Có­mo el pe­que­ño bos­que de una fa­mi­lia pue­de ayu­dar a sal­var al pla­ne­ta

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Portada - Eri­ca Goo­de / © 2016 New York Ti­mes News Ser­vi­ce

BIRKENFELD, Ore­gón _ La fa­mi­lia de Eve Lonn­quist ha si­do due­ña de un bos­que en las mon­ta­ñas del no­roes­te de Ore­gón des­de que su abue­la com­pró el te­rreno en 1919. Su pa­dre, con 95 años de edad, to­da­vía vi­ve en la pro­pie­dad de 64 hec­tá­reas. Y ella y su es­po­sa ma­ne­jan has­ta allá des­de su ca­sa, jus­to en las afue­ras de Portland.

Sin em­bar­go, a úl­ti­mas fe­chas, Lonn­quist, de 59 años, re­ti­ra­da ha­ce po­co, ha es­ta­do pen­san­do en el fu­tu­ro del te­rreno de su fa­mi­lia. Co­mo mu­chos due­ños de pe­que­ños bos­ques, ex­traen al­gún in­gre­so de la ex­plo­ta­ción fo­res­tal y le gus­ta­ría se­guir ha­cién­do­lo. Sin em­bar­go, tam­bién le gus­ta­ría ver que el bos­que, con sus gru­pos de abe­tos Dou­glas, ali­sos y ce­re­zos, es­té pro­te­gi­do de la ta­la in­dis­cri­mi­na­da o que se lo ven­dan a cons­truc­to­ras.

“Para no­so­tros, la pro­pie­dad es la his­to­ria de nues­tra fa­mi­lia”, co­men­tó.

Más de la mi­tad de las 304 mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­ques en Es­ta­dos Uni­dos son de pro­pie­dad pri­va­da, la ma­yo­ría de las cua­les es­tá en ma­nos de per­so­nas co­mo Lonn­quist, con te­rre­nos de 405 hec­tá­reas o me­nos. Es­tos bos­ques fa­mi­lia­res, ar­gu­yen las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas, re­pre­sen­tan un re­cur­so enor­me, sin ex­plo­tar, para com­ba­tir los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co.

Con­ser­var los ár­bo­les y ga­nar dinero con ellos po­dría pa­re­cer in­com­pa­ti­ble. Sin em­bar­go, Lonn­quist es­tá es­pe­ran­do ha­cer am­bas co­sas al ca­pi­ta­li­zar la ca­pa­ci­dad del bos­que para lim­piar el ai­re, con­vir­tien­do el car­bono al­ma­ce­na­do en el bos­que en cré­di­tos que se pue­den ven­der a con­ta­mi­na­do­res que quie­ren o ne­ce­si­tan com­pen­sar su hue­lla de car­bono.

“Los ár­bo­les son la for­ma nú­me­ro uno en la que se pue­de qui­tar el car­bono de la at­mós­fe­ra y al­ma­ce­nar­lo en la ve­ge­ta­ción en el lar­go pla­zo”, di­jo Brian Kittler, el di­rec­tor de la ofi­ci­na re­gio­nal oc­ci­den­tal del Ins­ti­tu­to Pin­chot para la Con­ser­va­ción, que tie­ne un pro­gra­ma en Ore­gón para ayu­dar a los due­ños de bos­ques fa­mi­lia­res a desa­rro­llar pro­yec­tos po­ten­cial­men­te ren­ta­bles so­bre el car­bono.

Ya se han en­lis­ta­do co­mo al­ma­ce­nes de car­bono a bos­ques más gran­des por to­do el mundo, gra­cias a pro­gra­mas co­mo la ini­cia­ti­va de Na­cio­nes Uni­das para la re­duc­ción de emi­sio­nes de la de­fo­res­ta­ción y la de­gra­da­ción de bos­ques en los paí­ses en de­sa­rro­llo (REDD), que fo­men­tan la con­ser­va­ción fo­res­tal en to­do el mundo a cam­bio de cré­di­tos que se pue­den ven­der en los mer­ca­dos glo­ba­les de car­bono.

Al­gu­nas gran­des ma­de­re­ras, in­clui­da Potlatch, tam­bién han en­tra­do en los mer­ca­dos y han re­du­ci­do la ex­plo­ta­ción fo­res­tal a ni­ve­les por de­ba­jo de los lí­mi­tes le­ga­les para re­ci­bir mi­llo­nes de dó­la­res en cré­di­tos.

