A la ca­za del frau­de

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Guillermo Fuen­tes Di­rec­tor Es­cue­la Con­ta­bi­li­dad y Au­di­to­ría Uni­ver­si­dad Cen­tral

Con tan­to frau­de ocu­rri­do es­te úl­ti­mo tiem­po en nues­tro país, la Au­di­to­ría Fo­ren­se se ha trans­for­ma­do en un ti­po de au­di­to­ría cru­cial pa­ra le­van­tar co­lu­sio­nes y otros ac­tos de irre­gu­la­ri­da­des. De­trás, hay un pro­fe­sio­nal que se ha trans­for­ma­do en un ries­go pa­ra las em­pre­sas que apli­can ma­las prácticas es­tra­té­gi­cas en des­me­dro de una com­pe­ten­cia sa­na y trans­pa­ren­te: es el con­ta­dor au­di­tor.

Ha­ce po­cos días, se de­tec­ta­ron irre­gu­la­ri­da­des en los fon­dos de in­ver­sio­nes ma­ne­ja­dos por la com­pa­ñía Au­rus, pa­ra sus mo­da­li­da­des Au­rus In­sig­nia y Au­rus Glo­bal. An­te in­con­sis­ten­cias en la va­lo­ri­za­ción de ope­ra­cio­nes y de­ri­va­dos y de al­gu­nas cuo­tas de fon­dos de in­ver­sión pri­va­dos, el in­for­me per­ti­nen­te con­clu­yó que es po­si­ble es­ta­ble­cer que exis­te da­ño en el pa­tri­mo­nio de los fon­dos en torno a un 20% en el ca­so de los pri­me­ros, y de un 30% en el ca­so de los se­gun­dos.

¿Có­mo se lo­gró arri­bar a es­tas la­pi­da­rias con­clu­sio­nes? Tras ha­ber rea­li­za­do una au­di­to­ría in­ter­na. La au­di­to­ría in­ter­na clá­si­ca se ha ve­ni­do ocu­pan­do fun­da­men­tal­men­te del sis­te­ma de con­trol in­terno, es de­cir, del con­jun­to de me­di­das, po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos en las em­pre­sas pa­ra pro­te­ger el ac­ti­vo, mi­ni­mi­zar las po­si­bi­li­da­des de frau­de, eva­luar y me­dir los ries­gos, in­cre­men­tar la efi­cien­cia ope­ra­ti­va y op­ti­mi­zar la ca­li­dad de la in­for­ma­ción eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ra.

An­te­rior­men­te, di­cho con­trol lo ejer­cía di­rec­ta­men­te la di­rec­ción de la em­pre­sa por me­dio de un per­ma­nen­te con­tac­to con sus man­dos in­ter­me­dios, y has­ta con sus em­plea- dos. Sin em­bar­go, en la gran em­pre­sa mo­der­na, es­ta pe­cu­liar for­ma de ejer­cer el con­trol ya no es po­si­ble hoy día. De ahí la emer­gen­cia y la im­por­tan­cia de la au­di­to­ría in­ter­na.

La ne­ce­si­dad de es­te pro­ce­so se po­ne de ma­ni­fies­to en una em­pre­sa a me­di­da que es­ta au­men­ta en vo­lu­men, en ex­ten­sión geo­grá­fi­ca y com­ple­ji­dad y, por tan­to, se ha­ce im­po­si­ble el con­trol di­rec­to de las ope­ra­cio­nes por par­te de la di­rec­ción. Es de­cir, los con­ta­do­res au­di­to­res eva­lúan un sis­te­ma de ges­tión de ries­go cor­po­ra­ti­vo, que per­mi­ta a la di­rec­ción de la em­pre­sa ve­lar por el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des.

Los au­di­to­res son ca­pa­ces de des­cu­brir in­for­ma­ción frau­du­len­ta y de de­tec­tar even­tua­les ma­ni­pu­la­cio­nes, fal­si­fi­ca­cio­nes o al­te­ra­cio­nes de los li­bros de con­ta­bi­li­dad o do­cu­men­tos en ba­se a los cua­les se pre­pa­ran los es­ta­dos fi­nan­cie­ros.

Más allá de la tris­te con­tin­gen­cia, en la cual la pa­la­bra frau­de pa­re­ce to­mar­se la agenda de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el de­sa­fío fun­da­men­tal pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, en­ton­ces, es pre­pa­rar pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes, éti­cos y ob­je­ti­vos, tres prin­ci­pios bá­si­cos del con­ta­dor au­di­tor que nos pue­den ha­cer de­po­si­tar la bue­na fe en las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes.

La ne­ce­si­dad de es­te pro­ce­so se po­ne de ma­ni­fies­to en una em­pre­sa a me­di­da que es­ta au­men­ta en vo­lu­men, en ex­ten­sión geo­grá­fi­ca y com­ple­ji­dad y, por tan­to, se ha­ce im­po­si­ble el con­trol di­rec­to de las ope­ra­cio­nes por par­te de la di­rec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.