“Soy co­mo tú aun­que aún no lo se­pas”

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Dr. Da­río Villanueva Sáez Mé­di­co psi­quia­tra Com­ple­jo Asis­ten­cial “Dr. Víctor Ríos Ruiz”

El 10 de oc­tu­bre de ca­da año se celebra el Día de la Sa­lud Men­tal. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud bus­ca lla­mar la aten­ción y sen­si­bi­li­zar a la po­bla­ción so­bre los pro­ble­mas de sa­lud men­tal y mo­vi­li­zar es­fuer­zos y re­cur­sos pa­ra el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des men­ta­les.

La con­fe­de­ra­ción es­pa­ño­la de sa­lud men­tal ha es­co­gi­do pa­ra es­te año el le­ma “soy co­mo tú, aun­que aún no lo se­pas”. Es­tas ini­cia­ti­vas se rea­li­zan en el con­tex­to de que mu­chas per­so­nas con en­fer­me­da­des men­ta­les vi­ven un desafío do­ble, por un la­do de­ben lu­char con los sín­to­mas y dis­ca­pa­ci­dad pro­duc­to de la en­fer­me­dad, y por otro, en­fren­tar el es­tig­ma que ro­dea a es­tos tras­tor­nos.

El es­tig­ma de la po­bla­ción ge­ne­ral ha­cia las per­so­nas con en­fer­me­da­des men­ta­les tie­ne tres com­po­nen­tes prin­ci­pa­les: los es­te­reo­ti­pos, en­ten­di­dos co­mo las creen­cias ne­ga­ti­vas que exis­ten ha­cia un gru­po de per­so­nas; los pre­jui­cios, que es el es­tar de acuer­do con es­tas creen­cias, acom­pa­ña­das de reacciones emo­cio­na­les ne­ga­ti­vas co­mo la ra­bia o el te­mor, y la dis­cri­mi­na­ción, que es la con­duc­ta en res­pues­ta a es­tos pre­jui­cios y es si­mi­lar a otras for­mas de dis­cri­mi­na­ción co­mo el ma­chis­mo, el cla­sis­mo, el ra­cis­mo o la ho­mo­fo­bia.

Los es­te­reo­ti­pos agru­pan a las per­so­nas en ca­te­go­rías, de las cua­les se man­tie­ne una dis­tan­cia y ge­ne­ran ex­clu­sión so­cial. Las vi­sio­nes es­tig­ma­ti­za­do­ras son re­sul­ta­do de ideas erró­neas so­bre los tras­tor­nos men­ta­les y no es­tán li­mi­ta­das a per­so­nas des­in­for­ma­das del pú­bli­co ge­ne­ral, sino que tam­bién es­tán pre­sen­tes en pro­fe­sio­na­les del área de la sa­lud, incluso en quie­nes tra­ba­ja­mos en sa­lud men­tal.

Esto ge­ne­ra mu­chas con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que afec­tan los de­re­chos y la dig­ni­dad de las per­so­nas con tras­tor­nos men­ta­les, a quie­nes a me­nu­do se les res­trin­ge o nie­ga el ac­ce­so a las aten­cio­nes de sa­lud ge­ne­ral, y en con­se­cuen­cia tie­nen ma­yo­res ta­sas de mor­ta­li­dad.

En pro­me­dio, una per­so­na con diag­nós­ti­co de un tras­torno men­tal se­ve­ro mue­re en­tre 10 a 25 años an­tes que la po­bla­ción en ge­ne­ral. Ade­más, su­fren dis­cri­mi­na­ción en el mun­do la­bo­ral, don­de tie­nen me­no­res opor­tu­ni­da­des de ob­te­ner y man­te­ner un empleo. A me­nu­do se ven pri­va­das del de­re­cho de to­mar de­ci­sio­nes por sí mis­mas, por ejem­plo, so­bre la aten­ción y tra­ta­mien­to de sa­lud men­tal que re­ci­ben, el lugar don­de quie­ren vi­vir, o el ma­ne­jo de sus asun­tos per­so­na­les o fi­nan­cie­ros.

