A erra­di­car las ca­rre­ras clan­des­ti­nas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Hay que aña­dir, aun­que re­sul­te al­go de­nos­ta­ti­vo que los vehícu­los “en­chu­la­dos”, son de muy ma­la ca­li­dad y bas­tan­te pre­ca­rios, por lo que pe­se a sus in­ver­sio­nes en ale­ro­nes o di­ver­sas tec­no­lo­gías, si­guen sien­do au­to­mó­vi­les que tie­nen muy ba­jas me­di­das de se­gu­ri­dad, por lo cual, al usar ilí­ci­ta­men­te las ca­lles de Los Án­ge­les, se trans­for­man cla­ra­men­te en un ar­ma mor­tal por don­de se le mi­re.

Es­te fin de se­ma­na, nue­va­men­te fui­mos tes­ti­gos de un am­plio des­plie­gue po­li­cial de Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le, que pre­ten­de ter­mi­nar con un he­cho que es­tá afec­tan­do la tran­qui­li­dad de los an­ge­li­nos y que in­clu­so de­bie­ra es­tar ti­pi­fi­ca­do co­mo de­li­to en nues­tro Có­di­go pe­nal: las ca­rre­ras clan­des­ti­nas.

Jun­to con violar to­da la nor­ma­ti­va de trán­si­to, mu­chas ve­ces in­clu­si­ve, con­lle­va el con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol o la par­ti­ci­pa­ción de me­no­res de edad. En di­chas ac­ti­vi­da­des, exis­ten apues­tas, con­su­mo de dro­gas y ries­gos in­cal­cu­la­bles.

Es­tos son ver­da­de­ros pro­ble­mas so­cia­les a los que nues­tros par­la­men­ta­rios de­be­rían po­ner­le aten­ción, pues son ellos los úni­cos ca­pa­ces de crear le­yes pa­ra evi­tar es­te ti­po de con­duc­tas.

Ca­da fin de se­ma­na, in­de­pen­dien­te del lu­gar de la ciu­dad en que se vi­va, el ru­gir de mo­to­res se de­ja es­cu­char fá­cil­men­te. Ca­mino a Ce­rro Co­lo­ra­do, El Pe­ral, ca­mino a An­tu­co, las ave­ni­das cén­tri­cas y tan­tas otras ar­te­rias son uti­li­za­das pa­ra es­tas irres­pon­sa­bles com­pe­ten­cias.

Jun­to con ello, hay que aña­dir, aun­que re­sul­te al­go de­nos­ta­ti­vo que los vehícu­los “en­chu­la­dos”, son de muy ma­la ca­li­dad y bas­tan­te pre­ca­rios, por lo que pe­se a sus in­ver­sio­nes en ale­ro­nes o di­ver­sas tec­no­lo­gías, si­guen sien­do au­to­mó­vi­les que tie­nen muy ba­jas me­di­das de se­gu­ri­dad, por lo cual, al usar ilí­ci­ta­men­te las ca­lles de Los Án­ge­les, se trans­for­man cla­ra­men­te en un ar­ma mor­tal por don­de se le mi­re.

Por aho­ra, hay que fe­li­ci­tar la la­bor de Ca­ra­bi­ne­ros. Es­te fin de se­ma­na cur­sa­ron más de 50 in­frac­cio­nes a es­tos con­duc­to­res. Es­ta fis­ca­li­za­ción no de­be clau­di­car has­ta erra­di­car de la ciu­dad es­te mal lla­ma­do de­por­te.

A es­tos ope­ra­ti­vos, se­ría im­por­tan­te su­mar a la PDI o al OS7, por­que cla­ra­men­te en­tre el pú­bli­co asis­ten­te o los mis­mos com­pe­ti­do­res, po­drían ha­ber sor­pre­sas in­tere­san­tes si se in­ves­ti­ga­ra un po­co más. Una prác­ti­ca car­ga­da de excesos po­si­ble­men­te, tie­ne po­si­bi­li­da­des de in­cu­rrir en más ma­las prác­ti­cas. Por al­go no ve­mos a sus co­rre­do­res ha­cien­do una ab­sur­da de­fen­sa, más que res­guar­da­dos en fal­sos per­fi­les de Fa­ce­book o en otras re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.