El com­ple­jo “tran­si­tar” del re­cep­tor de ór­ga­nos en la pro­vin­cia

Pe­se a ello, exis­ten di­ver­sas ins­tan­cias para mo­ti­var los pro­cu­ra­mien­tos, fo­men­ta­dos por agru­pa­cio­nes con­for­ma­das por per­so­nas tras­plan­ta­das.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Portada - Mar­cos Sa­mien­to. Fo­to­gra­fías :Ma­nuel Dio­ca­res. © 2016 La Tri­bu­na

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas se con­me­mo­ró la Se­ma­na Mun­dial del Do­nan­te de Ór­ga­nos en el Com­ple­jo Asis­ten­cial Víc­tor Ríos Ruiz de Los Án­ge­les, en don­de más allá de la ac­ti­vi­dad de pro­mo­ción, que es su­ma­men­te des­ta­ca­ble, se evi­den­ció - en ba­se a los da­tos- que no hay mu­cho que ce­le­brar en la pro­vin­cia. Lo an­te­rior, por­que en la zo­na no se lle­van a ca­bo tras­plan­tes de ór­ga­nos, ya que só­lo se desa­rro­llan pro­cu­ra­mien­tos, es de­cir, la ex­trac­ción de ór­ga­nos de do­nan­tes - vi­vos o muer­tos- para un even­tual re­cep­tor en cual­quier par­te del país. Es­to sig­ni­fi­ca que un pa­cien­te bio­ben­se que ne­ce­si­te con su­ma ur­gen­cia un tras­plan­te de ór­ga­nos, de­be-ne­ce­sa­ria­men­te­ser tras­la­da­do a otra lo ca­li­dad del país, pues en la zo­na no exis­ten aún los es­pe­cia­lis­tas y los equi­pos ne­ce­sa­rios para di­cha ta­rea. Por ejem­plo, quie­nes ne­ce­si­tan de un tras­plan­te de ri­ñón de­ben ser de­ri­va­dos al Hos­pi­tal Gui­ller­mo Grant Be­na­ven­te de Con­cep­ción o al Hos­pi­tal Hi­gue­ras de Tal­cahuano, en don­de se desa­rro­llan es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes. Si ya se ha­bla de un tras­plan­te de ór­gano más com­ple­jo, co­mo pul­món o co­ra­zón, sim­ple­men­te el úni­co des­tino es la re­gión Me­tro­po­li­ta­na, en don­de se en c u e nt ra n con­cen­tra­dos los di­fe­ren­tes cen­tros de tras­plan­tes, co­mo por ejem­plo el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Tó­rax, o las clí­ni­cas pri­va­das que cuen­tan con las tec­no­lo­gías ade­cua­das. Ca­be des­ta­car que se pre­ten­de - a fu­tu­ro- desa­rro­llar tras­plan­tes en el Com­ple­jo Asis­ten­cial Víc­tor Ríos Ruiz de Los Án­ge­les, par­tien­do con el de ri­ño­nes, sin em­bar­go, has­ta el mi­nu­to no exis­te una fe­cha de­fi­ni­da.