Sin em­bar­go, has­ta aho­ra, los due­ños de pe­que­ños bos­ques, has­ta los que tie­nen una men­ta­li­dad con­ser­va­cio­nis­ta, co­mo Lonn­quist, no se han apre­su­ra­do a abra­zar el al­ma­ce­na­mien­to de car­bono ba­sa­do en el mer­ca­do. Mu­chos ni si­quie­ra co­no­cen su exis­ten­cia y es fre­cuen­te que quie­nes sí sa­ben de ella en­cuen­tren des­con­cer­tan­tes las com­ple­ji­da­des.

Al­gu­nos due­ños creen, equi­vo­ca­da­men­te, que para en­trar en los mer­ca­dos del car­bono de­ben re­nun­ciar a los in­gre­sos por la ex­plo­ta­ción fo­res­tal. Y al­gu­nos son re­nuen­tes a per­der la ca­pa­ci­dad de con­ver­tir sus ár­bo­les en dinero en efec­ti­vo con ra­pi­dez, se han re­sis­ti­do a fir­mar contratos para man­te­ner un bos­que por 15 a 125 años.

Aún más abru­ma­dor es que el cos­to de lle­var un bos­que al mer­ca­do del car­bono -un pro­ce­so que in­vo­lu­cra rea­li­zar un in­ven­ta­rio de los ár­bo­les, ta­sar el con­te­ni­do de car­bono del bos­que, es­ti­mar el cre­ci­mien­to fu­tu­ro y so­me­ter­se a va­rios ni­ve­les de au­di­to­rías- ha si­do tan al­to que se eli­mi­na­ría cual­quier ga­nan­cia para la ma­yo­ría de los pe­que­ños te­rra­te­nien­tes.

Du­ran­te años, las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas, co­mo el Ins­ti­tu­to Pin­chot y Na­tu­re Con­ser­vancy, han es­ta­do bus- can­do una for­ma de elu­dir es­tas tra­bas, ins­tru­yen­do a los due­ños so­bre el po­ten­cial de los mer­ca­dos para ge­ne­rar in­gre­sos y en­con­trar for­mas de re­du­cir los cos­tos.

“Tra­di­cio­nal­men­te, tu úni­ca he­rra­mien­ta para ge­ne­rar in­gre­sos ha si­do la co­se­cha pe­rió­di­ca de ma­de­ra”, co­men­tó Josh Pa­rrish, el di­rec­tor del pro­gra­ma de trabajo en los bos­ques de Na­tu­re Con­ser­vancy, que es­tán tra­ba­jan­do con los due­ños de bos­ques par­ti­cu­la­res en Pen­sil­va­nia y Ten­nes­see. “Lo bueno del car­bono es, esen­cial­men­te, que se le es­tá pa­gan­do a la gen­te para que me­jo­re la ad­mi­nis­tra­ción fo­res­tal”.

De he­cho, si los due­ños de pe­que­ños bos­ques pue­den su­pe­rar las ba­rre­ras, los mer­ca­dos de car­bono pue­den ser ren­ta­bles, pro­por­cio­nan­do una bue­na in­yec­ción ini­cial de dinero y lue­go pa­gos anua­les en can­ti­da­des mu­cho me­no­res.

Los cré­di­tos de car­bono del bos­que de Lonn­quist po­drían dar­les apro­xi­ma­da­men­te 235,000 dó­la­res en los pri­me­ros seis años y al­re­de­dor de 6,000 dó­la­res al año des­pués de eso, co­men­tó Kyle Ho­lland, el di­rec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo de la fir­ma Eco­lo­gi­cal Car­bon Off­set Part­ners de Ca­li­for­nia que ayu­da a los due­ños de pe­que­ños bos­ques a en­trar en los mer­ca­dos del car­bono.

Lonn­quist y su fa­mi­lia to­da­vía pue­den ta­lar, pe­ro so­bre una ba­se li­mi­ta­da, siem­pre que se ape­guen a un plan de ad­mi­nis­tra­ción del bos­que y man­ten­gan un ni­vel cons­tan­te de al­ma­ce­na­je de car­bono por me­dio del cre­ci­mien­to con­ti­nuo del mis­mo.

