¿Es­tre­sa­do? Si­ga es­tos “tips” pa­ra so­bre­lle­var el úl­ti­mo tri­mes­tre

Se acer­ca la rec­ta fi­nal del año y mu­chos ya em­pie­zan a sen­tir el can­san­cio o a ma­ni­fes­tar sín­to­mas aso­cia­dos al es­trés la­bo­ral. Aun­que los cua­dros agu­dos re­quie­ren ayu­da pro­fe­sio­nal, al­gu­nas prác­ti­cas que ayu­dan son reír­se más en el tra­ba­jo, dar­se tiem­po

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Des­con­cen­tra­ción, an­sie­dad, tras­torno del sue­ño e irri­ta­bi­li­dad es una com­bi­na­ción que ca­da año afec­ta a mi­les de tra­ba­ja­do­res chi­le­nos y que aler­ta so­bre un pro­ble­ma al que no hay que res­tar­le im­por­tan­cia: es­trés la­bo­ral.

Es­te fe­nó­meno ha ido en as­cen­so los úl­ti­mos años y pue­de pro­vo­car des­de un ex­tre­mo can­san­cio has­ta cua­dros de de­pre­sión. Se­gún el re­cien­te es­tu­dio “Chi­le 3D” rea­li­za­do por GFK Adi­mark, uno de ca­da tres tra­ba­ja­do­res na­cio­na­les se au­to­ca­li­fi­ca co­mo es­tre­sa­do (34%), ci­fra al al­za en com­pa­ra­ción con 2015, cuan­do co­rres­pon­día al 22%. Se es­ti­ma, ade­más, que es­ta com­pli­ca­ción se­ría una gran cau­san­te del au­sen­tis­mo la­bo­ral, re­pre­sen­tan­do el 30% de las li­cen­cias mé­di­cas que se ex­tien­den en nues­tro país.

“Es­te es uno de los gran­des ma­les de nues­tro tiem­po. En ello influye que gran par­te de la po­bla­ción se en­cuen­tra in­mer­sa en una so­cie­dad glo­ba­li­za­da, que ha­ce al­tí­si­mas de­man­das a los in­di­vi­duos, sin de­te­ner­se en las ne­ce­si­da­des fí­si­cas y emo­cio­na­les de esas per­so­nas, que co­mien­zan a sen­tir que no pue­den res­pon­der a sus ta­reas dia­rias”, ase­gu­ra Mar­ce­la del Ba­rrio, di­rec­to­ra de Ges­tión de Per­so­nas de So­de­xo Ser­vi­cios de Be­ne­fi­cios e In­cen­ti­vos.

En con­cre­to, es­te ti­po de es­trés es una ma­ni­fes­ta­ción fí­si­ca o emo­cio­nal que apa­re­ce cuan­do las exi­gen­cias del tra­ba­jo no igua­lan las capacidades, re­cur­sos, o ne­ce­si­da­des del tra­ba­ja- dor. De ahí que sus cau­sas y efec­tos son múl­ti­ples y pue­den ex­pre­sar­se de dis­tin­ta ma­ne­ra en ca­da per­so­na. Sin em­bar­go, los fac­to­res más co­mu­nes en su in­ci­den­cia son el au­men­to de res­pon­sa­bi­li­da­des, as­cen­sos, des­pi­do de los com­pa­ñe­ros, so­bre­car­ga de tra­ba­jo, pre­sio­nes de tiem­po pa­ra cum­plir ta­reas y me­tas, su­per­vi­sión de­fi­cien­te, mo­no­to­nía y con­flic­tos o am­bi­güe­da­des en los ro­les que se de­ben cum­plir.

