LA RE­BE­LIÓN DE LOS VO­TOS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Ad por­tas de una elec­ción, los se­ño­res can­di­da­tos a es­tos cer­ca­nos co­mi­cios ha­cen to­do lo im­po­si­ble pa­ra que los po­ten­cia­les ad­he­ren­tes acu­dan a las ur­nas a ma­ni­fes­tar su in­ten­cio­na­li­dad del su­fra­gio, su­po­nien­do que allí es­tán de­po­si­ta­das las es­pe­ran­zas y pro­me­sas a quien los re­pre­sen­ta­rá en el con­ce­jo con un de­jo de in­ge­nui­dad.

Voy a ha­cer un pa­rén­te­sis y tra­tar de dar una, aun­que no cer­te­ra­men­te, ex­pli­ca­ción del va­lor que tie­ne el vo­to y co­mo es­te se ha des­vir­tua­do a tra­vés del tiem­po. Yo les plan­teo la si­guien­te pre­gun­ta: cuan­do el vo­to era obli­ga­to­rio y los pos­tu­lan­tes a al­gún car­go de es­cru­ti­nio pú­bli­co eran ex­pues­to al su­fra­gio, el vo­to ¿era un de­ber o un de­re­cho que de­bía­mos que ejer­cer co­mo vo­lun­tad del pue­blo en la con­duc­ción de una na­ción?, si de­ci­mos que era un de­ber en­ton­ces es­tá­ba­mos su­je­tos a los man­da­tos de las cú­pu­las y só­lo ha­ce­mos lo que se nos or­de­na y la vo­lun­tad mal lla­ma­da del pue­blo es un de­cir; aho­ra, si bien fue­ra un de­re­cho es­te de­bie­ra ejer­cer­se de tal for­ma que el pue­blo en una re­be­lión man­da­ta­ria a quie­nes nos re­pre­sen­tan cum­plir con los pos­tu­la­dos por el cual fue­ron co­lo­ca­dos en los car­gos re­fe­ri­dos y no ha­bría in­tro­mi­sión de las cú­pu­las o po­de­res fac­ti­cos al cual he­mos es­ta­do so­me­ti­dos a lo lar­go de si­glos. Bien, aho­ra vol­vien­do al pre­sen­te pró­xi­mo y ha­cien­do una re­fle­xión ¿es me­nes­ter ejer­cer es­te de­re­cho vo­lun­ta­ria­men­te sa­bien­do so­bre el di­vor­cio que exis­te en­tre la ciu­da­da­nía y los pos­tu­lan­tes a un car­go pú­bli­co?

Se nos lla­ma a ejer­cer nues­tro de­re­cho co­mo per­so­nas a ele­gir a quie­nes se­rán los que lle­ven a dis­cu­sión to­das nues­tras in­quie­tu­des an­he­los pro­yec­tos, et­cé­te­ra, con cier­to de­jo de ilu­sión o can­di­dez sa­bien­do que en nues­tro in­te­rior muy in­te­rior­men­te es­to no pa­sa ser más que una uto­pía y que una vez si­tua­dos los “ele­gi­dos” ha­rán cau­sa co­mún con las con­ce­sio­nes que se crean en­tre sus pa­res de for­ma trans­ver­sal y la vo­lun­tad del pue­blo es­ta­rá es­pe­ran­do a la puer­ta por un men­dru­go de aten­ción. En­ton­ces, si vas a ir a vo­tar, no va­ya car­ga­do de pro­yec­tos ni ilu­sio­nes, an­da en blan­co, vuel­ve en blan­co, pe­ro que no en­cuen­tres en un ces­to de la ba­su­ra tus sue­ños tu inocen­cia y tu de­cep­ción por que­rer ejer­cer un su­pues­to de­re­cho o de­bo de­cir de­ber ya ni se cuál es, y ca­da vez veo más dis­tan­te el acer­ca­mien­to de quie­nes es­tán allá con los de acá. No de­mos car­ta blan­ca o un che­que si no te­ne­mos la cer­te­za ple­na que ha­rán la vo­lun­tad del so­be­rano pue­blo y les ase­gu­ro que no ha caí­do un go­bierno por no ir a las ur­nas ya que cuan­do el pue­blo es uni­do ja­más es ven­ci­do y eso te­men “los se­ño­res”. Abe­lar­do Cam­pi­llay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.