LA ABS­TEN­CIÓN Y LA FAL­TA DE ES­PE­RAN­ZA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Cris­tian Puen­tes Ri­vas Di­rec­tor de Es­cue­la de Li­de­raz­go Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Se­ñor Di­rec­tor: Ni el más pe­si­mis­ta de los ex­per­tos elec­to­ra­les ade­lan­tó una abs­ten­ción tan bru­tal co­mo la que mar­có es­ta elec­ción mu­ni­ci­pal. Los más op­ti­mis­tas ha­bla­ban de un 40%, sin em­bar­go, par­ti­ci­pó so­lo un 34,9%, el nú­me­ro más ba­jo des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia.

De­fi­ni­ti­va­men­te no hay in­te­rés ni vo­lun­tad por ser par­te de las an­ta­ño lla­ma­das fies­tas de­mo­crá­ti­cas… la del do­min­go cla­ra­men­te no fue una fies­ta.

La po­lí­ti­ca y los par­ti­dos es­tán en cri­sis. Ya no dan res­pues­ta a los pro­ble­mas, se fi­nan­cian ile­gal­men­te, son bol­sas de em­pleos, no exis­te me­ri­to­cra­cia, so­lo vi­ven de ma­las prác­ti­cas… son ra­zo­nes que es­bo­zan mi­les de chi­le­nos pa­ra no con­cu­rrir.

Te­ne­mos una cla­se po­lí­ti­ca que bus­ca con­ven­cer, que tra­ba­ja y ha­ce mu­cho. Aque­llo pue­de ser cier­to, pe­ro es el mo­men­to de re­fle­xio­nar y pre­gun­tar­se si se­guir ha­cien­do mu­cho y mal o em­pe­zar a ha­cer po­co y bien, pues al mar­gen de los triun­fos de una u otra coa­li­ción, la in­ter­pre­ta­ción de fon­do es que la ciu­da­da­nía no es­tá dis­pues­ta a le­gi­ti­mar a sus can­di­da­tos a tra­vés del vo­to.

Hay dos ca­mi­nos: el cor­to es res­ti­tuir el vo­to obli­ga­to­rio, lo que ga­ran­ti­za­rá la par­ti­ci­pa­ción, pe­ro pue­de ser la gran opor­tu­ni­dad pa­ra que si­gan emer­gien­do can­di­da­tu­ras out­si­der o de po­pu­lis­tas que con dis­cur­sos sim­ples y atrac­ti­vos lo­gren cap­tar la ad­he­sión de quie­nes par­ti­ci­pa­rán y no es­ta­rán dis­pues­tos a va­li­dar las car­tas de los con­glo­me­ra­dos tra­di­cio­na­les.

El ca­mino lar­go: pen­sar a Chi­le des­de su pre­sen­te y ha­cia el fu­tu­ro. Des­de el pre­sen­te, aten­dien­do con su­ma ur­gen­cia las ne­ce­si­da­des de los más des­pro­te­gi­dos, de las fa­mi­lias más de­s­es­pe­ran­za­das, de los mi­les de jó­ve­nes que no es­tu­dian ni tra­ba­jan o de aque­llos que ha­bien­do es­tu­dia­do su­fren la tor­tu­ra de no en­con­trar el pri­mer em­pleo y car­gan la deu­da de sus es­tu­dios su­pe­rio­res. Es la opor­tu­ni­dad de cons­truir una so­cie­dad me­ri­to­crá­ti­ca y de es­fuer­zo, que abra los es­pa­cios a aque­llos ta­len­to­sos jó­ve­nes, de­s­es­pe­ran­za­dos por no con­tar con re­des pa­ra in­cor­po­rar­se al mun­do del tra­ba­jo. Allí hay una opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar mo­vi­li­dad so­cial.

Des­de lue­go se de­ben in­cor­po­rar he­rra­mien­tas en la for­ma­ción es­co­lar, me­dia y su­pe­rior, que per­mi­tan ge­ne­rar un es­pí­ri­tu cí­vi­co en las ge­ne­ra­cio­nes pa­ra que cam­bien el ros­tro y rum­bo que ha to­ma­do Chi­le. Es­ta­mos en cri­sis, pe­ro de afec­tos, de con­fian­za y de es­pe­ran­za, y la abs­ten­ción del do­min­go es so­lo una se­ñal más pa­ra que la au­to­ri­dad po­lí­ti­ca abra los ojos y pien­se si es ne­ce­sa­rio se­guir ha­cien­do mu­cho y mal, o ha­cer me­nos, pe­ro bien. En la cla­se po­lí­ti­ca es­tá par­te im­por­tan­te de la res­pues­ta a la al­ta abs­ten­ción, no es ne­ce­sa­rio bus­car­la en otro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.