Es fac­ti­ble que se for­ta­lez­ca el ar­gu­men­to eco­nó­mi­co para que los due­ños par­ti­cu­la­res en­tren en los mer­ca­dos del car­bono. Los bos­ques, es­pe­cial­men­te en zo­nas co­mo el no­roes­te de Es­ta­dos Uni­dos, don­de los ár­bo­les cre­cen muy al­tos y son grue­sos, tien­den a atraer pre­cios más al­tos que los de mu­chas otras me­di­das de con­ser­va­ción. Y, con el pacto so­bre el cli­ma del año pa­sa­do en Pa­rís, al­gu­nos ana­lis­tas es­pe­ran que au­men­ten los pre­cios del car­bono, aho­ra en cer­ca de tres a 12 dó­la­res por to­ne­la­da en Es­ta­dos Uni­dos.

Kittler di­jo que el ins­ti­tu­to de con­ser­va­ción, que sub­si­dia la pre­pa­ra­ción del bos­que de Lonn­quist con la ayu­da de una sub­ven­ción fe­de­ral y que se ha aso­cia­do con la fir­ma de Ho­lland para el pro­yec­to Ore­gón, es­pe­ra alen­tar a más due­ños a en­trar en los mer­ca­dos. A Lonn­quist y otros pro­pie­ta­rios se les da­rá la op­ción de ven­der cré­di­tos en el mer­ca­do mun­dial o en el de Ca­li­for­nia, crea­do de con­for­mi­dad con la Ley de so­lu­cio­nes al ca­len­ta­mien­to mun­dial, del 2006 en el es­ta­do.

Acon­te­ci­mien­tos re­cien­tes en la sil­vi­cul­tu­ra pue­den ayu­dar a que la po­si­bi­li­dad sea más atrac­ti­va al ba­jar los cos­tos ini­cia­les para los due­ños. La com­pa­ñía de Ho­lland, por ejem­plo, ha desa­rro­lla­do una he­rra­mien­ta di­gi­tal - un te­lé­fono in­te­li­gen­te equi­pa­do con un lá­ser para me­dir dis­tan­cias y un in­cli­nó­me­tro para me­dir la al­tu­ra- que él cree re­du­ci­rán enor­me­men­te los gas­tos de rea­li­zar un in­ven­ta­rio fo­res­tal, lo que es tí­pi­co que cues­te en­tre 40,000 y 100,000 dó­la­res, o más, de­pen­dien­do de la su­per­fi­cie del te­rreno.

Los due­ños par­ti­cu­la­res de bos­ques que so­li­ci­tan el ser­vi­cio de Ho­lland pa­gan 75 dó­la­res por la ins­crip­ción y re­ci­ben el te­lé­fono in­te­li­gen­te. Si des­pués de rea­li­zar el in­ven­ta­rio de­ci­den con­ti­nuar con el pro­yec­to del car­bono, le pa­gan 1,350 dó­la­res para com­ple­tar el pro­ce­so.

Al­gu­nas pe­que­ñas pro­pie­da­des no al­ma­ce­nan su­fi­cien­te car­bono para ha­cer que si­quie­ra val­ga la pena rea­li­zar el es­fuer­zo. El pre­cio del car­bono, di­jo Ho­lland, tie­ne que ser de 10 dó­la­res o más la to­ne­la­da “para que sal­gan las cuen­tas” del due­ño. Y to­da­vía se ne­ce­si­ta la apro­ba­ción de los mé­to­dos nue­vos, co­mo los de Ho­lland, por par­te de las em­pre­sas que ve­ri­fi­can los in­ven­ta­rios fo­res­ta­les o fun­gen co­mo re­gis­tros ofi­cia­les del mer­ca­do.

Sin em­bar­go, Jes­si­ca Orre­go, la di­rec­to­ra de sil­vi­cul­tu­ra del Re­gis­tro Es­ta­dou­ni­den­se del Car­bono, di­jo que ta­les avan­ces po­drían ser la cla­ve para in­cor­po­rar a los due­ños de pe­que­ños bos­ques.

“Apo­ya­mos to­tal­men­te”, di­jo. “So­mos de­fen­so­res de la in­no­va­ción. Pen­sa­mos que es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te en el mer­ca­do del car­bono”.

© 2016 New York Ti­mes News Ser­vi­ce

(Leah Nash / The New York Ti­mes)

Eva Lonn­quist Exa­mi­na ár­bo­les en su pro­pie­dad con Logan San­der, un con­sul­tor fo­res­tal, en su pro­pie­dad de bos­ques de pro­pie­dad fa­mi­liar, cer­ca de Portland, Ore., 24 de ju­nio de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.