Los por qué del fra­ca­so del ofi­cia­lis­mo y la de­mo­cra­cia chi­le­na

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Juan Cris­tó­bal Por­ta­les Es­cue­la de Pe­rio­dis­mo

La elec­ción mu­ni­ci­pal de­ja al­gu­nas con­clu­sio­nes bas­tan­te cla­ras, no muy alen­ta­do­ras pa­ra nues­tra de­mo­cra­cia y que ex­pre­san la des­co­ne­xión en­tre vo­tan­tes y re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos:

1. El por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción (muy por de­ba­jo del um­bral del 40% pro­yec­ta­do, y muy in­fe­rior a elec­cio­nes de 1960 y 2012 am­bas con vo­to vo­lun­ta­rio), es pro­por­cio­nal a va­lo­ra­ción que ha­cen los chi­le­nos de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas vin­cu­la­das a es­te pro­ce­so elec­to­ral. Es­to es, el sis­te­ma de par­ti­dos y coa­li­cio­nes po­lí­ti­cas di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos en es­ta elec­ción. Una con­cu­rren­cia más que alar­man­te con­si­de­ran­do que si bien las mu­ni­ci­pa­les tien­den a con­ci­tar una par­ti­ci­pa­ción más ba­ja que las par­la­men­ta­rias y pre­si­den­cia­les (si­mul­tá­neas), son el es­pa­cio al que una po­bla­ción ca­da vez más desideo­lo­gi­za­da, prag­má­ti­ca y transac­cio­nal, de­bie­ra otor­gar es­pe­cial re­le­van­cia de ca­ra a sa­tis­fa­cer sus as­pi­ra­cio­nes ma­te­ria­les in­me­dia­tas, lo­ca­les, del día a día. Un ni­vel de desafec­ción co­mo el evi­den­cia­do, ac­túa ade­más co­mo au­to-re­fle­jo de una opi­nión pú­bli­ca va­cia­da de ex­pec­ta­ti­vas, in­cré­du­la y even­tual­men­te in­di­fe­ren­te a la apa­ri­ción o con­so­li­da­ción de li­de­raz­gos añe­jos o im­pre­de­ci­bles. Es­to es, cau­di­llos del or­den, nos­tál­gi­cos, cu­yo úni­co gran mé­ri­to se­ría el re­ins­tau­rar un mar­co de cer­te­za, o bien un set li­de­raz­gos po­pu­lis­tas, a la lar­ga no­ci­vos pa­ra sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res y co­lec­ti­vos.

2. Más allá del triun­fo de los can­di­da­tos a fi­nes a Chi­le Va­mos en co­mu­nas em­ble­má­ti­cas, lo cier­to es que el por­cen­ta­je de vo­tos to­ta­les ob­te­ni­dos por los par­ti­dos de las dos prin­ci­pa­les coa­li­cio­nes, tam­bién es preo­cu­pan­te. No só­lo a ni­vel por­cen­tual so­bre el to­tal de vo­tos po­si­bles da­do el pa­drón ac­tual. Pe­ro tam­bién por­que más allá del triun­fo de op­cio­nes fres­cas y re­vi­ta­li­zan­tes co­mo Sharp en Val­pa­raí­so, su pér­di­da fren­te a op­cio­nes in­de­pen­dien­tes ca­ris­má­ti­cas cu­yo dis­cur­so se dis­tan­cia cla­ra­men­te del sis­te­ma re­pre­sen­ta­ti­vo vi­gen­te, no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca una ga­nan­cia pa­ra nues­tra de­mo­cra­cia.

