PROHI­BI­DO PAJAREAR

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor di­rec­tor: Una lar­ga fi­la de au­tos de­te­ni­dos fren­te a la al­ta­ne­ra luz ro­ja. To­dos los que ocu­pan el es­pa­cio en­tre el vo­lan­te y el asien­to es­tán im­pa­cien­tes; los es­pe­ra el tra­ba­jo, el co­le­gio, la pe­lu­que­ra, el su­per­mer­ca­do, el ne­go­ci­to… Mien­tras, el pie la­te so­bre el ace­le­ra­dor y la vis­ta aten­ta a la luz ama­ri­lla de los otros, de esos que cru­zan fe­li­ces; esa luz in­di­ca que se les ter­mi­na­rá la fe­li­ci­dad a esos… los otros.

Tam­bién in­di­ca que ya vie­ne la año­ra­da luz ver­de; y cuan­do por fin se en­cien­de, se pro­du­ce un va­cío, un pas­mo, un sus­pen­so; el pri­me­ro se re­la­ja y avan­za contento, co­mo que ol­vi­da el ta­co, la es­pe­ra, la an­gus­tia, y va ima­gi­nan­do co­sas… el se­gun­do con­duc­tor tam­bién es­tá sal­vo, ni ras­tro del an­he­lo re­cien­te, tran­qui­lo con­ti­núa su ca­mino y en­tre él y su an­te­ce­sor ca­ben dos, tres au­tos; el ter­cer con­duc­tor lo mis­mo, re­la­jo ab­so­lu­to, y otra vez dos, tres es­pa­cios per­di­dos.

La an­gus­tia au­men­ta pa­ra el sép­ti­mo ji­ne­te au­to­mo­triz, mi­ra a su co­pi­lo­to que es­tá se­mi­in­cons­cien­te, sa­be que no só­lo su des­tino de­pen­de de lo ati­na­dos que sean sus an­te­ce­so­res; pero no, puer­ca es­pe­ran­za, el cuar­to as al vo­lan­te, gra­cias a la tec­no­lo­gía del Gua­sap (en chi­leno), tu­vo una re­pen­ti­na des­coor­di­na­ción ge­ne­ral que se ma­ni­fes­tó, en lo par­ti­cu­lar, a la al­tu­ra de los pies, lo que pro­du­jo unos cor­co­vos au­to­mo­vi­lís­ti­cos y se de­tu­vo el mo­tor, en­ton­ces in­ha­ló, se rear­mó emo­cio­nal­men­te, echó a an­dar otra vez el mo­tor, y aho­ra sí sa­lió sua­ve, len­to, tam­bién lo lo­gró, se sal­vó contento, ade­más te­nía mu­cho, mu­chí­si­mo es­pa­cio por de­lan­te.

El quin­to au­to-con­duc­tor no era un ciu­da­dano muy ocu­pa­do ni in­tere­sa­do en los de­más, co­mo cual­quie­ra, co­mo ca­si to­dos; aún así pa­só, y só­lo per­dió dos es­pa­cios; en­ton­ces, ama­ri­llo, es­ta vez el te­rri­ble mal ago­re­ro ama­ri­llo, tris­te­za de unos y ale­gría de esos, los otros, otra vez; el ama­ri­llo lle­gó jus­to cuan­do el sexto al vo­lan­te era un pru­den­te atí­pi­co que en vez de ace­le­rar a fon­do, se de­tu­vo en se­co.

Es­ta es­ce­na su­ce­de to­dos los días en to­dos los se­má­fo­ros, y de los 15 ca­rro­ma­tos es­pe­ran­do pa­sar, pa­san con suer­te en­tre cua­tro a seis ca­chi­va­ches, pu­dien­do ha­ber si­do de sie­te a diez. Por en­de, a los que se re­pi­ten la es­qui­na se les re­du­jo el lap­so de ima­gi­na­ción, o ve­rán el en­tre­ce­jo del je­fe más arru­ga­do, o ten­drá que jus­ti­fi­car otra vez el atra­so del hi­jo con el ins­pec­tor ca­re­pa­lo, o ese co­le­ga ma­dru­ga­dor se ga­na­ra la co­mi­sión del ne­go­ci­to.

En ge­ne­ral na­da gra­ve, ex­cep­to que el co­pi­lo­to del sép­ti­mo au­to, ¿ se acuer­da?, el que es­ta­ba se­mi­in­cons­cien­te, pues era un atro­pe­lla­do re­co­gi­do por un con­duc­tor de­cen­te, pero que se de­san­gró en el se­má­fo­ro an­tes de llegar al hos­pi­tal…

En to­do ca­so, no con­fun­dir los se­má­fo­ros con esas tris­tes, rui­do­sas y sub­de­sa­rro­lla­das ca­rre­ras clan­des­ti­nas. Só­lo se so­li­ci­ta, por fa­vor, al­go de so­li­da­ri­dad con los ve­ci­nos de atrás. Esa so­li­da­ri­dad que se pe­día, que se im­plo­ra­ba, cuan­do se es­ta­ba en el pues­to de más atrás. Mu­chas gra­cias.

Aho­ra, si lo su­yo no es la so­li­da­ri­dad pro­duc­to de una pau­pé­rri­ma edu­ca­ción, por lo me­nos no pa­se por una de esas aves de co­rral que no pue­den vo­lar, ti­po pa­vo o pa­va, gan­sa o gan­so. Us­ted eli­ja cuál ave de alas cor­tas le aco­mo­da más. Ró­mu­lo Gar­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.