Sa­lud men­tal in­fan­til e in­clu­sión

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Prof. Mar­cos Es­co­bar To­rres Edu­ca­dor Di­fe­ren­cial Ma­gís­ter en Psi­co­pe­da­go­gía Cen­tro de Res­pon­sa­bi­li­dad Sa­lud Men­tal Com­ple­jo Asis­ten­cial Víc­tor Ríos Ruiz

La mi­ra­da so­bre la sa­lud men­tal in­fan­to ju­ve­nil ha su­fri­do mo­di­fi­ca­cio­nes en los úl­ti­mos años; en­ten­dién­do­se ac­tual­men­te al ni­ño co­mo un ser dis­tin­to con pro­ce­sos men­ta­les y emo­cio­na­les in­de­pen­dien­tes al del adul­to, en­mar­ca­do en una eta­pa del desa­rro­llo de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad, don­de su am­bien­te pri­ma­rio jue­ga un rol prin­ci­pal.

Es­tá de­mos­tra­do que la ma­yo­ría de los tras­tor­nos de sa­lud men­tal co­mien­zan en la in­fan­cia o ado­les­cen­cia y que exis­te un al­to gra­do de con­ti­nui­dad en­tre los tras­tor­nos de ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos.

Es es­te con­tex­to las in­ter­ven­cio­nes tem­pra­nas pue­de pre­ve­nir o re­du­cir pro­ba­bi­li­dad de im­pe­di­men­to fun­cio­nal a lar­go pla­zo; des­ta­cán­do­se en el ca­so de los ni­ños y jó­ve­nes las in­ter­ven­cio­nes mul­ti­dis­ci­pli­na­rias y en los di­fe­ren­tes sis­te­mas en los que los ni­ños se en­cuen­tren.

Nues­tra his­to­ria nos ha­bla de hé­roes que han lu­cha­do por la in­te­gra­ción de di­fe­ren­tes per­so­nas, en el ám­bi­to so­cial, la­bo­ral y es­co­lar. Es por que es pre­ci­so ha­blar de in­clu­sión, más allá del con­cep­to, sino más bien des­de el sen­tir de di­fe­ren­tes ciu­da­da­nos que anó­ni­ma­men­te bus­can su es­pa­cio y de es­ta ma­ne­ra bus­car su desa­rro­llo per­so­nal.

Por lo me­nos el te­ma es­tá en dis­cu­sión, y las po­lí­ti­cas pú­bli­cas han ayu­da­do en aque­llo. No obs­tan­te, ha­bría que pre­gun­tar­se, si ¿ es­ta­re­mos ge­ne­ran­do las con­di­cio­nes pa­ra una ade­cua­da ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad? Un es­tu­dio rea­li­za­do por la fun­da­ción chi­le en el año 2013, se­ña­la que las es­cue­las se­lec­cio­nan las Ne­ce­si­da­des Edu­ca­ti­vas Es­pe­cia­les (NEE) con las que desean tra­ba­jar, prio­ri­zan­do la in­cor­po­ra­ción de tra­ba­jo con NEE Tran­si­to­rias por so­bre NEE Per­ma­nen­te (Fun­da­ción Chi­le, 2013). Es de­cir, si bien se acep­ta el tra­ba­jo de ni­ños que pre­sen­tan al­gún ti­po de di­fi­cul­tad, se prio­ri­za el tra­ba­jo de aque­llos que pre­sen­tan me­no­res gra­dos de dé­fi­cit.

Hoy en día es fun­da­men­tal que des­de nues­tros ho­ga­res po­da­mos trans­mi­tir a nues­tros hi­jos que una cul­tu­ra in­clu­si­va, en don­de va­lo­res co­mo el res­pe­to, la dig­ni­dad y la em­pa­tía, sean aque­llos que guíen la for­ma­ción in­fan­til. Es sa­bi­do por to­dos, que una per­so­na que cre­ce en un me­dio en don­de se dé un va­lor es­pe­cial a los bue­nos tra­tos y al res­pe­to, es una so­cie­dad que se ha­ce más to­le­ran­te, me­nos vio­len­ta y un po­co más fe­liz.

El mo­men­to de ge­ne­rar dis­cu­sio­nes que apun­ten a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad de ti­po fí­si­ca, cog­ni­ti­va, psí­qui­ca y sen­so­rial, es aho­ra. En don­de la bús­que­da de­bie­se apun­tar a me­jo­rar, más que el acep­tar.

Den­tro de las po­si­bi­li­da­des de in­ter­ven­cio­nes sur­gen los dis­po­si­ti­vos de Hos­pi­tal de día In­fan­to­ju­ve­nil y Uni­dad de psi­quia­tría In­fan­to-ju­ve­nil con un mo­de­lo de aten­ción es­pe­cia­li­za­da in­ter­me­dio en­tre una aten­ción am­bu­la­to­ria y una hos­pi­ta­li­za­ción en­tre­gan­do el be­ne­fi­cio de per­mi­tir una in­ter­ven­ción más fre­cuen­te y fo­ca­li­za­da man­te­nien­do al me­nor en su am­bien­te cer­cano y no ale­jar­lo de sus re­des cer­ca­nas, pa­ra evi­tar un im­pac­to ma­yor en su bio­gra­fía. Es­te dis­po­si­ti­vo bus­ca la es­ta­bi­li­za­ción y reha­bi­li­ta­ción del me­nor en to­das sus áreas ( fa­mi­lia- es­co­lar- co­mu­ni­dad). La po­bla­ción con la cual se tra­ba­ja en los di­fe­ren­tes dis­po­si­ti­vos es de al­re­de­dor de los se­te­cien­tos ni­ños y jó­ve­nes. En el cual se bus­ca que re­ci­ban una aten­ción in­te­gral en las di­fe­ren­tes es­pe­cia­li­da­des que allí se atien­den.

Uno de los lu­ga­res es­tra­té- gi­cos pa­ra los ni­ños, por el tiem­po en él que se en­cuen­tran y al víncu­lo que se ge­ne­ra, son los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les por es­ta ra­zón co­mo equi­po rea­li­za­mos una Jor­na­da de Ca­pa­ci­ta­ción pa­ra do­cen­tes de la Co­mu­na de Los Án­ge­les, el cual se lle­vó a ca­bo el día 4 de agos­to, en las de­pen­den­cias del com­ple­jo asis­ten­cial Víc­tor Ríos Ruiz. Mo­men­to en el cual se pu­do com­par­tir con al­re­de­dor de 150 pro­fe­sio­na­les li­ga­dos a la edu­ca­ción, don­de se pu­do ex­po­ner so­bre di­fe­ren­tes te­má­ti­cas, re­la­cio­na­das con el es­tu­dios de pa­to­lo­gías psi­quiá­tri­cas a ni­vel in­fan­to- ju­ve­nil. Fue un mo­men­to his­tó­ri­co pa­ra nues­tra pro­vin­cia, ya que dos mun­dos li­ga­dos al mis­mo tra­ba­jo, se reúnen pa­ra ver te­má­ti­cas que le aque­jan a ca­da uno de ellos. El equi­po de psi­quia­tría in­fan­til, que­do con­for­me con la par­ti­ci­pa­ción y con la ta­rea de rea­li­zar en el fu­tu­ro, otras jor­na­das con nue­vos te­mas y que va­yan en di­rec­to be­ne­fi­cio de los pro­fe­so­res de la pro­vin­cia del Bio­bío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.