¡Fe­liz Día del Pro­fe­sor!

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Jo­sé Pé­rez Arria­ga­da

Ayer 16 de oc­tu­bre se con­me­mo­ró el Día del Pro­fe­sor. Te­ne­mos muchos mo­ti­vos pa­ra ce­le­brar es­te día, pues hoy más que nun­ca los maes­tros y maes­tras de Chi­le han de­mos­tra­do su te­na­ci­dad, per­se­ve­ran­cia y com­pro­mi­so con el fu­tu­ro de nuestro país.

Co­mo par­la­men­ta­rios es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en un pro­ce­so de Re­for­ma Edu­ca­cio­nal his­tó­ri­co, que se ha plan­tea­do si­tuar la la­bor do­cen­te, jun­to con el for­ta­le­ci­mien­to de la edu­ca­ción pú­bli­ca, co­mo fac­to­res cla­ve en la res­ti­tu­ción del de­re­cho a la edu­ca­ción.

En ese sen­ti­do, uno de los pro­yec­tos más importantes que he­mos apro­ba­do es, sin duda, el que crea el Sis­te­ma de Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal Do­cen­te, un proyecto de ley en­ri­que­ci­do y cohe­ren­te con un sis­te­ma edu­ca­cio­nal que de­be ba­sar­se en la con­cep­ción de la edu­ca­ción co­mo de­re­cho so­cial.

Con ello se bus­ca re­co­no­cer y for­ta­le­cer el rol fun­da­men­tal que tienen y de­ben te­ner los pro­fe­so­res y pro­fe­so­ras en nuestro sis­te­ma edu­ca­cio­nal. Pa­ra ello con­si­de­ra la for­ma­ción ini­cial do­cen­te; los in­cen­ti­vos y apoyos ne­ce­sa­rios con que los do­cen­tes de­ben con­tar a su in­gre­so a la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal; el desa­rro­llo de una tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal atrac­ti­va que per­mi­ta la es­pe­cia­li­za­ción y que re­co­noz­ca tan­to el tra­ba­jo in­di­vi­dual co­mo el co­la­bo­ra­ti­vo, y re­mu­ne­ra­cio­nes y pen­sio­nes acor­des con la má­xi­ma im­por­tan­cia de la la­bor do­cen­te.

Ade­más, los nue­vos pro­fe­so­res, una vez que egre­sen de sus es­cue­las, de sus es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, ten­drán un men­tor que les ayu­da­rá a in­ser­tar­se en el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión.

Esto se ha­ce en to­dos los paí­ses desa­rro­lla­dos con una orien­ta­ción que ema­na de la má­xi­ma au­to­ri­dad del país en la ma­te­ria, que es el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, ello con mi­ras a desa­rro­llar un tra­ba­jo uni­for­me, con­ve­nien­te y tre­men­da­men­te ne­ce­sa­rio.

Pero aún es­ta­mos en deu­da con los maes­tros y maes­tras, lo que he reite­ra­do mu­chas ve­ces. De­be­mos con­cre­tar a la bre­ve­dad el cum­pli­mien­to de la deu­da his­tó­ri­ca que el Es­ta­do tie­ne con los pro­fe­so­res de Chi­le, ha­cien­do cum­plir, ade­más, el re­co­no­ci­mien­to de las di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas y ju­rí­di­cas que se han ma­ni­fes­ta­do a fa­vor del pro­fe­so­ra­do.

La deu­da his­tó­ri­ca que el Es­ta­do tie­ne con los pro­fe­so­res se ori­gi­nó allá por el re­gi­men mi­li­tar, cuan­do se tras­pa­sa des­de los mi­nis­te­rios hacia los mu­ni­ci­pios a los maes­tros de Chi­le, con des­me­dro de sus in­gre­sos y de sus res­pec­ti­vas im­po­si­cio­nes.

Ca­be des­ta­car que en el mes de ju­lio de es­te año me reuní con la pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca Mi­che­lle Ba­che­let, a quien le reite­ré la si­tua­ción pendiente que te­ne­mos con los pro­fe­so­res, es­pe­ran­do que an­tes de que ter­mi­ne su man­da­to exis­ta una so­lu­ción con­cre­ta a es­ta deu­da his­tó­ri­ca.

La cru­da reali­dad de los maes­tros y maes­tras se pue­de com­pro­bar por me­dio de sus pen­sio­nes, que no su­pe­ran los 120 mil pe­sos pa­ra quie­nes tra­ba­ja­ron to­da una vi­da y for­ma­ron a ge­ne­ra­cio­nes com­ple­tas.

Son te­mas pen­dien­tes y se de­ben re­sol­ver; los ins­to a que to­dos va­ya­mos en ese ca­mino y lo­gre­mos que se ha­ga lo jus­to.

Es­ta­mos en deu­da con los maes­tros y maes­tras, lo que he reite­ra­do mu­chas ve­ces. De­be­mos con­cre­tar a la bre­ve­dad el cum­pli­mien­to de la deu­da his­tó­ri­ca que el Es­ta­do tie­ne con los pro­fe­so­res de Chi­le ha­cien­do cum­plir, ade­más, el re­co­no­ci­mien­to de las di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes […] que se han ma­ni­fes­ta­do a fa­vor del pro­fe­so­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.