Ibe­ria pier­de por 1 a 4 an­te San­tia­go Mor­ning de lo­cal

El úni­co tan­to azul­gra­na co­rres­pon­de a Édgar Me­lo en el pri­mer tiem­po.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Ibe­ria te­nía que re­ci­bir en el mu­ni­ci­pal de Los Án­ge­les a un equi­po que des­de un ini­cio se sa­bía que te­nía gran­des nom­bres que po­drían com­pli­car. Pues bien, así lo hi­cie­ron.

La pi­za­rra de Her­nán Go­doy fun­cio­nó, por lo me­nos tras el em­pa­te que con­si­guió su club, ya que el due­lo lo co­men­zó ga­nan­do la azul­gra­na. Pero bueno, va­mos en or­den.

Ini­cia­ba el pri­mer tiem­po en un par­ti­do que es­tu­vo ba­jo las ór­de­nes de Pa­tri­cio Blan­ca, con mu­cho frío en el re­cin­to angelino, y un Ibe­ria que in­ten­ta­ba im­po­ner sus tér­mi­nos en el cam­po de jue­go.

Es más, en­tre los pri­me­ros cin­co mi­nu­tos de jue­go, Édgar Me­lo ya pro­ba­ría suer­te por me­dio de un ti­ro li­bre, que la­men­ta­ble­men­te fue des­via­do.

Se­guía avan­zan­do el en­cuen­tro; la lo­ca­lía se ha­cía sen­tir des­de las gra­de­rías y tam­bién al in­te­rior de la can­cha, con un equi­po que ha­cía bien las co­sas. Tan­to es así, que an­tes de los 20 mi­nu­tos lle­ga­ría la me­jor op­ción de gol de los pu­pi­los de Nel­son So­to. El juez pi­ta fal­ta den­tro del área con­tra Joa­quín Agui­le­ra, y por tan­to pe­nal a fa­vor de Ibe­ria.

Édgar Me­lo se pu­so fren­te al ba­lón des­de los 12 pa­sos, co­rrió y con un fuer­te re­ma­te, bien ubi­ca­do, lo­gró abrir el mar­ca­dor.

Tras esto, la vi­si­ta, San­tia­go Mor­ning, pa­re­ció ser un re­me­zón su­fi­cien­te pa­ra des­per­tar. Esto, a raíz de que en 10 mi­nu­tos de di­fe­ren­cia lle­ga­ría el em­pa­te de los mi­cro­bu­se­ros, es­ta vez en ma­nos de Cris­tó­bal Cá­ce­res.

Así se fue­ron al des­can­so, mar­ca­dor igua­la­do, y hasta el mo­men­to la ilu­sión se­guía in­tac­ta.

SE­GUN­DO TIEM­PO

La se­gun­da mi­tad del en­cuen­tro tra­jo con­si­go una de las jor­na­das más du­ras pa­ra el cua­dro ibe­riano, por lo me­nos du­ran­te es­ta tem­po­ra­da.

En el se­gun­do tiem­po, otros 45 mi­nu­tos de due­lo que co­mien­zan a ver­se en­re­da­dos prác­ti­ca­men- te des­de el ca­ma­rín. En me­nos de un mi­nu­to, Ós­car Or­te­ga ano­ta el se­gun­do del Mor­ning, sien­do una es­to­ca­da im­por­tan­te en las as­pi­ra­cio­nes de Ibe­ria.

Tras car­tón, un par de mi­nu­tos más tar­de lle­ga­ría un ver­da­de­ro go­la­zo, y es­ta vez des­de mi­tad de can­cha. To­do mal pa­ra la azul­gra­na.

Ya cuan­do se ju­ga­ba la rec­ta fi­nal del par­ti­do, la vi­si­ta ano­ta­ría el cuar­to y de­fi­ni­ti­vo gol, con el cual ter­mi­nó el mar­ca­dor 1 a 4 es­pe­cí­fi­ca­men­te.

