“La bús­que­da de un le­tal vi­rus con el in­fierno de Dan­te co­mo te­lón de fon­do”

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Por Leo­nar­do A. Ra­mi­ro Re­yes do­xa­ci­ne.blogs­pot.cl @leo­ra­mi­ro

Fi­cha téc­ni­ca

Di­rec­ción: Ron Ho­ward Guion: Da­vid Koepp País: EE. UU. Du­ra­ción: 121 min.

Si­nop­sis:

El pro­fe­sor de sim­bo­lo­gía de Har­vard, Ro­bert Lang­don, in­ter­pre­ta­do por Tom Hanks (Ós­car a me­jor ac­tor por Fo­rrest Gump, 1994), se des­pier­ta en una ha­bi­ta­ción de hos­pi­tal en Flo­ren­cia, Italia, sin me­mo­ria de lo que ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos días.

De re­pen­te se en­cuen­tra a sí mis­mo, una vez más, co­mo el blan­co de una ca­ce­ría hu­ma­na im­por­tan­te. Pero con la ayu­da de la doc­to­ra Sien­na Brooks, in­ter­pre­ta­da por Fe­li­city Jo­nes (La teo­ría del to­do, 2014), y su co­no­ci­mien­to de la sim­bo­lo­gía, Lang­don va a tra­tar de re­cu­pe­rar su li­ber­tad y la pér­di­da de los re­cuer­dos, to­do al mis­mo tiem­po que re­suel­ve los más in­trin­ca­dos enig­mas que le guia­rán por los pa­sa­jes más sal­va­jes de la poe­sía de Dan­te, “La di­vi­na co­me­dia”, en don­de de­be­rá en­con­trar las cla­ves que le per­mi­tan llegar a una te­rri­ble vi­rus que arra­sa­rá con la mi­tad de la hu­ma­ni­dad.

aná­li­sis

Del di­rec­tor nor­te­ame­ri­cano Ron Ho­ward (Ós­car a me­jor pe­lí­cu­la y me­jor di­rec­tor por A Beau­ti­ful Mind, 2001) lle­ga es­ta ter­ce­ra par­te de la fran­qui­cia que co­men­za­ra el 2006 con “El có­di­go da Vin­ci”, con­ti­nuan­do el 2009 con “Án­ge­les y de­mo­nios”, pa­ra su­mar­se a la se­rie de pe­lí­cu­las ba­sa­das en los li­bros del es­cri­tor best se­ller nor­te­ame­ri­cano Dan Brown.

Otra vez te­ne­mos co­mo hé­roe al inigua­la­ble pro­fe­sor Lang­don co­mo per­so­na­je prin­ci­pal, quien nue­va­men­te en com­pa­ñía de una siem­pre na­da co­mún fé­mi­na re­co­rre el film de prin­ci­pio a fin, atra­ve­san­do una se­rie de vi­ci­si­tu­des cual es­pía o per­so­na­je de ac­ción.

Res­pec­to al guion, la­men­ta­ble­men­te cae pron­to en la in­cohe­ren­cia pro­pia de un re­la­to rá­pi­do y po­co ar­gu­men­ta­do. En cuan­to al mon­ta­je, lle­ga a ser gro­tes­co res­pec­to a la uti­li­za­ción de es­ce­nas flash hold, mos­tran­do tra­mas te­má­ti­cas fa­ci­lis­tas, sin em­bar­go, el film en­tre­tie­ne; imposible es res­pi­rar en él, pro­duc­to de lo in­men­sa­men­te rá­pi­do que su­ce­den las co­sas, y así de pron­to te en­cuen­tras en el fi­nal.

Las ac­tua­cio­nes no me­re­cen ma­yor co­me­ta­rio, pues­to que no cuen­tan con el es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra desa­rro­llar­se. Es el ci­ne de ac­ción al que Ho­ward nos tie­ne acos­tum­bra­dos, el mis­mo que ha­ce tan bien.

En re­la­ción con la adap­ta­ción, es muy bue­na en el sen­ti- do del tiem­po de du­ra­ción de la pe­lí­cu­la. Uno de los as­pec­tos su­pe­rio­res del film es la mú­si­ca, a car­go del com­po­si­tor ale­mán Hans Zim­mer (Ós­car a me­jor ban­da so­no­ra por El rey león, 1994).

Va­lo­ra­ción

Una muy en­tre­te­ni­da pe­lí­cu­la de ac­ción y mis­te­rio. Un ex­ce­len­te pa­no­ra­ma fíl­mi­co de fin de se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.