Ba­che­let y el op­ti­mis­mo

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Editorial Del Director - Gabriel Her­nán­dez Di­rec­tor

Mu­cho se ha cri­ti­ca­do el ma­ne­jo que han rea­li­za­do los ase­so­res du­ran­te es­te pe­rio­do a la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. Cla­ra­men­te, en es­ta ma­te­ria lo que se pro­yec­ta des­de el in­te­rior de La Mo­ne­da, ha es­ta­do mar­ca­da por erro­res y fra­ca­sos, mien­tras se in­ten­ta plan­tear el plan de go­bierno. Es­to ha si­do re­co­no­ci­do por los pro­pios per­so­ne­ros de la Nue­va Ma­yo­ría, pe­ro no se lo­gra un des­pe­gue. Las en­cues­tas lo han de­mos­tra­do así co­mo tam­bién los abrup­tos cam­bios que ha te­ni­do por ejem­plo, la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes. No ca­be du­da al­gu­na que es­te se­gun­do mandato se ha vis­to afec­ta­do por el des­mo­ro­na­mien­to, cual cas­ti­llo de nai­pes, de la ima­gen, con­fian­za y ca­ris­ma que lle­vó al po­der a la man­da­ta­ria. El ca­so Ca­val que in­vo­lu­cró a su nue­ra, la co­rrup­ción po­lí­ti­ca y el fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to de cam­pa­ñas, tras­pa­só trans­ver­sal­men­te a to­dos los sec­to­res, pe­ro per­ju­di­có a la pri­me­ra au­to­ri­dad del país, co­mo ja­más se pen­só. En pa­la­bras sim­ples, pe­se a des­pe­dir su pri­mer pe­rio­do con un vio­len­to te­rre­mo­to 8,8 en la es­ca­la de Rich­ter, es­te no de­te­rio­ró su apro­ba­ción. Ce­rró las puer­tas de pa­la­cio con un 84% en su úl­ti­ma me­di­ción de Adimark en mar­zo de 2010. Sin em­bar­go, hoy la si­tua­ción es dis­tin­ta y pa­re­ce que la pér­di­da de con­fian­za pue­de ser el ver­da­de­ro ca­ta­clis­mo. Pe­ro por otro la­do, el úl­ti­mo informe de es­ta se­ma­na, le per­mi­tió a la man­da­ta­ria un al­za de 4 pun­tos, lle­gan­do a un 23% de apro­ba­ción. Y es que la nue­va es­tra­te­gia, no vie­ne des­de su equi­po ni de sus sa­bios con ex­pe­rien­cia del se­gun­do pi­so de La Mo­ne­da, sino de la pro­pia Mi­che­lle Ba­che­let. Es­ta no es una crí­ti­ca a su pro­gra­ma ni a sus nom­bra­mien­tos, ya que según la ideo­lo­gía o pro­gre­so, se­rá la pro­pia ciu­da­da­nía quien eva­lúe a fu­tu­ro su le­ga­do. De es­te mo­do, la Pre­si­den­ta, ha di­se­ña­do su pro­pia es­tra­te­gia, ha cam­bia­do el “switch”, se ha reí­do de lo que le pasa en ma­te­ria de apro­ba­ción en las en­cues­tas y ha tra­ta­do ser al­go más es­pon­tá­nea. Pe­se a las crí­ti­cas de la opo­si­ción, se ha pro­pues­to per­so­nal­men­te, sin ayu­da de sus cues­tio­na­dos co­la­bo­ra­do­res, cam­biar la mi­ra­da, pa­rar­se fren­te al país con una vi­sión más op­ti­mis­ta. Ba­che­let es­tá tra­tan­do de re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do, pe­ro no se ha­ce fá­cil. Ella de­fien­de que a ni­vel in­ter­na­cio­nal, le si­guen des­ta­can­do a Chi­le co­mo una fuer­za eco­nó­mi­ca es­ta­ble, pe­se a que los por­ta­vo­ces del co­mer­cio, de la cons­truc­ción y de la eco­no­mía, han ha­bla­do una y otra vez del es­tan­ca­mien­to o “fre­na­zo”, que tie­nen los ru­bros pro­duc­to de las re­for­mas y la cri­sis. Pe­ro ella es­tá con­fia­da en po­der cam­biar es­ta per­cep­ción en es­tos úl­ti­mos me­ses de go­bierno. ¿Bas­ta­rá con esa ac­ti­tud po­si­ti­va? ¿Se­rá su­fi­cien­te para me­jo­rar la ima­gen de ella y su go­bierno? Cla­ra­men­te no. Pe­ro es un pa­so. La con­fian­za ciu­da­da­na no se re­cu­pe­ra­rá tan fá­cil, pe­ro po­si­ble­men­te, pue­de re­sul­tar una bue­na idea que to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y de la so­cie­dad, se su­men a su cru­za­da por de­vol­ver el op­ti­mis­mo al país. El ne­ga­ti­vis­mo no per­mi­te ni si­quie­ra una crí­ti­ca cons­truc­ti­va, es só­lo hun­dir­se más y más. Chi­le de­be re­to­mar su cli­ma de po­si­ti­vis­mo y bus­car los ca­mi­nos para re­cu­pe­rar la con­fian­za más allá de lo cli­ché que sue­nen es­tas pa­la­bras. Sin con­fian­za no hay de­sa­rro­llo y sin de­sa­rro­llo no hay fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.