Do­cen­cia ciu­da­da­na

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge

En un en­cuen­tro ca­sual de fin de se­ma­na nos en­con­tra­mos en un su­per­mer­ca­do con quien fue­ra apo­de­ra­da en el Co­le­gio en que nos desem­pe­ña­mos por mu­chos años, ha­ce ya al­gún tiem­po.

Nues­tra con­ver­sa­ción gi­ró en torno a los es­tu­dios que cur­sa­ba con éxi­to su hi­ja en la uni­ver­si­dad e inevi­ta­ble­men­te de­ri­va­mos a los efec­tos - ala­ba­dos o cri­ti­ca­dos, se­gún co­mo se mi­re y los in­tere­ses en jue­go- de la Re­for­ma Edu­ca­cio­nal y al pro­ce­so elec­cio­na­rio que se vi­ve; al des­pres­ti­gio trans­ver­sal de la po­lí­ti­ca y al po­co in­te­rés de la po­bla­ción por asis­tir a ex­pre­sar con su vo­to la opi­nión que le me­re­cen quie­nes pos­tu­lan a di­ri­gir los des­ti­nos de la co­mu­na en que vivimos y no só­lo ha­bi­ta­mos, aje­nos a có­mo es­ta de­be­ría ser ad­mi­nis­tra­da, jus­ti­fi­can­do al­gu­nos su ne­ga­ti­va a par­ti­ci­par con los más va­ria­dos y pue­ri­les ar­gu­men­tos.

En lo que nos co­rres­pon­de, de­be­mos re­co­no­cer co­mo gra­ti­fi­can­te al­go que de­be for­mar par­te del ejer­ci­cio de la fun­ción do­cen­te, que se nos atri­bu­ye­ra que la de­ci­sión de su hi­ja y de mu­chos de sus com­pa­ñe­ros del cur­so de su ge­ne­ra­ción, con quie­nes se reú­ne con fre­cuen­cia, de par­ti­ci­par en las pró­xi­mas elec­cio­nes y en las que vie­nen, se lo de­bían a la for­ma co­mo ese profesor les ha­bía in­cul­ca­do no só­lo la exi­gen­cia de sus de­re­chos, sino que tam­bién el de­ber y la prác­ti­ca res­pon­sa­bles, y sin ex­cu­sas, de los de­be­res que to­da per­so­na tie­ne co­mo ciu­da­dano y sen­tir­se par­te cons­cien­te y ac­ti­va de la co­mu­ni­dad.

Es ta­rea in­he­ren­te a la exis­ten­cia de la es­cue­la y a la ta­rea del profesor ejer­cer do­cen­cia; es de­cir, rea­li­zar la prác­ti­ca y el ejer­ci­cio de en­se­ñar y for­mar en co­no­ci­mien­tos, en ac­ti­tu­des y en va­lo­res pa­ra vi­vir en sociedad. Más, la ta­rea do­cen­te de en­se­ñar y for­mar há­bi­tos del buen vi­vir no es ex­clu­si­va de la ins­ti­tu­ción es­co­lar y del profesor, lo es de to­dos los ac­to­res so­cia­les, par­tien­do de la fa­mi­lia.

Tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad do­cen­te en for­ma­ción ciu­da­da­na las au­to­ri­da­des, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les, em­pre­sa­ria­les, cul­tu­ra­les, re­li­gio­sas y lai­cas, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, en fin.

La có­mo­da ac­ti­tud de res­pon­sa­bi­li­zar a los de­más -en­tre los que, por su­pues­to, no se in­clu­yen- de los pro­ble­mas que se tie­nen co­mo sociedad ha­ce que se man­ten­gan y pro­fun­di­cen la des­con­fian­za, el de­sin­te­rés y la apa­tía por la par­ti­ci­pa­ción en los pro­ce­sos pro­pios de la vi­da ciu­da­da­na que, de una u otra ma­ne­ra, ter­mi­nan afec­tan­do a to­dos.

El pró­xi­mo 16 de oc­tu­bre se celebra el Día del Profesor y jun­to con el re­co­no­ci­mien­to que se me­re­cen, al­ber­ga­mos la con­vic­ción de que los pro­fe­so­res, jun­to al tra­to de los pro­gra­mas de es­tu­dio, de­ben ejer­cer do­cen­cia en for­ma­ción ciu­da­da­na pa­ra que sus alum­nos -“los dis­cí­pu­los son la bio­gra­fía del maes­tro” (Sar­mien­to)- se in­ser­ten en la sociedad con una vi­sión y una ac­ti­tud más po­si­ti­va y me­nos pe­si­mis­ta, sin de­jar de ser de crí­ti­ca cons­truc­ti­va.

La ta­rea do­cen­te de en­se­ñar y for­mar há­bi­tos del buen vi­vir no es ex­clu­si­va de la ins­ti­tu­ción es­co­lar y del profesor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.