EL EN­CUEN­TRO DE DOS MUN­DOS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Car­los Iba­rra Re­bo­lle­do Aca­dé­mi­co de Pe­da­go­gía Me­dia en His­to­ria y Geo­gra­fía Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Se­ñor di­rec­tor: ¿ El 12 de oc­tu­bre tie­ne pa­ra no­so­tros al­gún sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial? De se­gu­ro, apar­te de que gra­cias a él te­ne­mos un día fe­ria­do (corrido al lu­nes 10), na­da más.

Ello es re­fle­jo de nues­tro des­co­no­ci­mien­to e in­fra­va­lo­ra­ción de lo que sig­ni­fi­ca pa­ra to­da His­pa­noa­mé­ri­ca es­te hi­to de su his­to­ria, aque­lla que por si­glos fue co­mún, es de­cir, de in­tere­ses mu­tuos en­tre los ha­bi­tan­tes de nues­tro con­ti­nen­te y de la España ibé­ri­ca.

Isa­bel de Cas­ti­lla, Fer­nan­do de Ara­gón, Cris­tó­bal Co­lón, el je­fe tri­bal de los lu­ca­yos en la is­la de Gua­naha­ni ( bau­ti­za­da co­mo San Sal­va­dor por Co­lón), ig­no­ra­ban, de se­gu­ro, a lo que es­ta­ban dan­do ori­gen con el en­cuen­tro en­tre es­tos dos mun­dos, tan di­sí­mi­les es cier­to, pe­ro que el tiem­po los for­zó –li­te­ral­men­te- a con­ver­tir­se en com­ple­men­ta­rios: fue el na­ci­mien­to del mes­ti­za­je, ba­se de nues­tra cul­tu­ra ibe­roa­me­ri­ca­na (esto es, cas­te­llano-lu­si­ta­na).

Con el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca (o más bien, el en­cuen­tro de dos mun­dos) se dio ini­cio a una de las pá­gi­nas más im­por­tan­tes de la his­to­ria mun­dial, mo­men­to des­de el cual se en­tre­mez­cla­ron in­tere­ses eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les, los que die­ron ori­gen a lo que hoy so­mos co­mo sociedad la­ti­noa­me­ri­ca­na con nues­tras tres ver­tien­tes san­guí­neas: abo­ri­gen, his­pano-lu­si­ta­na y afri­ca­na.

Pe­ro jun­to con Cas­ti­lla, Ara­gón y Por­tu­gal, hu­bo otros reinos que com­pi­tie­ron por con­quis­tar es­tas tie­rras, en­tre los cua­les es­ta­ban In­gla­te­rra, Fran­cia y los Paí­ses Ba­jos (Ho­lan­da prin­ci­pal­men­te). De ahí que en el Ca­ri­be aún exis­tan is­las don­de el in­glés y el fran­cés son len­gua co­mún.

Pe­ro si bien el des­cu­bri­mien­to dio pa­so a la crea­ción de una cul­tu­ra ri­quí­si­ma, ello se hi­zo a un al­to cos­to en vidas. Na­die des­co­no­ce al día de hoy que el en­cuen­tro tie­ne su la­do os­cu­ro: nues­tro pue­blos ori­gi­na­rios han si­do gol­pea­dos con los atro­pe­llos más in­fa­mes, qui­tán­do­les sus tie­rras co­mu­ni­ta­rias, cul­tu­ra, iden­ti­dad y ra­zón de vi­vir; peor aún: su vi­da ( por en­fer­me­da­des prin­ci­pal­men­te, con gue­rras en me­nor me­di­da). No obs­tan­te, en­tre am­bas su­ma­ron mi­llo­nes de víc­ti­mas.

En fin: Amé­ri­ca es tie­rra de con­tras­tes; na­ció así, fue cons­trui­da con san­gre, su­dor y lá­gri­mas, sin cu­yo cos­te no­so­tros, sen­ci­lla­men­te, no exis­ti­ría­mos, y es­ta úl­ti­ma idea es ra­zón más que ne­ce­sa­ria pa­ra re­cor­dar por los si­glos ve­ni­de­ros a es­te hi­to en la his­to­ria uni­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.