EN DE­FEN­SA DE LA VI­DA III

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Jaime Ignacio Arria­ga­da

Se­ñor di­rec­tor: El te­ma del que ha­bla­ré hoy es so­bre la ley del abor­to que quie­ren apro­bar en Chi­le, con la cual es­toy en to­tal desacuer­do por los si­guien­tes mo­ti­vos.

La vi­da de to­do hu­mano co­mien­za cuan­do el es­per­ma­to­zoi­de lle­ga al óvu­lo, ahí se for­ma el em­brión lla­ma­do ci­go­to, el cual ya es vi­da; el abor­to se­ría qui­tar­le la vi­da a un ser que pue­de al­can­zar un pro­me­dio de 85 años, dis­mi­nuir­lo a que ni si­quie­ra pue­da al­can­zar a ver la ca­ra de su ma­dre, la cual de­ci­dió qui­tar­le la vi­da; me pa­re­ce muy mal, tie­ne de­re­cho a vi­vir no por la de­ci­sión de que al­gu­nos le ne­ga­rán la vi­da, por­que la ma­yo­ría de los abor­tos son por la in­fluen­cia de los de­más so­bre esa ma­dre; la ma­yo­ría de es­tos de­jan se­cue­las en las ma­dres que en­tran en de­pre­sión o de­ci­den qui­tar­se la vi­da, el car­go de con­cien­cia de ha­ber ne­ga­do al­go tan bá­si­co, es­tá es el po­sa­bor­to, el cual afec­ta a un 90% de las que abor­tan.

Al­gu­nos di­cen que es­tán de acuer­do con abor­tar si el fe­to vie­ne con al­gún pro­ble­ma, en­fer­me­dad o dis­ca­pa­ci­dad. Si fue­ra por eso, no ten­dría­mos a esos an­ge­li­tos que son los ni­ños con Sín­dro­me de Down, por­que esto cuen­ta co­mo una dis­ca­pa­ci­dad; no ten­dría­mos esos ni­ños con una his­to­ria de su­pera­ción que nos mo­ti­van a to­dos por ha­cer es­te mun­do me­jor, co­mo Nick Vu­ji­cic, que tie­ne una his­to­ria dig­na de ad­mi­rar.

Abor­tar en ca­so de vio­la­ción es una de las cau­sa­les, la cual en­cuen­tro que tie­ne mu­cho que ver con la edu­ca­ción de to­das las per­so­nas; si to­dos ayu­da­mos a esa mu­jer, la apo­ya­mos, la ha­ce­mos sen­tir que­ri­da a ella, lo más bien esa per­so­na afec­ta­da pue­de te­ner a su hi­jo, el cual le pue­de ayu­dar a sa­lir de esa de­pre­sión con la con­vic­ción de que yo pu­de sa­lir de es­ta y es­te es mi pre­mio, mi hi­ji­to, o si sim­ple­men­te no lo quie­re por­que le re­cuer­da ese mal mo­men­to, lo más fá­cil es dar­lo en adop­ción, no qui­tar­le la vi­da

Otra cau­sal es pe­li­gro de muer­te de la ma­dre. Real­men­te des­de mi pun­to de vis­ta es­te era uno de los com­pli­ca­dos de tra­tar, pe­ro has­ta el mo­men­to del par­to to­do pue­de cam­biar, es co­sa de lo que Dios quie­ra, dar vi­da por so­bre la mía, sen­tir que yo pue­do dar to­do de mí pa­ra traer a al­guien a es­te mun­do.

Sí a la vi­da, no al abor­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.