REAC­CIO­NES POSPARTIDO

Her­nán Go­doy en­tre­gó su vi­sión del par­ti­do. El téc­ni­co del equi­po ri­val ase­gu­ró que le ga­nó a un buen grupo de jugadores y a un buen cuer­po téc­ni­co.

“Yo creo que par­ti­mos con el pie iz­quier­do, un pe­nal; es­ta­ba di­fí­cil jugar, la can­cha pe­sa­da y apar­te el vien­to. Es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra eso, tra­ji­mos el cal­za­do ade­cua­do. En el se­gun­do tiem­po nos fa­ci­li­tó más pa­ra el sis­te­ma nuestro, un equi­po jo­ven, muy rá­pi­do, con mu­chas ga­nas de triun­far los jugadores. Es­ta­mos con­ten­tos con ellos, he­mos man­te­ni­do la pun­ta du­ran­te to­do el tor­neo, bajamos cuan­do per­di­mos con Ma­ga­lla­nes, y hoy creo que le ganamos a un gran equi­po. So­to es un es­tu­dio­so del fút­bol, es un gran téc­ni­co, de los téc­ni­cos jó­ve­nes con mu­cho fu­tu­ro. Te­nían au­sen­cias, co­mo Ruiz, por el apor­te ofen­si­vo y de­fen­si­vo”, co­men­tó.

Pa­ra él, el gol cla­ve fue el del ca­ma­rín, ya que “fue co­mo la­pi­da­rio, y lue­go el gol de me­dio cam­po del Leo Es­pi­no­za, que se la le­van­tó al ar­que­ro”.

Fue el turno de Nel­son So­to de res­pon­der so­bre el do­lo­ro­so re­sul­ta­do del sá­ba­do. “A na­die le gusta per­der, y co­mo lo hi­ci­mos no­so­tros, me­nos. Es­tra­té­gi­ca­men­te no sé si San­tia­go Mor­ning ha­brá pre­pa­ra­do el par­ti­do. En los pri­me­ros 25 mi­nu­tos no ha­bía por dón­de el Mor­ning nos pu­die­se ha­cer da­ño. De re­pen­te los de­ja­mos cre­cer, aga­rra­ron confianza, y cuan­do los qui­si­mos ba­jar, no pu­di­mos. A la pos­tre, nos ga­na­ron con lo que creí­mos que nos po­dían ha­cer da­ño”, sos­tu­vo.

“Creo que hi­ci­mos un pé­si­mo par­ti­do, pa­ra el olvido; mu­chas co­sas pa­ra me­jo­rar. La ver­dad es que es­tá­ba­mos ilu­sio­na­dos, por­que sa­bía­mos de la op­ción de su­bir en la ta­bla de que­dar­nos con los tres pun­tos. Ob­via­men­te que si no­so­tros te­ne­mos pre­vis­to lo que pue­de pa­sar, y nos ha­cen los go­les en base a eso, quie­re de­cir que no es­tá­ba­mos con­cen­tra­dos, aten­tos o apli­ca­dos, o en al­gu­na par­te se per­dió la in­for­ma­ción”, ma­ni­fes­tó.

De to­dos mo­dos, no se ha per­di­do to­do, no co­mo pa­ra jus­ti­fi­car a aque­llos que cues­tio­nan al mis­mo grupo de tra­ba­jo -con al­gu­nas ca­ras nue­vas-; en la tem­po­ra­da pa­sa­da nos hi­cie­ron vi­brar con la li­gui­lla por el as­cen­so. Tran­qui­li­dad y me­su­ra, que de se­gu­ro es­tos jugadores y el cuer­po téc­ni­co que­rrán de­mos­trar que de los erro­res se pu­do apren­der.

LA PI­ZA­RRA del “Cla­vi­to” Go­doy fun­cio­nó a la per­fec­ción an­te un des­co­lo­ca­do De­por­tes Ibe­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.