El día des­pués

La Nue­va Ma­yo­ría sa­be tra­ba­jar muy bien las cam­pa­ñas en la pro­vin­cia de Bio­bío y pe­se a per­der tres mu­ni­ci­pios, son ca­pa­ces de de­jar sus se­rias di­fe­ren­cias de la­do […] no tie­nen te­mor en sa­lir a apo­yar a los su­yos […] Eso es por­que se plan­tean un ob­je­ti­vo

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Jor­na­da de ba­lan­ces. Eso es lo que hi­cie­ron tan­to los fla­man­tes ganadores del res­pal­do ciu­da­dano co­mo quie­nes per­die­ron los cu­pos al­cal­di­cios o de con­ce­ja­les. De mea cul­pa hu­bo po­co.

Pe­se al li­de­raz­go que to­mó Chi­le Va­mos a ni­vel na­cio­nal, que­dán­do­se con 144 al­cal­días, ver­sus 141 de la Nue­va Ma­yo­ría de ca­ra a la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial y par­la­men­ta­ria, Los Án­ge­les fue una de­rro­ta fran­ca­men­te aplas­tan­te. Ca­si hu­mi­llan­te. Era pri­me­ra vez que con vo­to vo­lun­ta­rio y can­di­da­to úni­co lle­ga­ban a la ci­ta y es­ta­ban con­fia­dos.

Es­to por­que la ciu­dad siem­pre ha si­do ca­ta­lo­ga­da en el vox po­pu­li, co­mo una zo­na don­de la de­re­cha tie­ne gran for­ta­le­za. Sin em­bar­go, lo ocu­rri­do el do­min­go, les des­mo­ro­nó cual cas­ti­llo de nai­pes to­da esa sen­sa­ción. Krau­se ga­nó jus­ta­men­te y me­re­ce el re­co­no­ci­mien­to in­clu­so de quie­nes no vo­ta­ron por él. Las ra­zo­nes: el hoy al­cal­de elec­to fue ca­paz de pre­sen­tar­se co­mo un can­di­da­to con un pro­yec­to de ciu­dad cla­ro y or­de­na­do. Se veía co­mo al­guien con­fia­ble y, sin lu­gar a du­das, sus pa­res en la con­tien­da, ca­re­cían de aque­lla chis­pa pa­ra en­fren­tar la bús­que­da del vo­to.

A mo­do de ejem­plo, du­ran­te el de­ba­te rea­li­za­do por Dia­rio La Tri­bu­na y la CCHC, Krau­se fue el úni­co que lle­gó pre­pa­ra­do real­men­te a la ci­ta. Te­nía cla­ro lo que pre­ten­día rea­li­zar du­ran­te los pró­xi­mos años en di­ver­sas ma­te­rias. No hay que res­tar que Juan Jo­sé To­rres tam­bién te­nía lo su­yo, pe­ro Eduar­do Bor­go­ño y Ber­nar­do Ca­na­les lle­ga­ron acom­pa­ña­dos del eco. No te­nían un plan de tra­ba­jo or­de­na­do. Di­fí­cil­men­te con el po­pu­lis­mo que brin­da­ban po­drían con­quis­tar a las ma­sas.

A Ca­na­les se le per­do­na por­que era su pri­me­ra con­tien­da, pe­ro la de­re­cha, fue de­vas­ta­da sin pie­dad y fren­te a aque­llo de­ben ha­cer­se res­pon­sa­bles. Qui­zás no fue el me­jor can­di­da­to, qui­zás la desunión evi­den­te que exis­te des­de los que con­tro­lan la coa­li­ción en la zo­na fue per­ci­bi­da por la gen­te. Tal vez, cuan­do lle­gue Iván No­ram­bue­na a la zo­na y des­de acá sur­jan nue­vos ros­tros pa­ra las par­la­men­ta­rias, se pue­da or­de­nar la ca­sa. Con los que hay aho­ra, no hay un fu­tu­ro.

A mo­do de ejem­plo, Fran­cis­co Ja­ra en Mul­chén no fue apo­ya­do por Chi­le Va­mos, Da­niel Irai­ra es­ta­ba lu­chan­do so­lo y Ber­nes To­lo­za en al­gún mi­nu­to se per­dió.

En con­clu­sión, la Nue­va Ma­yo­ría sa­be tra­ba­jar muy bien las cam­pa­ñas en la pro­vin­cia de Bio­bío y pe­se a per­der cua­tro mu­ni­ci­pios, son ca­pa­ces de de­jar sus se­rias di­fe­ren­cias de la­do y des­de el go­ber­na­dor pa­ra aba­jo: par­la­men­ta­rios, can­di­da­tos, con­ce­ja­les y di­ri­gen­tes, no tie­nen te­mor en sa­lir a apo­yar a los su­yos e in­clu­so abra­zar­se pa­ra la fo­to con quie­nes no tie­nen re­la­ción al­gu­na. Es­to es por­que se plan­tean un ob­je­ti­vo y se ali­nean. La de­re­cha de Bio­bío en cam­bio, es co­bar­de, na­die se quie­re que­mar y con eso, se­gui­rán per­dien­do.

Krau­se me­re­cía ga­nar. Lo hi­zo bien. Hoy, tie­ne desafíos im­por­tan­tes por de­lan­te tan­to en te­mas ba­ses co­mo sa­lud, edu­ca­ción o in­fra­es­truc­tu­ra vial, pe­ro pa­ra que ello fun­cio­ne, de­be sa­ber ele­gir un buen equi­po de tra­ba­jo pa­ra es­te pe­rio­do, no aque­llos que usan sus car­gos de con­fian­za pa­ra apro­ve­char­se en be­ne­fi­cio pro­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.