Ali­men­tar, edu­car y cons­truir (par­te I)

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Do­min­go Za­ra­te

Se­gún un des­ta­ca­do pro­fe­sor de en­se­ñan­za bá­si­ca, el eti­que­ta­do de ali­men­tos es “un la­men­ta­ble fra­ca­so”. Pa­la­bras tex­tua­les. Tal pro­fe­sor tie­ne una vi­sión ma­te­má­ti­ca de la edu­ca­ción, sien­do que él es del área hu­ma­nis­ta. Es­te pro­fe­sor, ade­más de ser in­for­ma­do en el ám­bi­to edu­ca­cio­nal y de ca­rác­ter in­flu­yen­te, es tam­bién un ale­gre ani­ma­dor de even­tos den­tro del co­le­gio. No con­ten­to con es­tas cua­li­da­des, es me­dio tra­ba­jó­li­co, pues dic­ta cla­ses a fu­tu­ros pro­fe­so­res en un ins­ti­tu­to ves­per­tino de edu­ca­ción su­pe­rior (só­lo le fal­ta ser scout y bom­be­ro). To­das es­tas cua­li­da­des ha­cen de él al­guien res­pe­ta­do y va­lo­ra­do por a lo me­nos uno de tres alum­nos; lo que es bas­tan­te, con­si­de­ran­do que son per­so­nas más exi­gen­tes pa­ra de­po­si­tar su res­pe­to por po­seer aún una na­tu­ra­le­za más pu­ra, más jo­ven. Es­ta al­ta exi­gen­cia la co­no­ce­mos tam­bién no­so­tros, pues es­tos ciu­da­da­nos son nues­tros hi­jos; los cua­les es­tán en un mo­men­to de su exis­ten­cia en don­de de­mues­tran, sin ma­yo­res fil­tros, que te­ner que aca­tar y obe­de­cer sin chis­tar, o sea, per se, no só­lo pa­re­ce un cas­ti­go de­ma­sia­do gran­de por la sim­ple con­di­ción de exis­tir, de ser; sino que ade­más ( y aquí doy gra­cias y sos­ten­go mis es­pe­ran­zas) ar­gu­men­tan en con­tra de tan in­efi­cien­te for­ma de cons­truir­los co­mo per­so­nas: enar­bo­lan de­re­chos in­dis­cu­ti­bles y nos de­jan cla­ro que no son res­pe­ta­dos a ca­ba­li­dad. Al fi­nal, co­mo pa­dres de­rro­ta­dos por el pe­so de la evi­den­cia, les de­be­mos ha­cer es­cu­char el ar­gu­men­to vie­jo ese de: “La fuer­za de los he­chos de la cau­sa”. Y ellos, los alum­nos de la vi­da, nues­tros hi­jos, apren­den que la obe­dien­cia cie­ga, que la fe cie­ga, es un fal­so con­sue­lo, es un con­sen­so frau­du­len­to, ar­ti­fi­cial, pa­ra es­tar en paz con quie­nes les da­mos la co­mi­da; o sea ¡un chan­ta­je! Así es­tán las co­sas. En­ton­ces, nues­tros su­ce­so­res, ha­cien­do uso de sus he­rra­mien­tas, reac­cio­nan in­ven­tan­do un jue­go, una com­pe­ten­cia: se tra­ta de que quien trae más le­tre­ri­tos ne­gros en su co­la­ción lo­gra el es­ta­tus de ba­cán, o sea, ga­na un pres­ti­gio, ga­na el po­der de ele­gir si con­su­mir o no más ra­cio­nes ex­tra gra­so­sas o ex­tra azu­ca­ra­das que sus com­pa­ñe­ros. Así en­fren­tan, así com­pen­san, sus cuer­pos y es­pí­ri­tus en pleno de­sa­rro­llo, el gas­to de ener­gía que sig­ni­fi­ca es­tar en co­le­gios que tie­ne 45 alum­nos por cur­so; lo que es al­go del to­do dis­fun­cio­nal, un aten­ta­do a la ca­li­dad de la edu­ca­ción, a los de­re­chos an­tes men­cio­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.