Una per­so­na con diag­nós­ti­co de una en­fer­me­dad men­tal que vi­ve en una sociedad don­de se aprue­ban es­tas ideas es­tig­ma­ti­za­do­ras, es muy pro­ba­ble que in­ter­na­li­ce es­tas ideas ge­ne­ran­do co­mo con­se­cuen­cia la creen­cia de ser una per­so­na me­nos va­lio­sa por el he­cho de te­ner un tras­torno psi­quiá­tri­co, ba­ja au­to­es­ti­ma, ver­güen­za, ex­clu­sión so­cial, la ten­den­cia a ocul­tar y man­te­ner en se­cre­to su en­fer­me­dad y mu­chas ve­ces no pe­dir apo­yo en su co­mu­ni­dad o no bus­car tra­ta­mien­to, a di­fe­ren­cia de las en­fer­me­da­des fí­si­cas, don­de rá­pi­da­men­te se mo­vi­li­zan los re­cur­sos so­cia­les de apo­yo, vi­vien­do su pro­ce­so de su­fri­mien­to en ais­la­mien­to y so­le­dad.

Den­tro de los fac­to­res res­pon­sa­bles del man­te­ni­mien- to de es­tos es­tig­mas es­tán los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­cri­tos y au­dio­vi­sua­les, que en ge­ne­ral mues­tran al pú­bli­co his­to­rias ses­ga­das ba­sa­das en es­te­reo­ti­pos, don­de se mues­tra a las per­so­nas con tras­tor­nos men­ta­les, erró­nea­men­te, co­mo in­di­vi­duos vio­len­tos o ase­si­nos a los que se les de­be te­mer. A mo­do de ejem­plo, só­lo ha­ce al­gu­nas se­ma­nas se po­día leer co­mo por­ta­da del pe­rió­di­co lo­cal el tí­tu­lo “Fun­cio­na­rias fue­ron agre­di­das vio­len­ta­men­te por pa­cien­te psi­quiá­tri­co en hos­pi­tal an­ge­lino”.

Por otro la­do, se les ha pre­sen­ta­do co­mo víc­ti­mas, fi­gu­ras tris­tes por las que se de­be te­ner lás­ti­ma, y en otros ca­sos co­mo pro­ta­go­nis­tas de co­me­dia don­de son ob­je­to de bur­las.

No es fá­cil el ca­mino pa­ra cam­biar los es­tig­mas pú­bli­cos, sin em­bar­go, se des­cri­ben al me­nos tres gru­pos de es­tra­te­gias pa­ra com­ba­tir­los. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes, cam­pa­ñas en con­tra de las vi­sio­nes ne­ga­ti­vas so­bre las en­fer­me­da­des men­ta­les en los me­dios y en la po­bla­ción. El día miér­co­les 12 de oc­tu­bre se rea­li­za­rá una mar­cha por la sa­lud men­tal en nues­tra ciu­dad de Los Án­ge­les. Otra es­tra­te­gia, y pro­ba­ble­men­te la más im­por­tan­te, es la edu­ca­ción, ya que se ha vis­to que las per­so­nas que tie­nen una me­jor com­pren­sión de las en­fer­me­da­des men­ta­les es me­nos pro­ba­ble que apo­yen es­tig­mas y dis­cri­mi­na­ción.

Fi­nal­men­te, es im­por­tan­te el con­tac­to y la con­vi­ven­cia en­tre per­so­nas con y sin en­fer­me­da­des men­ta­les, sea co­mo com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, de cla­ses, ve­ci­nos o ami­gos. En es­te sen­ti­do me pa­re­ce im­por­tan­te el rol de la ley 20.422, que es­ta­ble­ce nor­mas so­bre igual­dad de opor­tu­ni­da­des e in­clu­sión so­cial de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad; des­pués de to­do so­mos igua­les, aun­que aún no lo se­pa­mos.

Las vi­sio­nes es­tig­ma­ti­za­do­ras son re­sul­ta­do de ideas erró­neas so­bre los tras­tor­nos men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.