Cuan­do ya prác­ti­ca­men­te se ini­cia el úl­ti­mo tri­mes­tre del año y el can­san­cio co­mien­za a em­bar­gar, So­de­xo Ser­vi­cios de Be­ne­fi­cios e In­cen­ti­vos acon­se­ja có­mo re­cu­pe­rar ener­gías pa­ra ter­mi­nar bien el año:

1. Ría­se: No se nie­gue al hu­mor, aun­que es­té en un mal mo­men­to. La ri­sa es una de las me­jo­res me­di­ci­nas con­tra cual­quier do­len­cia o en­fer­me­dad. 2. Re­co­noz­ca sus lí­mi­tes: Fra­ses co­mo “yo pue­do con es­to” y “es más com­pli­ca­do de lo que pen­sa­ba, pe­ro pue­do ha­cer­lo” son co­mu­nes, pe­ro de­trás de ellas apa­re­cen pro­ble­mas fí­si­cos co­mo el in­som­nio o ten­sio­nes mus­cu­la­res. Es me­jor re­co­no­cer los lí­mi­tes, de­cir no cuan­do no es

po­si­ble ha­cer al­go o pe­dir ayu­da si es ne­ce­sa­rio, pues mu­chas ve­ces es me­jor ha­cer­lo a tiem­po que no ob­te­ner el re­sul­ta­do desea­do. 3. Man­tén­ga­se se­reno: An­tes de que los pro­ble­mas lle­guen hay que mi­rar pa­ra ade­lan­te con pers­pec­ti­vas po­si­ti­vas. Si es ne­ce­sa­rio se pue­den de­le­gar mi­sio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des, mar­can­do aque­llas que son prio­ri­ta­rias. 4. Cam­bie sus há­bi­tos: Hay que re­plan­tear­se el mo­do de vi­da: dor­mir más, lle­var una die­ta equi­li­bra­da, y no abu­sar del ca­fé o la ni­co­ti­na. 5. Com­par­ta su ex­pe­rien­cia: El diá­lo­go es fun­da­men­tal pa­ra afron­tar si­tua­cio­nes de fa­ti­ga. Bus­que con­ten­ción en su fa­mi­lia y ami­gos cer­ca­nos.

6. Pi­da apo­yo pro­fe­sio­nal: Si su ni­vel de an­sie­dad es al­ta, lle­gó la ho­ra de so­li­ci­tar ayu­da pro­fe­sio­nal. Pue­de ser un psi­có­lo­go o un ex­per­to en es­trés em­pre­sa­rial.

7. Ha­ga de­por­te: Las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y de ocio ayu­dan al cuer­po y la men­te. 8. Apren­da a di­fe­ren­ciar el “eus­trés del dis­tres”. El pri­me­ro se re­fie­re al es­trés po­si­ti­vo, ne­ce­sa­rio pa­ra es­tar aler­ta, pa­ra po­der res­pon­der a cier­to es­tí­mu­lo. El se­gun­do, en cam­bio, es el es­trés ne­ga­ti­vo que ge­ne­ra en­fer­me­dad que pue­de ser pro­duc­to de si­tua­cio­nes de­ma­sia­do in­ten­sas o no lo­grar el equi­li­brio lue­go de si­tua­cio­nes de eus­trés. Por es­to, es ne­ce­sa­rio di­fe­ren­ciar en­tre ellos pa­ra po­der pre­ve­nir si­tua­cio­nes más gra­ves.

“Hay co­sas que tam­bién po­de­mos ha­cer en nues­tro pro­pio lu­gar de tra­ba­jo, co­mo reír­nos o rea­li­zar ejer­ci­cios de re­la­ja­ción y elon­ga­ción de múscu­los. Lo im­por­tan­te es que to­me­mos con­cien­cia de lo que nos es­tá pa­san­do y de­tec­tar qué es lo que nos pue­de es­tar pro­vo­can­do es­trés pa­ra in­ten­tar evi­tar­lo”, plan­tea la eje­cu­ti­va.

Igual de re­le­van­te es de­di­car­le tiem­po al des­can­so, ya que por lo ge­ne­ral las per­so­nas cuen­tan con un ni­vel ba­sal de aten­ción de 20 mi­nu­tos. Lue­go de eso la aten­ción dis­mi­nu­ye, pe­ro se man­tie­ne al­ta-mo­de­ra­da por cer­ca de 1 ho­ra. Pa­ra evi­tar la fa­ti­ga men­tal, pro­cu­re cam­biar lo que es­tá ha­cien­do en pe­río­dos en­tre 1 y 2 ho­ras. Tam­bién prue­be to­man­do des­can­so de 5 mi­nu­tos, apro­xi­ma­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.