DIS­MI­NU­CIÓN DE PRO­CU­RA­MIEN­TOS

Otro in­di­ca­dor que no es muy alen­ta­dor y que no fa­vo­re­ce la in­ver­sión pú­bli­ca en do­tar de equi­pa­mien­to a la zo­na, es la po­ca can­ti­dad de do­nan­tes, ya que pe­se a un aus­pi­cio­so 2015 con 5 pro­cu­ra­mien­tos en el hos­pi­tal ba­se an­ge­lino, es­te año el nú­me­ro ha des­cen­di­do - evidentemente- con só­lo uno has­ta la fe­cha. Es­te da­to que pue­de pa­re­cer bas­tan­te ne­ga­ti­vo, tie­ne múl­ti­ples cau­sas, co­mo con­tex­tua­li­zó la en­fer­me­ra coor­di­na­do­ra de la Uni­dad de Pro­cu­ra­mien­tos del hos­pi­tal ba­se an­ge­lino, Lu­cía Es­tra­da. “Es­te año lle­va­mos un do­nan­te efec­ti­vo, pe­ro ha si­do la úni­ca en­tre­vis­ta que se ha lo­gra­do ha­cer. He­mos te­ni­do otros po­ten­cia­les do­nan­tes, pe­ro no he­mos al­can­za­do ha­cer ent re­vis­tas, por­que los ór­ga­nos fa­llan y no po­de­mos ha­cer na­da más. En­ton­ces siem­pre es­ta­mos ju­gan­do con­tra el tiem­po, por­que son per­so­nas fa­lle­ci­das”, pre­ci­só. Fue­ra de lo an­te­rior, se su­ma que no siem­pre la fa­mi­lia respeta la vo­lun­tad de los do­nan­tes fa­lle­ci­dos. Va­le re­cor­dar que ac­tual­men­te exis­te la Ley de Do­nan­te Uni­ver­sal, en don­de to­dos so­mos do­nan­tes a me­nos que ex­pre­se­mos lo con­tra­rio, sin em­bar­go, se si­gue con­sul­tan­do a los pa­rien­tes co­mo pro­to­co­lo en los cen­tros de Sa­lud. “Efec­ti­va­men­te la ley nos di­ce que to­dos so­mos do­nan­tes y que si no que­re­mos de­be­mos ex­pre­sar­lo por

es­cri­to, pe­ro fi­nal­men­te a la ho­ra de pro­du­cir­se la po­ten­cial si­tua­ción de do­nan­tes, es la fa­mi­lia la que de­be man­te­ner o res­pe­tar la de­ci­sión que se to­mó en vi­da. Si los pa­rien­tes ma­ni­fies­tan lo con­tra­rio, nues­tros equi­pos no pue­den ir en con­tra de eso”, ar­gu­men­tó el di­rec­tor del hos­pi­tal ba­se an­ge­lino, Brian Ro­me­ro.

LA MAR­CHA QUE BUS­CA APE­LAR A LA CONSCIENCIA

A pe­sar que el panorama de la do­na­ción de ór­ga­nos no es el me­jor en la pro­vin­cia, es­to no sig­ni­fi­ca que no se si­gan ha­cien­do es­fuer­zos por mo­ti­var los pro­cu­ra­mien­tos, al con­tra­rio el hos­pi­tal ba­se an­ge­lino si­gue desa­rro­llan­do ins­tan­cias de pro­mo­ción, a lo que se su­man ac­ti­vi­da­des or­ga­ni­za­das por las pro­pias per­so­nas tras­plan­ta­das. Una de ellas es la “Ca­mi­na­ta por la Do­na­ción”, or­ga­ni­za­da por la Agru­pa­ción de Tras­plan­ta­dos y Dia­li­za­dos de Los Án­ge­les, que re­pi­tien­do ins­tan­cias pa­sa­das, hoy sá­ba­do 8 de oc­tu­bre desa­rro­lla­rá la ac­ti­vi­dad en la ca­pi­tal pro­vin­cial. Su pre­si­den­te, Alonso Is­la, co­men­tó los de­ta­lles de la ca­mi­na­ta, que bus­ca ape­lar a la con­cien­cia de to­dos los bio­ben­ses. “La idea es que to­dos va­ya­mos con una in­du­men­ta­ria de co­lor ver­de, ya que nos iden­ti­fi­ca al re­pre­sen­tar la es­pe­ran­za. La ac­ti­vi­dad co­men­za­rá a las 11: 30 de la ma­ña­na en la en­tra­da del hos­pi­tal de Los Án­ge­les. Ade­más, ten­dre­mos lien­zos y afi­ches para re­co­rrer las prin­ci­pa­les ca­lles de la co­mu­na, cul­mi­nan­do con una ac­ti­vi­dad cen­tral en la Pla­za de Ar­mas, en don­de lan­za­re­mos glo­bos al cie­lo sim­bo­li­zan­do nues­tro agradecimientos a los do­nan­tes fa­lle­ci­dos”, re­la­tó. Ca­be con­text ua l i zar que por nor­ma­ti­va las per­so­nas que re­ci­ben ór­ga­nos no son informados de quie­nes fue­ron sus da­do­res, eso ex­pli­ca que los agradecimientos, co­mo en es­te ca­so, se ha­gan de ma­ne­ra ge­ne­ral.

