Pi­ñe­ra pre­pa­ra el re­gre­so

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Cris­tó­bal Be­llo­lio Es­cue­la de Go­bierno

Aun­que las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les tie­nen una ló­gi­ca par­ti­cu­lar, es co­mún bus­car en sus re­sul­ta­dos al­gu­na pis­ta que an­ti­ci­pe la elec­ción pre­si­den­cial. En 2004 la de­re­cha ve­nía en­va­len­to­na­da, pe­ro se pe­gó un po­rra­zo que pro­fe­ti­zó la pri­me­ra vic­to­ria de Ba­che­let. En 2008 fue la Con­cer­ta­ción la que mor­dió el pol­vo en va­rias co­mu­nas em­ble­má­ti­cas. Pi­ñe­ra lle­gó en­ton­ces a La Mo­ne­da. En 2012, con el de­but del vo­to vo­lun­ta­rio, le fue pé­si­mo al ofi­cia­lis­mo -per­dió Santiago y Pro­vi­den­cia- y lue­go Ba­che­let ga­nó la pre­si­den­cial ca­mi­nan­do.

Si ha­ce­mos el mis­mo ejer­ci­cio a par­tir de los re­sul­ta­dos de ayer, en­ton­ces Se­bas­tián Pi­ñe­ra tie­ne el ca­mino pa­vi­men­ta­do pa­ra vol­ver al po­der.

Apar­te de re­te­ner Vi­ña del Mar, Te­mu­co, Puen­te Al­to, Ñu­ñoa y La Flo­ri­da, en­tre otras, la de­re­cha con­quis­tó Mai­pú Pro­vi­den­cia y Santiago.

Es de­cir, se lle­vó los fes­te­jos en las co­mu­nas más po­pu­lo­sas y em­ble­má­ti­cas del país. Pi­ñe­ra no se de­sen­ten­dió del pro­ce­so; por el con­tra­rio apos­tó a sus can­di­da­tos e hi­zo cam­pa­ña con ellos. Los acom­pa­ñó a la fe­ria y gra­bó en­tu­sias­tas vi­deos. Fue el ni­ño sím­bo­lo de la coa­li­ción. Por es­to el triun­fo de la opo­si­ción es una vic­to­ria per­so­nal pa­ra él. Aun­que va­rios se re­sis­tan, ape­lan­do al amor pro­pio y las con­vic­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, lo cier­to es que qui­zás no ha­ya ne­ce­si­dad de ha­cer pri­ma­rias: Pi­ñe­ra es el lí­der in­dis­cu­ti­do de la de­re­cha y aho­ra tie­ne un ejér­ci­to de au­to­ri­da­des lo­ca­les a sus ór­de­nes.

Lo que más le due­le al co­ra­zón ofi­cia­lis­ta es que los ( po­cos) chi­le­nos que fue­ron a vo­tar no cas­ti­ga­ron a la de­re­cha por los epi­so­dios de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar. Por el con­tra­rio, al me­nos en Santiago y Mai­pú, el cas­ti­go fue pa­ra ellos. La ope­ra­ción de de­mo­li­ción del gre­mia­lis­mo que co­men­zó es­te go­bierno con el ca­so Pen­ta no ter­mi­nó con el fi­nal es­pe­ra­do. De he­cho la UDI se con­fir­ma co­mo el par­ti­do más vo­ta­do de Chi­le: el col­mo de Pe­ñai­li­llo y el fra­ca­so fi­nal de un di­se­ño po­lí­ti­co. Pi­ñe­ra le en­tre­gó la ban­da a Ba­che­let. Pa­tean­do la pe­rra, Ba­che­let se pre­pa­ra pa­ra de­vol­vér­se­la.

El ex pre­si­den­te no se de­sen­ten­dió de la cam­pa­ña: apos­tó por sus can­di­da­tos, los acom­pa­ñó a la fe­ria y gra­bó en­tu­sias­tas vi­deos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.