Ac­ti­tud pro­fe­sio­nal

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

In­vo­lu­cra­do en la ela­bo­ra­ción de la ma­lla cu­rri­cu­lar de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de edu­ca­ción, en el di­se­ño de las asig­na­tu­ras que la com­pon­drán, pro­pu­si­mos agre­gar a la asig­na­tu­ra de “Éti­ca” (así, con ma­yús­cu­la) el con­cep­to de “ac­ti­tud pro­fe­sio­nal”, que es la for­ma có­mo se ac­túa (a di­fe­ren­cia de ap­ti­tud que es la ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar una ac­ti­vi­dad de­ter­mi­na­da). Se nos di­jo que Éti­ca in­vo­lu­cra la ac­ti­tud pro­fe­sio­nal no só­lo en edu­ca­ción, sino que en to­das las pro­fe­sio­nes. Que se­ría una re­dun­dan­cia ha­cer­lo.

Si bien se es­ti­ma que agre­gar a la Éti­ca, la ex­pre­sión “ac­ti­tud” en la for­ma­ción do­cen­te pa­re­ce­ría has­ta una fal­ta de res­pe­to ha­cia quie­nes desem­pe­ñan la pro­fe­sión, la ex­pe­rien­cia nos in­di­ca la con­ve­nien­cia de re­afir­mar­lo pues­to que los dis­tin­tos có­di­gos de éti­ca no siem­pre con­si­guen la “ac­ti­tud pro­fe­sio­nal” es­pe­ra­da, que es re­co­no­cer que los atri­bu­tos que se asig­nan a quien desem­pe­ña una pro­fe­sión de­ter­mi­na­da son los mis­mos que se de­ben de­mos­trar en la prác­ti­ca de la ac­ti­vi­dad desem­pe­ña­da. Es asu­mir que es la ac­ti­tud y no el tí­tu­lo lo que pro­yec­ta la ima­gen real de la pro­fe­sión que se prac­ti­ca. Es la ac­ti­tud de “ha­cer lo que se de­be y com­pro­me­ter­se con lo que se ha­ce” lo que ha­ce creí­ble al desem­pe­ño pro­fe­sio­nal, per­mi­te me­jo­res re­sul­ta­dos y que pue­de ser un mo­de­lo digno de ser imi­ta­do.

A tra­vés del tiem­po, pen­sa­do­res, fi­ló­so­fos, psi­có­lo­gos, in­ves­ti­ga­do­res, edu­ca­do­res y es­pe­cia­lis­tas de to­do ti­po, han ela­bo­ra­do -más que pa­ra nin­gu­na otra pro­fe­sión- ex­ten­sas y de­ta­lla­das ca­rac­te­rís­ti­cas de los más va­ria­dos as­pec­tos que de­ben ador­nar a quie­nes me­re­cen ser con­si­de­ra­dos pro­fe­sio­na­les de la

Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

edu­ca­ción, que son tan re­bus­ca­das y exi­gen­tes que re­sul­tan ca­si im­po­si­bles de re­unir en un so­lo in­di­vi­duo que pro­vie­ne y vi­ve en el mis­mo mun­do real que to­dos.

De las de­ce­nas de ca­rac­te­rís­ti­cas que se es­ti­ma que de­bie­ra te­ner un pro­fe­sio­nal de la edu­ca­ción, al­gu­nos ex­per­tos la sim­pli­fi­can en cin­co: sen­ti­do del hu­mor ( in­clu­so pa­ra reír­se de sí mis­mo); na­tu­ra­li­dad y au­ten­ti­ci­dad; po­si­ti­vis­mo; sen­si­bi­li­dad y pru­den­cia. Agre­ga­ría­mos, pa­ra los tiem­pos que vi­vi­mos: ho­nes­ti­dad.

Al pro­po­ner la asig­na­tu­ra de Éti­ca y ac­ti­tud pro­fe­sio­nal en los pla­nes de for­ma­ción de pro­fe­so­res pen­sa­mos en la ac­ti­tud co­mo la for­ma en que de­ben en­fren­tar los do­cen­tes el cum­pli­mien­to leal y es­cru­pu­lo­so, con de­ci­sión y fir­me­za, los de­be­res pro­pios de la pro­fe­sión, así co­mo de los desafíos que pre­sen­ta una so­cie­dad don­de los va­lo­res hu­ma­nos tie­nen un pre­cio y una ju­ven­tud que res­pon­de me­nos a los es­tí­mu­los y ejem­plos de la fa­mi­lia y del sis­te­ma es­co­lar y más a una so­cie­dad re­gi­da por la tec­no­lo­gía y el go­ce de los sen­ti­dos, don­de mu­chos jó­ve­nes -y los no tan­to- bus­can al­can­zar el éxi­to eco­nó­mi­co y so­cial de la ma­ne­ra más rá­pi­da po­si­ble, no im­por­tan­do mu­cho có­mo. La ac­ti­tud pro­fe­sio­nal pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia éti­ca.

La ac­ti­tud pro­fe­sio­nal pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia éti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.