Dan de ba­ja a ca­ra­bi­ne­ro de Mul­chén por com­prar au­to que te­nía en­car­go por ro­bo

Mien­tras un gru­po de uni­for­ma­dos rea­li­za­ba una fis­ca­li­za­ción, cons­ta­tó que ha­bía un au­to­mó­vil es­ta­cio­na­do fren­te a la co­mi­sa­ría. Fue en esos mo­men­tos cuan­do se per­ca­ta­ron de la pre­sen­cia del mó­vil ad­qui­ri­do por el sar­gen­to se­gun­do, quien ter­mi­nó con su ca

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Un fun­cio­na­rio po­li­cial –de do­ta­ción de la Se­gun­da Co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros de Mul­chén- fue da­do de ba­ja lue­go de ad­qui­rir un vehícu­lo que man­te­nía en­car­go por ro­bo.

De acuer­do a in­for­ma­ción pre­li­mi­nar re­ca­ba­da por La Tri­bu­na, el au­to­mó­vil se en­con­tra­ba en po­se­sión de una ter­ce­ra per­so­na que se­ría com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo del due­ño.

Asi­mis­mo, el au­to­mó­vil man­ten­dría to­da su do­cu­men­ta­ción al día al mo­men­to de efec­tuar la com­pra, el 19 de sep­tiem­bre de 2016.

Sin em­bar­go, al no re­gu­la­ri­zar­la de for­ma in­me­dia­ta, el pro­pie­ta­rio del vehícu­lo es­tam­pó una de­nun­cia por ro­bo el 25 de sep­tiem­bre pa­sa­do.

El he­cho que­dó al des­cu­bier­to du­ran­te la jor­na­da del vier­nes, en cir­cuns­tan­cias en que Ca­ra­bi­ne­ros rea­li­za­ba una fis­ca­li­za­ción.

Fue en esos mo­men­tos cuan­do se per­ca­ta­ron de la pre­sen­cia del mó­vil que man­te­nía en­car­go por ro­bo es­ta­cio­na­do fren­te a la uni­dad po­li­cial y que, pa­ra ma­la suer­te, re­sul­tó ser el mis­mo que ha­bía ad­qui­ri­do el sar­gen­to se­gun­do, quien ter­mi­nó con su ca­rre­ra en la ins­ti­tu­ción.

El efec­ti­vo po­li­cial, con más de 17 años den­tro de la Ins­ti­tu­ción, fue pues­to a dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co por el de­li­to de receptación y que­dó a la es­pe­ra de ci­ta­ción por par­te de la Fis­ca­lía Lo­cal co­rres­pon­dien­te.

Si el vehícu­lo man­te­nía o no en­car­go por ro­bo al mo­men­to en que el ca­ra­bi­ne­ro lo ad­qui­rió de­be­rá ser in­ves­ti­ga­do por la Fis­ca­lía lo­cal.

Des­de Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le sos­tu­vie­ron que el man­do de la re­par­ti­ción de­ter­mi­nó dar de ba­ja al fun­cio­na­rio de for­ma in­me­dia­ta al es­tar fren­te a la pre­sen­cia de un he­cho pu­ni­ble.

Asi­mis­mo, re­la­ta­ron que exis­te un su­ma­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo y el efec­ti­vo po­li­cial tie­ne las ins­tan­cias del de­bi­do pro­ce­so pa­ra ape­lar, a tra­vés de las eta­pas del su­ma­rio de in­ves­ti­ga­ción in­ter­na.

El ca­so hi­zo re­cor­dar lo acon­te­ci­do el año 2013 cuan­do per­so­nal po­li- cial en­con­tró en po­der del en­ton­ces je­fe de la SIAT, ca­pi­tán Jo­sé San Mar­tín, una ca­mio­ne­ta que ha­bía si­do ro­ba­da des­de el co­rra­lón mu­ni­ci­pal de An­to­fa­gas­ta.

Tras una lar­ga in­ves­ti­ga­ción y lue­go de la pre­sión me­diá­ti­ca que se ejer­ció, tras com­pro­bar­se en un re­por­ta­je ex­clu­si­vo de La Tri­bu­na que el ofi­cial ha­bía que­bran­ta­do la con­de­na de fir­ma men­sual du­ran­te un pe­rio­do de cua­tro me­ses, San Mar­tín fue da­do de ba­ja y lle­va­do has­ta la cár­cel a cum­plir su pe­na de for­ma efec­ti­va, ac­to que ocu­rrió en 2015.

El Fun­cio­na­rio, con más de 17 años de ser­vi­cio, pres­ta­ba ser­vi­cios en la Se­gun­da Co­mi­sa­ría de Mul­chén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.