EL RENACER DE TA­NIA

Si en la pro­vin­cia de Bio­bío se de­be po­ner un ejem­plo de la com­ple­ji­dad de la do­na­ción de ór­ga­nos, cla­ra­men­te vie­ne a la men­te el re­cien­te ca­so de Ta­nia Se­guel, de 14 años, quien lo­gró so­bre­vi­vir a una du­ra lu­cha con­tra la fi­bro­sis quís­ti­ca, lue­go de con­ver­tir­se en prio­ri­dad na­cio­nal para tras­plan­te de do­ble pul­món. La me­nor, que des­de los 3 años de­bió en­fren­tar la en­fer­me­dad con pro­lon­ga­das es­ta­días en el Hos­pi­tal de Na­ci­mien­to y el an­ge­lino, fue in­ter­ve­ni­da - de su­ma ur­gen­ciaa prin­ci­pio de año en la re­gión Me­tro­po­li­ta­na, lue­go que apa­re­cie­ra un do­nan­te tras me­ses de es­pe­ra. Es­ta fa­vo­ra­ble cir­cuns­tan­cia se­lló el des­tino de la me­nor, quien aho­ra pue­de co­rrer e in­clu­so an­dar en bi­ci­cle­ta, pa­sio­nes que des­de ni­ña se vio li­mi­ta­da por su en­fer­me­dad. “Aho­ra pue­do co­rrer y ca­mi­nar har­to, sin que me can­se. Ade­más, pue­do an­dar en bi­ci­cle­ta, co­sa que me gus­ta ha­cer bas­tan­te y an­tes me veía li­mi­ta­da, por­que te­nía que es­tar co­nec­ta­da a un tu­bo de oxí­geno”, re­la­tó. Es­te renacer de la me­nor no só­lo se pro­yec­ta en el pre­sen­te, ya que cuen­ta las ho­ras por vol­ver al co­le­gio y con­ti­nuar con una vi­da nor­mal. “Aho­ra no es­toy en cla­ses, ya que no me pu­de ma­tri­cu­lar a mi­tad de año. Sin em­bar­go, quie­ro re­gre­sar al co­le­gio, pues quie­ro vol­ver a ver a mis com­pa­ñe­ras y pro­fe­so­ras. Tam­bién pre­ten­do es­tu­diar, por­que creo que aho­ra ten­go una se­gun­da opor­tu­ni­dad en la vi­da”, pre­ci­só. Fi­nal­men­te, la jo­ven con­fe­só a La Tri­bu­na Fin­de un an­he­lo que guar­da des­de el mo­men­to del tras­plan­te, que es co­no­cer la iden­ti­dad de la per­so­na que do­nó los ór­ga­nos. “Me gus­ta­ría sa­ber quién fue la per­so­na que do­nó los ór­ga­nos, pues me en­can­ta­ría ir a de­jar­le flo­res a don­de es­té, por­que me re­ga­ló la po­si­bi­li­dad de se­guir vi­vien­do. Tam­bién qui­sie­ra dar­le las gra­cias a su fa­mi­lia, pues per­mi­tió que yo pue­da se­guir aquí con mis pa­pás y ha­cer las co­sas que me gus­tan”, sen­ten­ció.

EN LA PRO­VIN­CIA só­lo se ha­cen pro­cu­ra­mien­tos, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en el hos­pi­tal ba­se an­ge­lino.

Ta­nia Se­guel aho­ra lle­va una vi­da nor­mal, in­clu­so, pu­dien­do lle­var a ca­bo pa­sio­nes in­fan­ti­les que an­tes se veía com­ple­ta­men­te li­mi­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.