To­me es­tos res­guar­dos si quie­re ir de ex­cur­sión a la mon­ta­ña

Es­co­ger el lu­gar y los acom­pa­ñan­tes ade­cua­dos es uno de los prin­ci­pa­les con­se­jos a la ho­ra de te­ner un pri­mer con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Los jó­ve­nes Vi­cen­te Char­pen­tier (22) y Joa­quín Cas­ti­llo ( 20) es­tán de­sa­pa­re­ci­dos des­de el sá­ba­do lue­go de su­bir el ce­rro Pro­vin­cia pa­ra ob­ser­var la ca­rre­ra The North Fa­ce Cha­llen­ge, en la cual no es­ta­ban ins­cri­tos. Me­ses atrás en­con­tra­ron el cuer­po de una mu­jer que se en­con­tra­ba ex­tra­via­da en el ce­rro Man­quehue. En am­bos ca­sos, es­tos jó­ve­nes no con­ta­ban con el equi­po de se­gu­ri­dad ni con la ves­ti­men­ta ade­cua­da, lo que se­gún los ex­per­tos del me­dio agres­te es fun­da­men­tal si se quie­re rea­li­zar ex­cur­sión de me­dia mon­ta­ña. ¿Cuá­les son los res­guar­dos ne­ce­sa­rios que hay que te­ner en cuen­ta an­tes de su­bir una mon­ta­ña? y ¿qué re­co­men­da­cio­nes de­ben se­guir aque­llos que son pri­me­ri­zos en es­ta prác­ti­ca?

Si bien la inex­pe­rien­cia en el sen­de­ris­mo no es una li­mi­tan­te pa­ra rea­li­zar ex­cur­sio­nis­mo, pa­ra que la ac­ti­vi­dad sea gra­ti­fi­can­te es fun­da­men­tal con­si­de­rar cier­tos res­guar­dos, prin­ci­pal­men­te si no se tie­ne ba­ga­je en es­ta área. De lo con­tra­rio, es­ta nue­va ex­pe­rien­cia no es­ta­rá a la al­tu­ra de sus ex­pec­ta­ti­vas y lo más pro­ba­ble es que lo ha­rán de­jar la mo­chi­la y los za­pa­tos de trek­king de in­me­dia­to.

IR ACOM­PA­ÑA­DO

Lo pri­me­ro que hay que sa­ber, se­gún Ro­dri­go Ola­te, je­fe de ca­rre­ra de Tu­ris­mo Aven­tu­ra del CFT San­to Tomás, es que una per­so­na sin ex­pe­rien­cia en es­te me­dio, de­be ir acom­pa­ña­da por otras con ma­yor co­no­ci­mien­to del te­rreno, que la ase­so­re en su pri­mer en­cuen­tro con la mon­ta­ña. “Es aquí don­de la per­so­na con ma­yor ex­pe­rien­cia del gru­po de­be eva­luar qué es lo son ca­pa­ces de rea­li­zar, has­ta dón­de pue­den lle­gar y con qué se de­be con­tar pa­ra re­gre­sar sin ma­yor pro­ble­ma a sus ho­ga­res”, se­ña­la Ola­te. Por otro la­do, des­ta­ca el je­fe de ca­rre­ra de Tu­ris­mo Aven­tu­ra San­to Tomás, un cul­tor de es­te ti­po de desafíos ten­drá un me­jor desem­pe­ño si se en­tre­na fí­si­ca­men­te, lo­gran­do un ma­yor dis­fru­te del pai­sa­je o de la com­pa­ñía, y no pres­ta­rá aten­ción só­lo a su ago­ta­mien­to o es­trés pro­duc­to del en­fren­ta­mien­to a lo des­co­no­ci­do en con­di­cio­nes téc­ni­cas y fí­si­cas dis­mi­nui­das.

JA­MÁS SEPARARSE DEL GRU­PO

Es­co­ger sen­de­ros ra­zo­na­bles de acuer­do al ni­vel de la per­so­na es de­ter­mi­nan­te pa­ra que la ex­pe­rien­cia sea sa­tis­fac­to­ria. Jun­to a ello, se­gún Ola­te, tam­bién lo es es­co­ger a los com­pa­ñe­ros ade­cua­dos, “es­tos de­ben em­pa­ti­zar con las per­so­nas que ten­gan me­nor ca­pa­ci­dad fí­si­ca o téc­ni­ca, o me­nos ex­pe­rien­cia”. En re­la­ción a es­to úl­ti­mo, el ex­per­to en el área es en­fá­ti­co: “no hay peor y más gra­ve error que co­me­ten las per­so­nas no­va­tas que separarse del gru­po con el cual es­tán com­par­tien­do la ex­cur­sión”. Lo co­rrec­to es que las per­so­nas que ini­cian una ac­ti­vi­dad en la na­tu­ra­le­za ini­cien y ter­mi­nen el re­co­rri­do en con­jun­to, com­par- tien­do los des­can­sos o la apre­cia­ción del pai­sa­je. “No tie­ne sen­ti­do or­ga­ni­zar un trek­king si a me­dio ca­mino con­si­de­ro que los de­más no van a mi rit­mo, que el gru­po ya no es de mi agra­do y to­mar la irra­cio­nal de­ci­sión de se­pa­rar­me y pro­bar con otra ru­ta, o de­vol­ver­me sin dar avi­so a los com­pa­ñe­ros. Un error co­mún, y que de­ter­mi­na mu­chos fi­na­les in­de­sea­dos, es no avi­sar nues­tro des­tino a las per­so­nas cer­ca­nas”, ex­pli­có Ola­te.

USAR VES­TI­MEN­TA TÉC­NI­CA

Con res­pec­to a la ves­ti­men­ta y los re­cur­sos óp­ti­mos pa­ra lle­var a ca­bo una ex­cur­sión de es­te ti­po, Ola­te se­ña­la que ideal­men­te se de­bie­ra con­tar con ves­tua­rio téc­ni­co, de pre­fe­ren­cia usar el sis­te­ma de ca­pas con pro­pie­da­des hi­dró­fu­gas e iso­tér­mi­cas, que ofre­ce pro­tec­ción an­te la hu­me­dad y el vien­to. “Un buen cal­za­do, fir­me y con sue­la que brin­de gran aga­rre, nos da­rá tran­qui­li­dad en el mo­men­to del des­cen­so. Tam­bién los bas­to­nes de ca­mi­na­ta re­du­cen el es­fuer­zo en la su­bi­da, com­ple­men­tan­do el tra­ba­jo de pier­nas con la trac­ción de los bra­zos, dan­do gran se­gu­ri­dad y equi­li­brio en las ba­ja­das”.

UNO DE LOS PRIN­CI­PA­LES CON­SE­JOS es dar avi­so a Ca­ra­bi­ne­ros y fa­mi­lia­res de la ex­pe­di­ción.

EN SEP­TIEM­BRE DE 2015 en An­tu­co cin­co ex­cur­sio­nis­tas se ex­tra­via­ron en los fal­deos del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.