3. Un por­cen­ta­je im­por­tan­te del pre­ca­rio vo­to con­se­gui­do por los prin­ci­pa­les par­ti­dos es, en la ma­yo­ría de ca­sos, un vo­to sus­ten­ta­do en un per­so­na­lis­mo po­lí­ti­co y no en afi­ni­da­des ideo­ló­gi­cas o en­do­sos par­ti­dis­tas (si bien al­gu­nos triun­fos cla­ve es­tén ra­di­ca­dos en Chi­le Va­mos). Tal co­mo lo pu­die­ron com­pro­bar di­ver­sas car­tas em­ble­má­ti­cas co­mo Tohá en Santiago, Mo­li­na en Ñu­ñoa o Cas­tro en Val­pa­raí­so, es­ta elec­ción mi­de fun­da­men­tal­men­te ges­tión o ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les y ha­bi­li­da­des per­ci­bi­das en los can­di­da­tos pa­ra en­fren­tar la ges­tión mu­ni­ci­pal ( in­clui­da, en el ca­so de los al­cal­des a re­elec­ción, su ca­pa­ci­dad pa­ra dar a co­no­cer su obra an­tes que des­ca­li­fi­car in­ne­ce­sa­ria­men­te al con­trin­can­te o cen­trar­se en po­lé­mi­cas aje­nas a la me­ra ges­tión).

4. Es sin­to­má­ti­co que en al­gu­nas de las co­mu­nas con peo­res ín­di­ces edu­ca­ti­vos y de po­bre­za en zo­nas ur­ba­nas (co­mo Ce­rro Na­via o Con­cha­lí) o en ru­ra­les y/o re­gio­na­les (co­mo Vic­to­ria, Trai­guén, Pa­le­na, Coe­le­mu, Saavedra, La Unión, o Río Cla­ro), un al­to por­cen­ta­je de vo­ta­ción en al­cal­des o con­ce­ja­les va­ya a can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes. Aquí se pue­de con­cluir tres co­sas: la de­man­da por ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les acu­cian­tes co­mo una edu­ca­ción o sa­lud de ca­li­dad co­bra cen­tra­li­dad a la ho­ra de ele­gir a la má­xi­ma au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal; di­cha de­man­da no ha si­do sa­tis­fe­cha por par­te del sis­te­ma de par­ti­dos tra­di­cio­nal en las co­mu­nas de GSE me­dio y ba­jo; es­to obli­ga a los vo­tan­tes a bus­car op­cio­nes fue­ra del eje Ofi­cia­lis­mo- Chi­le Va­mos o ex­cluir­se de par­ti­ci­par en un pro­ce­so mo­no­po­li­za­do por par­ti­dos que ca­re­cen de pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar la edu­ca­ción mu­ni­ci­pal (u otros pro­ble­mas igual de im­por­tan­tes co­mo la ca­li­dad de los ser­vi­cios de aten­ción pri­ma­ria en sa­lud, se­gu­ri­dad, mi­cro­trá­fi­co, en­tre otros).

5. La des­co­ne­xión o fal­ta de com­pro­mi­so con las ideas, te­mas y dis­tri­tos don­de se jue­ga la de­sigual­dad, tam­bién al­can­za a di­ri­gen­tes tan em­ble­má­ti­cos co­mo el ex Pre­si­den­te La­gos, quie­nes an­tes de aten­der a es­ta reali­dad, po­nen el fo­co en una re­po­si­ción o vuel­ta del vo­to obli­ga­to­rio, y de pa­so pro­fun­di­zan el pro­ble­ma evi­den­cia­do. Es­ta mi­ra­da su­po­ne ter­gi­ver­sar el con­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca, va­li­dar los pa­ter­na­lis­mos y me­nos­pre­ciar el va­lor de la li­ber­tad. Es de­cir, en­do­sar una res­pon­sa­bi­li­dad en la de­ba­cle par­ti­ci­pa­ti­va a la ciu­da­da­nía, an­tes que en la res­pon­sa­bi­li­dad que le com­pe­te al sis­te­ma po­lí­ti­co a la ho­ra de re­pen­sar un idea­rio, es­tra­te­gias, dis­cur­sos y ac­cio­nes pa­ra re­en­can­tar a una ba­se de vo­tan­tes in­sa­tis­fe­chos.

Por to­das es­tas ra­zo­nes, las elec­cio­nes Mu­ni­ci­pa­les 2016 no só­lo evi­den­cian la de­rro­ta de la Nue­va Ma­yo­ría. So­bre to­do, cons­ti­tu­yen el es­ce­na­rio de la de­rro­ta de la de­mo­cra­cia chi­le­na y su so­be­rano, una ciu­da­da­nía que si­gue es­pe­ran­do con an­sie­dad una me­jo­ra sus­tan­cial y per­ma­nen­te de sus con­di­cio­nes de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.