In­gre­so de ni­ños a re­si­den­cias

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Daian­na Ea­de Cam­bia­zo Jue­za pre­si­den­ta Juz­ga­do de Fa­mi­lia de Los Án­ge­les

La ley N° 19.968 con­tem­pla pro­ce­di­mien­tos de pro­tec­ción y me­di­das cau­te­la­res, pa­ra pro­te­ger y re­pa­rar los de­re­chos de los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, en si­tua­ción de vul­ne­ra­ción gra­ve de sus de­re­chos y en ries­go.

De las me­di­das más gra­vo­sas, es­tá el in­gre­so a re­si­den­cias que se de­ter­mi­na a re­que­ri­mien­to de ins­ti­tu­cio­nes, co­mo el Ser­vi­cio de Sa­lud, re­des de in­fan­cia, Ofi­ci­na de Pro­tec­ción de De­re­chos, sis­te­ma edu­ca­cio­nal en­tre otros; y de ofi­cio, pa­ra otor­gar es­pa­cios de pro­tec­ción tran­si­to­rio.

Los Tri­bu­na­les de Fa­mi­lia or­de­nan es­tos in­gre­sos en cau­sas vin­cu­la­das a la ne­gli­gen­cia gra­ve de los pa­dres; al mal­tra­to o abu­so se­xual en red fa­mi­liar: ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, que vi­ven am­bien­tes de gra­ve vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar; ma­dres que pro­te­gen a los abu­sa­do­res o a quie­nes ejer­cen mal­tra­to fí­si­co, po­nien­do en ries­go a sus hi­jos; otros que no vi­ven con sus pa­dres o son uti­li­za­dos en la co­mi­sión de ilí­ci­tos; pa­dres con adic­cio­nes que no es­tán en con­di­cio­nes de cui­dar y pro­te­ger­los; ni­ños en­fer­mos, cu­yos pro­ge­ni­to­res no ejer­cen sus com­pe­ten­cias y el Sis­te­ma de Sa­lud no re­ci­be. Sí. Es una reali­dad. Hay ni­ños, ni­ñas o ado­les­cen­tes que pue­den mo­rir en re­si­den­cias, pa­cien­tes con mul­ti­dé­fi­cit or­gá­ni­co y de­ben ser in­gre­sa­dos a cen­tros de lar­ga es­ta­día, en otras zo­nas del país.

Los jue­ces de Fa­mi­lia, in­gre­san ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes a re­si­den­cias, en ba­se a an­te­ce­den­tes e in­for­mes que dan cuen­ta de la ne­ce­si­dad de apli­car es­ta me­di­da co­mo cau­te­lar o en sen­ten­cia, con pla­zo no su­pe­rior a un año, que pue­de ser am­plia­do, pe­rio­do en el cual se bus­ca red fa­mi­liar y se tra­ba­ja la re­in­ser­ción fa­mi­liar.

En las cau­sas de me­di­das de pro­tec­ción, com­pa­re­ce un cu­ra­dor Ad Li­tem, abo­ga­do que de­fien­de el in­te­rés del ni­ño.

No es una de­ci­sión ar­bi­tra­ria. Y si hay dis­con­for­mi­dad con la me­di­da, exis­ten re­cur­sos pro­ce­sa­les que de­ben ser uti­li­za­dos, en de­fen­sa del in­te­rés de quien ale­ga la de­ci­sión. En los úl­ti­mos años si bien ha dis­mi­nui­do el nú­me­ro de ni­ños en re­si­den­cias, hay un au­men­to en de­ri­va­ción de aten­ción am­bu­la­to­ria.

Re­co­no­ce­mos que no hay me­jo­res so­lu­cio­nes. Los sis­te­mas de pro­tec­ción bus­can res­ta­ble­cer el de­re­cho a vi­vir en fa­mi­lia, en pro­gra­mas que pro­cu­ran re­cu­pe­rar las com­pe­ten­cias pa­ren­ta­les, eli­mi­nar el ries­go de abu­so o mal­tra­to.

Mien­tras es­to no acon­tez­ca, sin red fa­mi­liar, vul­ne­ra­dos gra­ve­men­te y en ries­go por quie­nes de­ben pro­te­ger­los, los tri­bu­na­les de­ben usar el sis­te­ma que el Es­ta­do de Chi­le ofre­ce.

Fue el Po­der Ju­di­cial en el In­for­me Jel­dres, (2013), en co­la­bo­ra­ción con Uni­cef, que dio cuen­ta de un rea­lis­mo de­sola­dor. El Se­na­me es­tá en cri­sis y no se dan res­pues­tas. El Es­ta­do de Chi­le es­tá en deu­da con la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia vul­ne­ra­da de nues­tro país.

Los jue­ces de Fa­mi­lia es­pe­ra­mos y pe­di­mos cam­bios. Nues­tros ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, lo reite­ro, no pue­den es­pe­rar.

Los sis­te­mas de pro­tec­ción bus­can res­ta­ble­cer el de­re­cho a vi­vir en fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.