Edu­ca­ción se­xual: “el pe­ca­do y pla­cer cul­pa­ble de nues­tra sociedad”

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fran­cis­co Muñoz Ciu­da­dano

Des­pués de ha­ber leí­do el “fa­mo­so y po­lé­mi­co” li­bro de se­xua­li­dad de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go, creo po­der de­cir ya va­rias co­sas: Pri­me­ro: el li­bro en cues­tión no tie­ne na­da de po­lé­mi­co, ya que no in­cen­ti­va ni al mor­bo ni fo­men­ta ninguna prác­ti­ca se­xual de­ter­mi­na­da, sino que más bien res­pon­de a in­quie­tu­des y cu­rio­si­da­des de jó­ve­nes que es­tán “en edad” pa­ra te­ner re­la­cio­nes se­xua­les y pro­crear. Pre­gun­tas res­pon­di­das de ma­ne­ra se­ria y des­de un pun­to de vis­ta ne­ta­men­te bio­ló­gi­co; pre­gun­tas que incluso son in­tere­san­tes y que son pre­ci­sas y con­ci­sas.

Se­gun­do: me sor­pren­de mu­cho que la gen­te ras­gue ves­ti­du­ras por es­te li­bro, ya que si hay al­go que abun­da en nues­tra sociedad es la nu­la edu­ca­ción se­xual que po­see, ade­más de los al­tos ín­di­ces de in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual y em­ba­ra­zo ju­ve­nil que aque­jan a nues­tra sociedad, y que no só­lo se li­mi­tan a los jó­ve­nes, sino que en los adul­tos tam­bién.

Co­mo mues­tra, un bo­tón: en el país es­te año hu­bo un au­men­to de un 34% de per­so­nas diag­nos­ti­ca­das con el vi­rus del VIH y su edad es de los 20 a 30 años, por lo tan­to, esto es un te­ma de sa­lud pú­bli­ca.

No podemos pre­ten­der ta­par el sol con un de­do y fin­gir que los jó­ve­nes de hoy no tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les, o que no ten­gan in­ten­ción de ha­cer­lo. Es in­creí­ble que los pa­dres, aun te­nien­do las creen­cias que ten­gan, no se dig­nen al me­nos a en­se­ñar­les a sus hi­jos acer­ca de qué es un pre­ser­va­ti­vo y có­mo se uti­li­za.

Ter­ce­ro: es­te li­bro, en cier­to mo­do, es una res­pues­ta de lo que el fi­ló­so­fo Rous­seau ha­bla en su li­bro “Emilio”, que en po­cas pa­la­bras mues­tra una rup­tu­ra del equi­li­brio en­tre li­ber­tad y au­to­ri­dad en la for­ma­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ya que de­mues­tra que el adul­to re­nun­cia a la res­pon­sa­bi­li­dad de edu­car a sus hi­jos, pues des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les mu­chos pa­dres tie­nen co­mo te­ma ta­bú el se­xo, y no tie­nen ninguna idea acer­ca de lo que es la se­xua­li­dad, por­que nun­ca fue­ron edu­ca­dos so­bre el te­ma, y hoy de­jan a sus hi­jos que apren­dan de las peores fuen­tes de in­for­ma­ción: la ca­lle y la por­no­gra­fía.

Fi­nal­men­te: creo que es­te qui­zás es el pri­mer (bá­si­co por lo de­más, ya que creo que se le de­bie­sen agre­gar tó­pi­cos que men­ciono) pa­so pa­ra una edu­ca­ción se­xual efec­ti­va y real pa­ra los jó­ve­nes, en don­de ade­más se de­be in­cluir la par­ti­ci­pa­ción de adul­tos y pa­dres pa­ra que se edu­quen de la mis­ma ma­ne­ra, pa­ra que ellos mis­mos tam­bién pue­dan vi­vir una se­xua­li­dad ple­na y sa­lu­da­ble y pue­dan en­se­ñar ellos mis­mos, a sus pro­pios hi­jos, acer­ca de la se­xua­li­dad y del se­xo, con los va­lo­res que ellos mis­mos crean con­ve­nien­tes y que no sean au­to­im­pues­tos por el Es­ta­do.

Des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les mu­chos pa­dres tie­nen co­mo te­ma ta­bú el se­xo, […] y hoy de­jan a sus hi­jos que apren­dan de las peores fuen­tes de in­for­ma­ción: la ca­lle y la por­no­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.