EN DE­FEN­SA DE LA VI­DA I

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Diego Lagos

Se­ñor di­rec­tor: La vi­da, ese re­ga­lo tan pre­cia­do que nos ha da­do el Se­ñor, se quie­re ma­ni­pu­lar. Ac­tual­men­te hay hom­bres dis­pues­tos a ju­gar con vidas aje­nas, y más allá de ju­gar con ellas, lo que se quie­re es qui­tar la opor­tu­ni­dad a un ser hu­mano, a una per­so­na, a un hi­jo, a un fu­tu­ro pa­dre, etc. Se quie­re qui­tar la opor­tu­ni­dad de vi­vir, el de­re­cho pri­mor­dial de ca­da per­so­na.

En es­te país se es­tá pen­san­do una ley pa­ra que el abor­to sea le­gal, cla­ra­men­te ba­jo tres cau­sa­les, que pa­ra al­gu­nos son real­men­te vá­li­das, pe­ro pa­ra otros no, ese es el ca­so de es­ta car­ta.

Oja­lá se pu­die­ra en­ten­der qué pa­sa por la men­te de las per­so­nas que quie­ren esto, al­go tan atroz co­mo es el pro­ce­di­mien­to de ma­tar a un pe­que­ño que aún no co­no­ce el mun­do, y lo po­co que al­can­zó a co­no­cer del mun­do fue a un mé­di­co a quien le pa­ga­ron pa­ra ase­si­nar­lo.

Esa fría reali­dad es la que es­ta­mos por afron­tar si se le­ga­li­za es­ta ley. Es­pe­ro que esto no sea así, por­que real­men­te es­ta­mos ha­cien­do va­ler lo in­co­rrec­to.

Es por es­tas ra­zo­nes que mi pos­tu­ra fren­te a es­ta pro­pues­ta que se nos es­tá ha­cien­do es ne­ga­ti­va y la re­cha­zo; real­men­te no lo en­tien­do. Ya lo men­cio­né an­tes: no me ca­be en la ca­be­za có­mo es po­si­ble que la gen­te pien­se de ese mo­do o có­mo pue­den to­mar el te­ma de la vi­da tan a li­ge­ra. ¿ Es que aca­so no sa­ben to­mar el pe­so de lo que real­men­te va­le una vi­da? Lo en­cuen­tro real­men­te inau­di­to.

So­lo es­pe­ro que de to­do esto no mue­ran pe­que­ños inocen­tes, pe­que­ñas per­so­nas que no al­can­za­ron sa­ber el por­qué y la ra­zón de las co­sas, y ni si­quie­ra el ca­lor de un tierno abra­zo de su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.