­cuen­tran con pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios o por la edad. Pa­ra ello, se de­be ha­cer una prác­ti­ca sua­ve de spin­ning y se no­ta­rá una me­jo­ría si­mi­lar a la que se sien­te tras co­men­zar a acos­tum­brar el cuer­po a ca­mi­nar to­dos los días.

Po­co a po­co la per­so­na no­ta­rá que gra­cias al spin­ning ha vuel­to a re­gu­lar la cir­cu­la­ción, aun­que es bueno pro­se­guir con ello y no de­jar­lo.

AYU­DA a La CIR­CU­LA­CIÓN san­guí­nea y los hue­sos, pe­ro lo que más lo mar­ca es la gran ayu­da al mo­men­to de ba­jar de pe­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.